Inicio » Voz Pública » A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor
A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor

A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor

Estanflación

La estanflación se caracteriza por un estancamiento económico. Hoy se justifica diciendo que cada inicio de gobierno es así. Son los reacomodos presupuestales para los apoyos económicos directos los que están provocando ese tipo desajustes. Se trata de desmantelar la política del neoliberalismo económico fortaleciendo el intervencionismo del estado en la economía. Desafortunadamente parece que no aprendemos de las lecciones de la historia. El saldo del estado interventor ha traído inflación, devaluaciones y decrecimiento económico. Las políticas económicas de izquierda han condenado el futuro de varias generaciones. Pero no aprendemos. No sabemos experimentar en cabeza ajena.
La visita reciente de Alex Kicillof ex ministro de economía argentino en el régimen kirchneriano -recibido con pompo y platillo- es un signo ominoso para nuestro país. La actual crisis que no logra superar Mauricio Macri el presidente argentino y pone en riesgo su reelección, es producto de la herencia fatídica de los sucesivos gobiernos de Ernesto y Cristina Kirchner. Medidas populistas provocaron una crisis que no encuentra salida y provocaron la emigración de millones de argentinos.
Extrañamente México se encuentra en un proceso de colonización ideológica. Parece que no basta con el empoderamiento de la izquierda tradicional, aquella que se formó en las universidades públicas impregnadas de un nacionalismo ramplón y que llevó a México a las peores crisis en los gobiernos populistas de Echeverría y López Portillo.
Hoy extraños personajes de origen extranjero se incrustan en asesorías y programas de adoctrinamiento de la nueva izquierda neonacionalista. Abraham Mendieta Rodríguez, formado en el partido de izquierda Podemos en España, funge como asesor de Morena en el Senado. Katu Arconada un ex etarra, es otro ideólogo dedicado al activismo en redes, la formación de cuadros y ha sido asesor en el gobierno de Bolivia con Evo Morales y un activista en el gobierno de Nicolás Maduro. El Dominicano Héctor Díaz Polanco conforma con el caricaturista y activista de izquierda, Rafael Barajas conocido como El Fisgón, la escuela de cuadros de Morena.
El académico John Ackerman de origen estadounidense es ahora el rockstar de los programas en la televisión oficial. “John & Sabina” se presenta como un reality show pretendiendo influir en los millenials. Hernán Gómez Bruera de origen criollo del que reniega, es hoy arquitecto de una tesis enfocada acentuar el clasismo y el racismo, ridiculizando a la clase media “alta” que se han manifestado en recientes marchas contra el discurso polarizante que tilda de fifís y conservadores a muchos mexicanos. Hoy se manifiestan en redes sociales y marchas para exigir su derecho a disentir con medidas como la cancelación del NAIM, los programas que considera clientelares y el ser tratados bajo el principio de igualdad que garantiza nuestra constitución.
Se percibe una fuerte oleada ideológica. Se quiere volver a la tesis Keynesiana que aplicó durante la gran depresión norteamericana en los años 30s con un estado controlador de la economía. No falta quien tome como ejemplo a Cuba o Venezuela. Se trata de convertir al estado en un agente económico determinante.
La realidad es que las relaciones económicas han cambiado a partir de la globalización. Lo que en el pasado funcionó a partir de un estado fuerte no es el caso de un país dependiente como México de los ingresos petroleros e interdependiente en su integración a la globalización y particularmente con el bloque económico norteamericano.
Se quiere respetar la autonomía del banco de México, no incurrir en deuda pública aunque acaban de endeudar de nuevo a Pemex y tener una disciplina fiscal para no crear un déficit presupuestal. Solo que, a pesar de los despidos, los recortes presupuestales, la austeridad, la baja de salarios de altos funcionarios, el dinero no alcanza. De pronto se percibe una parálisis económica y no se ve para cuando el autodenominado post neoliberalismo comience a dar resultados que se perciban en el bolsillo de los mexicanos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

uno × 1 =