Inicio » Voz Pública » Código Nucú / César Trujillo
Código Nucú / César Trujillo

Código Nucú / César Trujillo

Nepotismo municipal

En Ocozocoautla, las cosas no le han salido a su presidente municipal Alfonso Estrada. El más reciente jaloneo con los regidores, donde el tema de nepotismo que impera en el Ayuntamiento (en ambas partes) salió a flote, es muestra de ello.
Lo curioso es que el mismo edil, quien ordenó el ataque a sus compañeros por no compartir sus aviesos intereses, es quien tiene a su parentela ocupando cargos dentro del gobierno que administra.
Alguien debió decirle a Alfonso Estrada que para poder señalar o acusar algo se debe tener la lengua larga y la cola corta, ya que en apenas nueve meses trae patas arriba a Ocozocoautla y con varios señalamientos que le van a pasar factura derivado de la ignorancia que abandera y la soberbia de quienes lo rodean.
Un secreto a voces es que su cuñado Rosemberg Hernández Díaz es el tesorero del Ayuntamiento y desde ahí se orquesta la malversación de fondos que ha llamado la atención de autoridades competentes y que, se dice, pronto podría generar una auditoría en la que deberán comprobar cada peso erogado.
Y ojo, porque el mismo tesorero es quien comenta a sus particulares que a la par de apuntalar a su cuñado, deben empezar a promover “su imagen”: cree que él será el sucesor y podrá mantener sus cotos de poder que apenas empieza a saborear.
Pero esto no es todo. Pues como síndica del Ayuntamiento se encuentra la señora Silvia Hernández Díaz, también hermana de la primera dama del DIF, quien en lugar de hacer su trabajo como contralora y vigilar el comportamiento de su pariente, sirve de comparsa para atacar a todo aquel que critique sus excesos y señale los errores cometidos. ¡Vaya joya!
A ellos, súmele que el subdirector de la Policía Municipal de Ocozocoautla, Manuel Hernández Díaz, se ha encargado de “cazar borrachitos” para hacerse de las multas y es autor de la idea de amontonar las cámaras de seguridad en una misma zona. Sí, es el tercer cuñado de Alfonso Estrada en el poder y el encargado de “organizar” a los policías: acusados de abuso de autoridad. Los mismos que estrenaron patrullas el sábado y un día después tenían una “golpeada” de la parte trasera, según fotos de Facebook.
Es decir, tres de los hermanos de la señora Estrella Hernández Díaz, esposa del presidente municipal y presidenta del sistema DIF en Coita, y quien usurpa funciones al presentarse como alcaldesa, deshacen a su antojo en el Ayuntamiento contraponiendo así las leyes y dando antecedentes para que la Auditoría Superior del Estado los tenga en la mira, los investigue y los pueda sancionar por ser parentela del edil y abusar de la administración pública municipal.
Alguno de sus “múltiples” asesores, de esos que presume Alfonso Estrada cuando está pasado de copas con sus amigos, debería decirle que hay una iniciativa para sancionar a los servidores públicos por nepotismo.
Que le expliquen que se ha valido de sus atribuciones para tener a sus familiares incrustados en las arcas del gobierno. Que le digan que dicha propuesta señala a la letra: “Cometerá nepotismo el servidor público que valiéndose de las atribuciones o facultades de su empleo, cargo o comisión, directa o indirectamente, designe, nombre o intervenga para que se contrate como personal de confianza, de estructura, de base o por honorarios en el ente público en que ejerza sus funciones, a personas con las que tenga lazos de parentesco por consanguinidad hasta el cuarto grado, de afinidad hasta el segundo grado, o vínculo de matrimonio o concubinato”.
Y si a todo esto les sumamos los dos regidores que sirven de mandaderos y los puestos que repartió la señora Estrella con hijos de sus comadres y amigas, la cosa no mejora en nada.
Es inadmisible que en tan poco tiempo se le sindique ya a un presidente municipal hasta por corrupción, derivado del torpe comportamiento ante sus gobernados y de la ingobernabilidad que impera en la zona en materia de seguridad, y que no son los llamados del gobierno de Chiapas para abonar a la paz social.
Harían bien sus allegados en dejar atrás el servilismo para hacer entender al presidente municipal que está haciendo todo bien cuando no es así.
Lo mejor que puede pasarle a Alfonso Estrada es que le señalen (con santo y seña) lo que no está bien, así lo ayudan y mejoran la imagen que de este gobierno se tiene en el exterior.
Los coitecos no merecen más de lo mismo. La cerrazón del presidente municipal no llevará a buen puerto este gobierno y, por si no saben, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que prepara un memorándum para sancionar y castigar el nepotismo, la prepotencia y el influyentismo. Se los dejo de tarea. ¡Nos leemos pronto!

Manjar.- Cuando éramos jóvenes, en la secundaria y la preparatoria al menos, le pintábamos el dedo a quienes nos caían mal. A los políticos, con más ganas. Y con los amigos, los de la banda, era una muestra de camaradería necesaria y obligatoria, más cuando te “buleaban” porque llevabas cargando la mochila de la novia o te ibas más temprano a casa. A eso le sumemos los apretones de nalga y hasta los zapes cuando andabas distraído. Por eso me parece un exceso que una jovencita sea criticada por el “palomazo” en un evento presidencial, sacado de contexto (a mi juicio), y que muestra esa doble moral que impera en México. A EPN lo trajeron de bajada y nadie dijo nada. #DosRayitasMenos // “La relación con Estados Unidos, ni nos perjudica, ni nos beneficia, sino todo lo contrario”. Luis Echeverría Álvarez. #LaFrase // La recomendación de hoy es el libro Masa y poder de Elias Canetti y el disco Vogts Villa de Morten Harket. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.
Contacto directo al 961-167-8136
Twitter: @C_T1
Mail: palabrasdeotro@gmail.com

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

cuatro × 5 =