Inicio » Al momento » Ébola podría entrar por frontera sur
Ébola podría entrar por frontera sur

Ébola podría entrar por frontera sur

En Chiapas ha sido asegurada la mayor parte de los migrantes oriundos de las naciones en riesgo por ébola, de acuerdo con el INM

Redacción

En los primeros meses de este año, 361 ciudadanos africanos indocumentados han sido asegurados por el Instituto Nacional de Migración (INM) en territorio mexicano; de éstos, 25 proceden de cinco de las seis naciones de ese continente afectadas por el virus del ébola.
De acuerdo con el INM, la mayor parte de los migrantes oriundos de las naciones en riesgo por ébola fue asegurada en Chiapas, aunque hubo también casos en Quintana Roo, Oaxaca, Hidalgo e incluso en el Distrito Federal.
Además, indica el reporte, 21 africanos fueron detectados en México en los últimos cinco meses; es decir, después de que se activó la emergencia en África.
Expertos consultados advirtieron del riesgo que existe de un brote de la epidemia en México, pues una gran parte de estos inmigrantes ingresa al país sin pasar por los mínimos controles de vigilancia sanitaria, además de que cuando se les asegura son recluidos en las estaciones migratorias junto con personas de otras naciones.
Manifestaron que es fundamental que el INM capacite a su personal para que éste pueda evaluar la condición médica de los migrantes, así como establecer protocolos preventivos con ciudadanos de los países afectados y evitar un posible contagio.
De los 361 ciudadanos africanos indocumentados que han sido asegurados en México por el Instituto Nacional de Migración (INM) en los primeros ocho meses de este año, 25 provienen de cinco de los seis países afectados por el virus del ébola: 13, de Guinea; cinco de Nigeria; cuatro de Senegal, dos de Sierra Leona y uno de la República Democrática del Congo, de acuerdo con cifras del propio organismo federal.
Agentes migratorios en Chiapas admitieron que existe el gran riesgo de un brote de la epidemia en México y otros países de la región, pues alrededor de 60% de estos indocumentados llega a América en barcos cargueros, vía Panamá, Colombia y Brasil, sin pasar por los mínimos controles de vigilancia sanitaria e ingresan a territorio mexicano por los numerosos pasos subrepticios que existen en los 900 kilómetros de frontera que comparten México y Guatemala.
Durante un recorrido realizado se constató que en las garitas internacionales de ambos países no se han tomado medidas para brindar atención especial a los ciudadanos de África, quienes son asegurados por no acreditar su situación migratoria; además, mientras son retornados a sus países de origen son recluidos en las estaciones migratorias junto con otros indocumentados.
Luis Durán Arenas, responsable del Departamento de Salud Pública de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y el investigador del Tecnológico de Monterrey, Rodrigo Muñoz Soto, consideraron que debido a este flujo de indocumentados africanos existe un riesgo significativo si no se establecen protocolos de vigilancia sanitaria en la frontera sur del país.
Muñoz Soto manifestó que es de suma importancia que el Instituto Nacional de Migración (INM) implemente un proyecto de capacitación del personal que labora con los migrantes para que de esta forma se encuentren calificados para evaluar su condición médica.
También enfatizó la necesidad de reforzar las medidas de seguridad y la relevancia de difundir información fácil de comprender con el fin de lograr una cadena informativa que funcione como un medio de prevención y alerta.
El investigador explicó que existe un vacío de información sobre el flujo de migrantes que transitan por México, sin embargo, es fundamental que cuando las personas originarias de los países infectados ingresen en las estaciones del INM se mantengan protocolos preventivos para evitar un posible contagio a través de una oportuna valoración sanitaria y evitar el contacto con indocumentados de otras naciones.
Además, recalcó la relevancia de extremar los controles en materia de salud en zonas portuarias, debido a las escasas o nulas medidas que en ellas existen, pues el transporte marítimo es el más utilizado por los africanos en su travesía hacia Estados Unidos.
Señaló que la migración de indocumentados provenientes de África es alarmante y significa un riesgo importante para el inicio de una epidemia de ébola, ya que el periodo de incubación aunado a la capacidad de movilidad y tránsito que poseen dichos indocumentados conlleva un alto grado de contacto y posible transmisión de la enfermedad.
Durán Arenas comentó, por su parte, que si se descuida y se toma a la ligera la migración, tanto legal como ilegal, puede resultar un riesgo potencial no sólo para México, sino para todo el mundo.
Crece el flujo africano
Agentes migratorios aseguraron que antes de ingresar a territorio nacional, en su camino hacia Estados Unidos, los africanos indocumentados pernoctan en casas de seguridad, hoteles y posadas cercanas a la frontera con México, donde son recogidos por los traficantes, quienes los trasladan hacia el centro de Chiapas o los límites con Oaxaca.
Desde 2012, el INM comenzó a alertar del crecimiento en el flujo de africanos que arriban a la frontera sur en un intento por llegar a Estados Unidos.
Un funcionario de la dependencia aseguró que los ciudadanos africanos habían aumentado, mientras que en el caso de los centroamericanos se “había frenado un poco”.
“El éxodo (ahora) es africano, aunque nunca se va a comparar con el flujo centroamericano”, expuso el funcionario, quien expresó que los africanos que llevaban la delantera son originarios de países como Somalia, Eritrea y Etiopia, ubicados en la región conocida como el Cuerno de África, una de las regiones más pobres del planeta.
Al respecto, las cifras del INM indican que tan sólo de enero a agosto 190 somalíes fueron asegurados en México.
Informes del Instituto Nacional de Migración de Honduras señalaron que la distancia que recorre un indocumentado de Etiopia o de Accra (Ghana), a las costas de Sudámerica va de los 5 a 9 mil kilómetros de distancia.
El Departamento de Migración de Honduras revela que los africanos que llegan a las costas de Colombia, por ejemplo, deben ser trasladados hasta Ipiales, una ciudad del departamento de Nariño, para luego trasladarse vía terrestre hasta Medellín, donde son concentrados en casas de seguridad para continuar su camino hacia puntos del Caribe y de ahí tomar barcazas hacia Colón, Panamá.
A partir de Panamá, los africanos saltan vía terrestre de Costa Rica a Nicaragua, Honduras, Guatemala y México.
La Secretaría de Salud, junto con la Dirección General de Epidemiología, colocó carteles en el AICM con información para los pasajeros provenientes de alguno de los países donde se han detectado casos de ébola, esto con el objetivo de prevenir el ingreso del virus.

(Con información de El Universal)

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

15 + diecisiete =