Inicio » Voz Pública » Comentando la noticia / Alfonso Carbonell Chávez
Comentando la noticia / Alfonso Carbonell Chávez

Comentando la noticia / Alfonso Carbonell Chávez

¿La verdad?; ¡A quién le sirve la verdad!

Hace ya algunos años, no muchos, aquí en este mismo espacio de la columna claro, al referirme a una serie de eventos que afectaban al estado en particular y al país como un todo, la corrupción por ejemplo, me aventuré a señalar que ni a los mexicanos pero muy en particular a los chiapanecos, la verdad, no servía de nada. Explico. Al igual que en estos momentos aciagos de México y de Chiapas muy específico, el estar señalando, denunciando, ¡gritando! Manifestándose y desgarrándose –literal- las vestiduras para evidenciar corrupción, impunidad e injusticias, más valía pensarlo dos veces porque aunque cierto y menciono; aunque el gobernador Velasco se sustituya así mismo, de qué su secretario general de gobierno el anciano Velasco Mario Carlos quiera auto jubilarse o que su flamante jefe de gabinete Enoc Hernández cometa atroces actos de influyentísmo para envenenar a los chiapanecos; los hechos denunciados fundados en verdad, no logran permear entre el pueblo bueno… y agachado de este filón de la patria. Por cierto la más pobre entre las pobres.

Es decir; los hechos más allá de los dichos están ahí y a la vista de todos…quienes los quieran ver. Y la gran mayoría del pueblo chiapaneco ¡claro que se da cuenta!, es más, son los más perjudicados. Cuando se presume corrupción en el gobierno y se denuncia en los medios por ejemplo de que en la secretaría de educación a través de presumibles venta de plazas o que se clavan la paga de los interinos, a la gente en general ni siquiera les inmuta y quienes salen a tomar las calles por supuesto, son los directamente afectados quienes no están exentos de las rechiflas y mentadas de madre del respetable. ¡Puta madre estos jóvenes todo lo quieren que se pongan a trabajar! Susurran de miedo de sí mismos.
Precisamente ayer y después de meses de no faltar a mi programa en Expreso Tv que se transmite los martes y jueves, decidí finalmente disculparme ante un malestar que me aquejaba. Nada grave por suerte. No saben cómo me sacó de onda no poder asistir, pero creí conveniente tomarme un respiro. Así estuve a un tris de recular mi decisión primera algo así como lo que hace el senado de decir no y luego sí, y avisar a la gerencia que como fuera ahí estaría; chueco, somnoliento (insomnio de por medio) y un pie hinchado que pa que les platico. Ah y no, no me resbalé con una cascara de tequila. Malaya caso hay. Pero entonces me dije a mi mismo, mí mismo, en todas las emisiones que desde abril creo llevamos de Comentando la Noticia; denunciando, criticando, analizando, proponiendo ¡gritando pue!, la serie de violaciones a derechos humanos, corrupción insistentemente evidenciada, transgresiones a la ley, ataques al orden constitucional amén de señalar la pobreza y marginación en la que se encuentran millones de chiapanecos, falta de empleos, adeudos y represión y ¡carajo!; tengo más likes y compartidos en mi muro cuando subo videos de gatitos o momentos chuscos.
Es posible que en otros espacios como ciertamente me dice mi casa productora de Expreso tv, que en su registro del periódico digital tengo miles de likes y compartidos, pero no dejo de plantearme la interrogante que me lleva hoy a compartir estos renglones torcidos. Así entonces; ¿la verdad? ¡A quién le sirve la verdad! Me queda claro.

Ya de salida (#3de3)

1.- Cuando veía y escuchaba al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, cuando a bordo de un avión de línea comercial que lo llevaría de Huatulco, Oaxaca a la CDMX que habría sufrido un retraso de unas 5 horas dijo; no por esta situación ahora voy a viajar en el avión presidencial ¡no!, esos tiempos de privilegios y de derroche ya…ya…se acabaron, le refería a los miembros de la prensa a los que también dijo; sé que ustedes, bueno no ustedes sino los meros “machuchones” van a extrañar el buen trato; el vino la buena comida, pero yo ¡no me voy a subir al avión de millones de pesos con un pueblo pobre! y remató; ¡me ardería la cara de vergüenza! (No textual). Dice y dice bien. La única cuestión y lo digo sin “chanfle”; ¿vivir en Palacio Nacional es una muestra de austeridad republicana? Porque palacio nacional en verdad, es un verdadero palacio virreinal. No me lo está preguntando el futuro presidente, pero fuera preferible que Palacio Nacional lo vuelva museo y que se vaya mejor a vivir a Los Pinos que está hecho exprofeso para ser una casa habitación con todo y sus anexos; que irse a vivir al Palacio porque no me imagino a su familia durmiendo, levantándose, desayunando, hacer sus tareas, recibir a sus amistades, incluso, hacer una carnita asada con sus respectivas chelas. En fin, ahí la dejamos…// 2.- A propósito de palacios y enchiladas; aunque el más votado y querido de los presidentes de este país arremeta contra de la prensa conservadora y los periodistas “fifi”, no puede uno dejar de cuestionarse, de menos, lo siguiente; eso de que la señora Chayo Robles, según Obrador, sea un chivo (chiva) expiatorio en el tema de la corrupción, no puede más que causar escozor (una especie de “me da cosa” diría el doctor Chapatín) ya que está más que evidenciada que “doña esa” (expresión choca), fue -matizo- una de las principales “machuchonas” (diría el Peje presidente) y ahí está el referente más potente como el trabajo denominado “La estafa maestra” que le valió a Carmen Aristegui y a su equipo de investigadores, el premio Ortega y Gasset de periodismo. Así de que señale a la prensa de omisa, agachona y fifi, pues como que no corresponde a la realidad periodística del país. Si como dicen que dice López Obrador, Rosario, gobernadores y presidentes municipales son sólo chivos, quiere decir que él sabe más y ya veremos cuando llegue a la silla del águila como va actuar. Los mexicanos que votamos por él no aceptamos “borrón y cuenta nueva”. Bueno al menos yo…// 3.- Ya lo decía yo en la columna pasada, de que algo debemos de estar haciendo bien tanto sociedad como instancias de gobierno, en el tema de combate a la delincuencia y seguridad. Y no es menor y le pido que haga un recuento de los hechos de delincuencia en la entidad, que también comenté, ¡claro la hay! Pero si para valorar lo que se tiene no hace uno el ejercicio de contrastar realidades, no me imagino si en Chiapas se hubiera dado el hecho de encontrar, no uno sino dos tráileres frigoríficos cargados de cadáveres el grito en el cielo que hubiéramos pegado. Realmente ¡espeluznante!, digno de un guion cinematográfico de Alfred Hitchcock llamado “el mago del suspenso”. Me cae. El tema no se resume al hecho de la saturación del SEMEFO de Jalisco donde fue el hallazgo, sino a las causas primeras, es decir, de quiénes se trata (se supone no identificados) y por qué causas fallecieron. No es difícil adivinar lo sé, pero eso habla del alto grado de violencia y delincuencia organizada que priva en varias partes del país, que como esa entidad una de las de mayor desarrollo y avanzada, es cuna del cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) que muestra niveles alarmantes de descomposición social, inseguridad, violencia y muerte. Así o más claro…// ¡Me queda claro! Salu2 y Feliz fin de semana.

Asociación de columnistas Chiapanecos, A. C.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

ocho − cuatro =