Inicio » Mundo » Expresarse en Egipto no es una libertad
Expresarse en Egipto no es una libertad

Expresarse en Egipto no es una libertad

La represión censura las manifestaciones artísticas. Muchos autores ven limitada la difusión de sus obras

Agencias

El cineasta Tamer el Said (El Cairo, 1972) ha pasado 10 años de su existencia filmando la vida cotidiana en la capital de Egipto. El fruto de su trabajo se resume en el largometraje En los últimos días de la ciudad, que resume las fechas previas a la revolución que derrocó al presidente Hosni Mubarak en 2011. Estaba previsto su estreno el año pasado en el Festival de Cine de El Cairo, pero la censura oficial no ha otorgado aún el permiso de exhibición. “Soñaba con ver la película en una sala de la capital egipcia, después de haberla proyectado en 120 festivales y certámenes [como, por ejemplo, en el Centro Botín de Santander] en unos 80 países, y de haberla estrenado comercialmente en una docena de naciones con éxito de público y buena crítica”, relata el director del filme. “Por eso me resulta doloroso que no se pueda ver en el mismo lugar donde se filmó: es como tener una herida abierta”.
“Este régimen es el más restrictivo en materia de libertad de expresión en la historia moderna de Egipto”, aseguraba recientemente en la prensa egipcia el abogado Gamal Eid, director de la Red Árabe de Información de Derechos Humanos (Anhri, en sus siglas en inglés). “Pero a pesar del miedo reinante en la sociedad civil, sigue habiendo personas que tienen el valor de expresar sus ideas”.
Las restricciones a la libertad de expresión no alcanzan solo a los intelectuales o la prensa, que ha visto cómo las autoridades han clausurado o bloqueado 400 páginas web críticas con el Gobierno del presidente Abdelfatá al Sisi. También han sufrido el acoso de la implacable censura artistas populares como la cantante Sherin Abdel Wahab, que osó bromear sobre la salubridad de las aguas del Nilo y ha sido encausada por ello, o la estrella pop, Shaimaa Ahmedo, más conocida por el nombre artístico de Shyma, que fue detenida por depravación y atentado contra el pudor por haberse comido un plátano en un vídeo promocional.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

17 − quince =