Inicio » Voz Pública » A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor
A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor

A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor

Migraciones

El “éxodo” centroamericano –principalmente hondureño- ha desatado toda clase de comentarios en medios de comunicación y redes sociales. A la zona fronteriza entre México y Guatemala, se han desplazado las principales cadenas televisivas del mundo. Las imágenes y noticias apuntan hacia un grueso contingente de personas cuyas cifras se calculan hasta en 5 mil personas. Conmueve sin duda el drama de niños, algunos no acompañados, que intentan cruzar la frontera, sin papeles o sin que medie un registro de su ingreso en el país. Hasta ese punto se movilizó la policía federal porque los agentes migratorios son insuficientes (siempre lo han sido) para controlar el acceso a nuestro país.

Soconusco, invadido

Quienes del lado mexicano, Ciudad Hidalgo y Tapachula, viven el drama de los centroamericanos; tienen opiniones encontradas porque los indocumentados trastocan la convivencia social al deambular en busca de ayuda. Muchas son las críticas vertidas por los mexicanos que viven en la zona fronteriza en el sentido de controlar el flujo indiscriminado, aunque saben que la estancia es provisional porque el destino de los migrantes es el llamado “sueño americano”. El centro de Tapachula ha sido invadido y los locales comerciales han cerrado sus puertas ante el temor de ser asaltados o vandalizados. Ya están acostumbrados a la presencia de migrantes pero esta situación rebasa toda previsión.

Trump beneficiado por el éxodo

La cuestión ahora es que, incluso desde el gobierno, se brindan apoyos humanitarios para facilitar el tránsito ilegal hacia la frontera con los Estados Unidos. Las fotografías son alarmantes para el electorado norteamericanos que revive a su vez y da fortaleza a la tesis del famoso muro que quiere terminar de construir Donald Trump (ya hay mil kilómetros) para proteger sus fronteras. Próximo a las elecciones intermedias, por paradójico que resulte, el mayor beneficiario es el propio presidente norteamericano.

Choque de civilizaciones

Ya lo advertía Samuel Huntington en “El choque de las civilizaciones”: la migración es un fenómeno mundial donde los países subdesarrollados que tienen, por cierto, la mayor explosión demográfica, se aprestan literalmente a invadir y recibir los beneficios de los países más desarrollados. Ahí donde el capitalismo tan criticado por los movimientos populistas de izquierda ha mejorado notablemente las condiciones de vida. Parte de ese proceso tiene que ver con un comportamiento a la inversa en el crecimiento de la población, donde las tasas de crecimiento son muy inferiores y por ende los bienes y servicios alcanzan para todos. Y también con la maduración democrática de esos países en contraste con sociedades que involucionan en el fortalecimiento de sus instituciones y su madurez social.

El trato a migrantes

Hoy en México se discute si los migrantes deben recibir el mismo trato que exigimos para nuestros connacionales en los Estados Unidos. Ahora se entiende la labor del Padre Solalinde y la función de los albergues que a duras penas sobreviven. A la distancia y en la comodidad de los smartphones muchos claman por la hospitalidad que dicen a distinguido a los mexicanos. Se nos recuerda que México ofreció asilo a los españoles durante guerra civil en 1938. Se calcula hasta en 20 mil el número de españoles republicanos que huían del fratricidio por motivos políticos en lo que fue un escenario de ensayo previo a la segunda guerra mundial. 456 niños llegaron en barco bajo el cobijo del general Lázaro Cárdenas. Los niños de Morelia fueron educados en condiciones difíciles hasta que la escuela se cerró 10 años después. De entre los españoles asilados vinieron destacados intelectuales que aportaron sus conocimientos al país. Pero no todo fue miel sobre hojuelas.

¿Visas de trabajo?

Tampoco son una novedad las visas de trabajo. La tradición de la pisca del café por decenas de miles de campesinos guatemaltecos, tiene casi la misma antigüedad que cuando se sembraron los primeros cafetos. El problema ahora es que las expectativas son diferentes. Si bien en la frontera de México, la policía no repelió violentamente a los manifestantes; lo cual hubiese sido un escándalo mundial; los americanos no tendrán empacho en repeler lo que consideran ya como una amenaza a la seguridad nacional. Las deportaciones irán en aumento y, de ser necesario, Trump colocará al cuidado de sus fronteras a la guardia nacional.

La competencia laboral

Ante la imposibilidad de cruzar la frontera los centromericanos comenzarán a desplazarse en busca de empleos formales o informales y veremos replicado en México el mismo fenómeno de trabajadores a los que no se les respetaran sus derechos laborales. También aumentará el encono contra los inmigrantes, si estos se ven involucrados en hechos delictivos o simplemente por el hecho de que desplacen o devalúen la fuerza laboral de los empleados mexicanos. Habrá, sin duda, un choque cultural aunque hablar la misma lengua será un facilitador. Antes los chiapanecos se desplazaban a trabajar en los huertos del norte del país, ¿lo harán los inmigrantes? Como quiera que sea vienen retos diferentes para nuestro país ahora que el destino nos ha alcanzado…

La visita de AMLO

Por donde se le quiera ver, la nueva visita del Presidente Electo es un buen augurio para el estado. En un nuevo encuentro con los chiapanecos, AMLO refrendo su cariño por el estado, tierra donde vivieron sus padres y vive parte de su familia. La cercana relación forjada al paso de los años con el también gobernador electo Rutilio Escandón se traducirá seguramente en beneficios y apoyos con un gobierno que se propone revertir las condiciones de pobreza imperantes. No es una tarea fácil, pero la esperanza de un mejor futuro esta fincada en deseo de muchos chiapanecos que brindaron su apoyo en las urnas y esperan que se traduzca en una vida mejor. Que así sea…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

16 − cinco =