Inicio » Voz Pública » Código Nucú / César Trujillo
Código Nucú / César Trujillo

Código Nucú / César Trujillo

El PES por la boca muere

Luego de que al Partido Encuentro Social (PES) le cantaran las golondrinas, se dice que el movimiento “estratégico” que buscarán sus legisladores es dividir sus corazones: unos para Andrés Manuel y otros para Alberto Anaya. El objetivo es tener quién los cobije y les siga respaldando sus cotos de poder: afianzarse o morir, el reto a corto plazo y con miras al 2021.
Lo cierto es que todo les falló a los del PES. La arrogancia de adherirse a un proyecto fuerte como el de AMLO en Morena y creer que ello bastaría para convertirse en un partido poderoso fue una pésima lectura política. Pésima con todas sus letras, afirmo. Al final de cuentas han mostrado lo que tienen y eso es NADA.
La soberbia del PES terminó poniéndole un anzuelo en la boca: esa que no supieron tener cerrada y que los hizo vociferar sus aspiraciones al poder sin medir que ello significaba su entierro. Porque no tuvieron la capacidad de mantener frío el pensamiento y se dejaron arrastrar por la calentura política.
La estrategia que trazaron no fue la correcta y abandonar al Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien los cobijó siempre, les está pasando ahora las facturas. Apostaron a ser gobierno (eso que ni qué) y lo lograron. Pero no pudieron ver que ese gobierno ni les corresponde ni les pertenece y que, por el contrario, son extraños en su propia tierra.
Lo único que queda claro es que el PES por la boca muere. Distorsionar sus principios doctrinales y venderse como un partido que comulgaba con los principios de la comunidad cristiana, cuando no fue así, es lo que hoy los tiene aniquilados y fuera de juego como partido.
Basta ver a los cuadros que hoy ocupan puestos estratégicos en ayuntamientos o el propio Legislativo para darse cuenta en la forma que el PES torció el camino, pues muchos de éstos cuentan con un historial de corrupción enorme y que son, incluso, herederos de los cotos de poder que les regalara el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), en Chiapas al menos.
Ya veremos qué deciden los hermanos De León Villard. Los mismos que tenían como caja chica ese partido en la entidad y que hoy lo ven hundirse con zapatos de cemento en el mar de la altivez. Sus movimientos siempre son camaleónicos y nos mostrarán para dónde se dirigen sus pasos.
Las malas lenguas dicen que ya tienen en la mira al Partido del Trabajo y que consideran es un instituto del que pueden apoderarse. Nada descabellado, pienso. Conociendo sus movimientos, de seguro ya tienen visto al mecenas que los apapache, al que le vendan lo que son y lo que pueden alcanzar bajo los hilos del poder que saben mover bastante bien.

Vientos de cambio.- El Centro Cultural Rosario Castellanos en Comitán camina con paso firme. Lo que me hace celebrar que la designación del poeta, promotor cultural y artista plástico, Arbey Rivera, como su director fue un movimiento por demás acertado de la directora del Coneculta, Cecilia Flores.
En este recinto lo que sobra es vitalidad: los niños y jóvenes están pintando, jugando ajedrez, tocando algún instrumento, haciendo teatro, cortando y costurando, reunidos en grupos o solos, con familia o amigos, pero todos involucrados y eso se requiere.
Los maestros atienden a los papás y les explican cómo trabajar en casa para que sus hijos mejoren la técnica del arte elegida. Mientras todo esto sucede, Arbey recorre los pasillos para ver que las cosas marchen: dialoga, saluda, escucha lo que le comentan, toma nota y prosigue. Quienes lo conocemos sabemos que le preocupa la imagen que se dé porque en ella va su nombre, y me da gusto que sea así.
Se preguntará que cómo sé esto. Sepa que nadie me lo ha contado, sino que logré verlo ahora que me tocó presentar mi libro de poemas y donde pude sentir la calidez de la gente de Comitán.
Celebro que el Centro Cultural Rosario Castellanos tenga este rostro vital y que Arbey tape bocas con la forma que mejor sabe: con su trabajo. Pero sobre todo que sin reflectores camine y esté buscando rescatar espacios que requieren sólo de voluntad y, claro, de recursos que seguramente el gobierno en turno acercará para poder reforzar el trabajo en materia cultural que caracteriza a la tierra de nuestra querida Chayito. ¡Enhorabuena!

Manjar.- Dicen que cuando el río suena, agua lleva. Por eso me llama la atención que a las Redes Sociales Progresistas los anden tundiendo con todo, luego de su asamblea estatal de este fin de semana. No comparto los adjetivos usados de forma peyorativa, pero los señalamientos de ser un movimiento orquestado y auspiciado por personajes que “quieren ver a Chiapas arder” no son nada buenos. Porque más allá del discurso plasmado de caminar en paralelo y acorde a la Cuarta Transformación, cantaleta de muchos traidores, a quienes se ponderan como coordinadores de este movimiento les haría bien sacudirse esas etiquetas impuestas (si es que pueden, claro). Menos aún, pienso, que se diga que el hijo del mismo Secretario General de la Sección VII del SNTE-CNTE en Chiapas, Pedro Gómez Bámaca, mantiene cotos de poder en las RSP con Ricardo Aguilar Gordillo y que de ahí emana el berrinche de querer quitar a la secretaria de Educación, Rosa Aidé Domínguez Ochoa. ¡Uff! Aguas con lo que se anhela y demuestra, porque hay escenarios y arranques que en vez de ser impulso son sepulturas y el 2021 aunque parece a la vuelta de la esquina tiene sus propios obstáculos.#CámaraNoMeAgüito // “El mundo sufre mucho. No sólo a causa de la violencia de las personas malas. También por el silencio de la gente buena”. Napoleón Bonaparte. #LaFrase // La recomendación de hoy es el libro El mono gramático de Octavio Paz y el disco La llave de la puerta secreta de Rata Blanca. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

Contacto directo al 961-167-8136

Twitter: @C_T1

Mail: palabrasdeotro@gmail.com

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

diecisiete + 4 =