Inicio » Voz Pública » Polígrafo Político / Darinel Zacarías
Polígrafo Político / Darinel Zacarías

Polígrafo Político / Darinel Zacarías

¿Un Verde en el Gabinete de AMLO?

“Partiré de viaje enseguida, a vivir otras vidas, aprobarme otros nombres y si me dan a elegir, yo escojo la de del Pirata Cojo. Con pata de palo, con parche en el ojo y cara de malo” Joaquín Sabina

La especulación nuevamente regresa a Chiapas. Son las series que gusta al alquimista soltar, siempre ha sido esa una de sus facetas favoritas. Engolosinar a la muchedumbre.
Alguien soltó el buscapié. La incorporación de Manuel Velasco al gabinete de Andrés Manuel López Obrador. Es desde hace un par de días la noticia. El caldo de la especulación.
Podría ser parte de un juego para generar en Chiapas incertidumbre, de quienes estén interesados en poner a MVC y de echar andar a los morenistas contra el mismo Mesías.
Sus principales presas: Los medios de comunicación. Entretener y fomentar chorcha entre los lavaderos digitales y los demás espacios informativos, es una estrategia que se cuece desde palacio. El resultado: que muerdan el anzuelo.
La idea de incorporar al aún gobernador de Chiapas al staff del gabinete federal no es descabellado. Es una sana y sesuda elección.
Andrés Manuel sabe y conoce perfectamente la agilidad y alquimia política que distingue a Manuel Velasco. Su destreza no está en tela de juicio. Se mueve bien en la ingeniería política-electoral.
Mucho se dice, se augura sobre la adhesión de Manuel Velasco al equipo cercano y de fieles allegados al nuevo inquilino de los Pinos. Su lealtad y trabajo ya fue probado y ratificado.
La operación de su tropa en el fortalecimiento de la campaña morenista en Chiapas, le permitió confirmar por qué lo motejan como el rey de la Alquimia electoral.
Conjetura o verborrea, para nadie es novedad la capacidad, inteligencia y estrategia, que han distinguido siempre a Manuel Velasco, quien también ya recibió muestras del cariño, estima y amistad que lo une a Andrés Manuel López Obrador.
Más allá de fobias o negatividad, sería sano y grandioso que un chiapaneco con la catadura de Velasco, fuera del primer círculo del nuevo presidente de México.
Si eso pasa, los detractores del actual mandatario tendrán que tragar sapos y entender no sólo su destreza para moverse y codearse con las esferas del poder, sino también su agudeza para tener ya, un nombre en la política de esas latitudes.
Dicho sea, para AMLO el Tren Maya es un obra emblema, su hito de infraestructura y depositar la confianza en Velasco, es la conjetura más visible.
El interlocutor, como llaman a Velasco, nuevamente parece que tiene otra encomienda antes que se venza el plazo del 8 de diciembre. La obra simbólica que desea construir Andrés Manuel, necesita de la sagacidad y temple del todavía gobernador de Chiapas.
Mientras todo agarre su rumbo y se despejen dudas, Manuel Velasco es un estratega que le ha permitido surcar su salida. Una salida sosegada.
Por lo pronto, como el mismo lo ha vitoreado ¡Que viva la nueva República!
¿Quién dijo que tengo sed?

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

seis + 6 =