Inicio » Voz Pública » Entrelíneas / Jorge Ceballos
Entrelíneas / Jorge Ceballos

Entrelíneas / Jorge Ceballos

¡Ésta película la vemos cada tres años!

Nos referimos a la parafernalia que los alcaldes organizan para –según- dar a conocer los avances de sus primero cien días de gobierno, quienes tienen la oportunidad, suerte o bien capacidad para dirigir los destinos de un municipio, al ajustar ese tiempo en el poder, congregan en eventos pagados a ciudadanos que van a escuchar una serie de cosas que los “iluminados”, supuestamente realizan en los primeros tres meses de haber aterrizado en la silla gubernamental.
Sin embargo, para desgracia de sus gobernados, lo que presentan en esos informes de cien días de gobierno, no es más que un decálogo de buenas intenciones.
A la llegada de los alcaldes al poder, lo primero que encuentran son situaciones anómalas, comienzan a llorar de la pésima situación en que encuentran las arcas, posteriormente le juegan al mago, porque simplemente comienzan a desaparecerse de la vista de la ciudadanía que los entronizó al sueño de poder que anhelaban.
Posteriormente, y más si es el fin de un sexenio (caso de Chiapas), la fluidez de recursos es a cuentagotas, por lo que tienen que nadar contracorriente para ir haciendo obras, si acaso se dedican a inaugurar obras de sus antecesores.
¿Entonces por qué querer engañar a la ciudadanía con eventos de un informe carente de realidades? Simple, quieren venderle espejitos a sus gobernados y de igual forma, estar presente en la agenda mediática y cumplir su alter ego de ser noticia.
En ese sentido, y si analizamos, por ejemplo, los primeros cien días de gobierno del alcalde de Tuxtla Gutiérrez, Carlos Morales Vázquez, encontraremos que el sello de la actual administración sigue siendo la inoperancia, porque en la capital de Chiapas, aún no se nota el cambio que se prometió en campaña.
Al alcalde surgido de las filas de Morena, se le ha ido esta etapa de su gobierno, en un tono gris que apunta a que, con él, todo seguirá como en el pasado, y no se requiere ser un experto para ver la inoperancia en que las autoridades capitalinas han caído.
El gobierno de Carlos Morales, mantiene en el abandono los principales servicios de la ciudad, recorrer las colonias y barrios cercanos al primer cuadro de la ciudad, es encontrarse con los problemas del pasado: calles en pésimas condiciones, falta de agua, un porcentaje menor de calles iluminadas, la joya gris o negra de la corona, sigue siendo el pésimo servicio de recolección de basura, concesionada a una empresa particular.
En el mes de octubre del año pasado, justo cuando Carlos Morales asumió la alcaldía tuxtleca, dio un informe de la situación financiera y administrativa en que recibió el ayuntamiento, informó el desaseo administrativo heredado por sus antecesores, sin embargo, eso no fue más que un show mediático, porque al final aquellas palabras y la denuncia pública, se la llevó el tiempo, en cien días, quienes vivimos en Tuxtla Gutiérrez no hemos sabido de algún proceso en contra de quienes administraron los recursos públicos de la capital.
Al analizar la situación surgen dudas: ¿Morales Vázquez y su equipo de colaboradores tal vez tengan en mente dejar peor de saqueadas las arcas, tal y como hicieron sus antecesores? O bien ¿Le pusieron un alto para que no hiciera más olas contra el niño bonito del exgobernador? Eso solo el alcalde puede responderlo.
Y no vayan a pensar nos perdimos del tema principal de este material, para nada, y es que al poner como ejemplo la inoperancia del gobierno capitalino, el cual cuenta con un presupuesto millonario, no podemos imaginar que puedan hacer alcaldes de municipios pequeños, a cuyos lugares llegan cantidades pírricas de presupuesto y que se van la mayor parte a gasto corriente, de ahí que creamos que la parafernalia de los informes de cien días gobierno, no sirvan para Dios valga una cosa.

Diarrea mental
Gabriel Quadri tuvo un instante más que estúpido hace un par de días, se atrevió a insultar a tres estados en los que los problemas de pobreza son una constante (Chiapas, Oaxaca y Guerrero), a través de un Twett, señaló que esas entidades son una carga para el país.
La respuesta de los twiteros llegó desde el primer momento, prácticamente lo quemaron en leña verde, sin embargo, no hay que buscarle mucho para darnos cuenta que Gabriel Quadri exprotegido de Elba Esther Gordillo, simplemente no cuenta con la preparación necesaria para entender la historia de Chiapas y los otros estados.
Lamentable que un tipo que soñó con ser presidente se haya expresado de la forma en que lo hizo, a pocos se les puede olvidar que hace seis años, en plena campaña, Quadri habría aceptado haber fumado mariguana, sus palabras nos dejan claro que quizá esa afición a la hierba verde no lo deja conectar la lengua con el cerebro.
Falla Molina
Por cierto uno de los que rindió el informe de cien días de gobierno, fue Jorge Molina, actual alcalde de Chiapa de Corzo, apenas la semana pasada en nuestra anterior entrega, decíamos que con la llegada de la Fiesta Grande, él y su hermano Sergio (el poder tras el trono) tendrían una prueba de fuego, prueba que reprobaron.
Durante el primer día de la fiesta municipal, la situación de seguridad se salió de control ante un enfrentamiento que no pudieron controlar, esto se debió a la poca preparación de los cuerpos de seguridad de aquel lugar.
Lo lamentable de todo esto, es que en Chiapa de Corzo corrían ríos de alcohol, y todo porque a las autoridades municipales les interesa más darles pan y circo a los ciudadanos, antes de comprometerse a realizar un gobierno de resultados.

Discreción
Hace un mes Alejandro Culebro Galván, renunció a la Auditoria Superior del Estado, todo ese tiempo se ha venido dedicando a asuntos personales y familiares, es un hombre que por su juventud tiene aún mucho camino.
De las acciones que emprendió el exauditor superior, están fresca en la mente de los ciudadanos, las denuncias penales que presentó la ASE en contra de más de 30 exalcaldes quienes del presupuesto público hicieron un festín, y cuales lobos depredadores se encargaron de acabar con todo lo que encontraban a su paso.
Esas acciones permitieron que Alejandro Culebro se ganara el respeto de quien está al frente de la Auditoria Superior de la Federación, pero sobre todo que, muchos alcaldes se recortaran las uñas porque las tenían largas y afiladas. Hasta la próxima.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

diecinueve + diecisiete =