Inicio » Voz Pública » A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor
A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor

A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor

Entre la política nacional y la local

Creo necesario hacer una precisión respecto de mi postura en torno a lo que sucede en la política a nivel nacional y lo local. Algunos de mis amigos piensan que soy un recalcitrante antimorenista y no es así. Paradójicamente mantengo una postura crítica respecto del rumbo de la política nacional con los trastornos que están provocando las decisiones presidenciales y diferentes actores de la 4t; en tanto que en el ámbito local estoy muy convencido del papel que viene desempeñando el gobernador Rutilio Escandón.
A pesar de mi filiación política con el PAN a la hora de votar, en mi fuero interno, me asumo primero ciudadano y siempre he votado indistintamente por candidatos sin importar los partidos. Lo que no permiten los estatutos del partido es apoyar durante una campaña abiertamente a candidatos de otros partidos. Conociendo bien y con relaciones de afecto personal con los candidatos que compitieron por la gubernatura, al final decidí votar por Rutilio Escandón y no me arrepiento. Por el contrario, hoy reafirmo mi decisión más cuando observo una conducta responsable del gobernador y sobre todo su firme determinación de restaurar el estado de derecho como viene sucediendo respecto de los predios invadidos por el MOCRI y la paulatina normalización del libre tránsito por las carreteras de Chiapas. No se pudo con el magisterio dadas las circunstancias de carácter nacional y aún a pesar de que el congreso chiapaneco votó de inmediato la contrareforma educativa y el gobierno ha cubierto los adeudos que se tenían.
Lo importante es que gradualmente se está normalizando la paz social. El tema migratorio, otra vez como consecuencia de las decisiones políticas a nivel nacional, no deja de ser preocupante y está teniendo repercusiones en Tapachula. Finalmente hay una recesión económica a nivel nacional que se está manifestando particularmente en nuestro estado por su gran dependencia del presupuesto federal.
A pesar de ello, es solo cuestión de tiempo para que los recursos comiencen a aterrizar y adicionalmente una importante suma de apoyos económicos a través de los programas que otorgará el gobierno federal. Este circulante repercutirá necesariamente en la reactivación económica mejorando la percepción respecto del gobierno.
Veo con simpatía el que chiapanecos morenistas como Zoe Robledo y Placido Morales ocupen importantes posiciones en el gobierno federal. También creo que Carlos Morales – a pesar de las críticas a su gobierno- está actuando muy responsablemente y los resultados de su gestión al frente de la alcaldía serán finalmente muy positivos. Me da gusto saludar ocasionalmente a Pio López Obrador quien vive en Tuxtla y ver que se comporta con una oronda sencillez muy atípica en una persona siendo hermano del presidente de la República.
Aunque no comparto las políticas en exceso asistencialistas de este y los anteriores gobiernos, creo que a Chiapas le irá muy bien dada la estrecha relación que tiene con nuestro gobernador con el presidente. Percibo que el presidente además del cariño que tiene por su natal Tabasco lo tiene por Chiapas y ya normalizada la marcha de su gobierno dará muy buenos apoyos a nuestro estado que habrá que emplear adecuadamente.
Si el país tuviera recursos excedentes o un superávit, no me preocuparían muchas de las decisiones que se han tomado a nivel federal. Me parece que todos los esfuerzos y medidas de austeridad incluyendo el combate a la corrupción, no van a alcanzar para los subsidios económicos directos que se pretenden otorgar. No estoy de acuerdo entre otras cosas con la cancelación del NAIM ni con la apuesta -contra todos los pronósticos- por la refinería de Dos Bocas. Tampoco con la visión segregacionista respecto de quienes ejercen su derecho a disentir. El presidente debe ser un factor para la reconciliación del país y no un actor principal incitando la polarización. Tiene derecho a equivocarse porque es humano, pero también la obligación de rectificar cuantas veces sea necesario. Debe aprender a escuchar a quienes lo asesoran y debe además entender que quienes lo criticamos no somos necesariamente sus adversarios. No queremos que fracase porque perdemos todos…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

2 + nueve =