Inicio » Mundo » Presionado, el Parlamento británico tendrá que avalar el Brexit
Presionado, el Parlamento británico tendrá que avalar el Brexit

Presionado, el Parlamento británico tendrá que avalar el Brexit

El Gobierno cede a las peticiones de los proeuropeos y anuncia que permitirá a los diputados y lores debatir y votar los términos del divorcio acordados con Bruselas

Agencias

El Parlamento británico podrá escudriñar y votar el acuerdo final del Brexit antes de que Reino Unido abandone la UE. Así lo ha anunciado este lunes el ministro del Brexit, David Davis, en una importante concesión para los diputados proeuropeos. Los términos de la salida, incluidos los acuerdos sobre un periodo transitorio, sobre los derechos de los ciudadanos o sobre la factura del divorcio, serán recogidos en una ley, ha explicado Davis, ofreciendo a los diputados la posibilidad de rechazarla o enmendarla. “El acuerdo solo regirá si el Parlamento lo aprueba”, ha concluido.
El anuncio se ha producido la víspera de que vuelva el martes al Parlamento para su tramitación una pieza legislativa clave, la gran ley de salida de la UE, que convertirá el acervo comunitario en legislación nacional británica. El Gobierno se enfrentaba a una posible derrota ante la oposición y un grupo de conservadores rebeldes. Nueve de esos diputados tories, liderados por el ex fiscal general Dominic Grieve, que había calificado la ley de “monstruosidad”, introdujeron una enmienda que persigue que el acuerdo final sea tramitado como una ley, para permitir que el Parlamento tenga la última palabra sobre lo que acuerde el Gobierno.
“La ley saldrá adelante porque, después de todo, estamos obligados a crear un sistema legal que nos saque de la UE”, explicaba hace unas semanas a EL PAÍS Dominic Grieve, sobre la gran pieza legislativa que empieza a debatirse hoy. “Pero creo que es justo decir que deberán aceptarse enmiendas sustanciales a esa ley. Es una monstruosidad, porque es monstruoso que se sustraiga el poder del Parlamento de esta manera sin precedentes”.
Con su anuncio de este lunes Davis acepta de hecho la enmienda de Grieve. Queda por aclarar qué sucedería exactamente si los diputados votan finalmente en contra de la ley que recoja el acuerdo. Pero Davis ha querido recordar que, aunque el acuerdo “solo regirá si lo aprueban los diputados”, pase lo que pase Reino Unido va a abandonar la UE el 29 de marzo de 2019. Lo que parece indicar que, si los legisladores lo rechazan, habrá un Brexit sin acuerdo o, en otras palabras, un auténtico salto al vacío.
El Gobierno ya había accedido a permitir a los diputados pronunciarse sobre el acuerdo final, pero ahora ha ido más allá al anunciar que será tramitado como una pieza de legislación primaria. “Esto quiere decir que el Parlamento podrá escudriñar, debatir y votar el acuerdo que finalmente alcancemos con la UE”, ha asegurado Davis, en una comparecencia en la que ha dado cuenta a los diputados de los escasos avances en la sexta ronda de negociaciones con los Veintisiete, que concluyó la semana pasada en Bruselas.
El portavoz del Brexit en la oposición laborista, Keir Starmer, ha celebrado lo que ha calificado de “una significativa marcha atrás de un Gobierno débil al borde de la derrota”. Pero ha advertido de que “el diablo estará ahora en los detalles”. Otros diputados, de uno y otro signo, han criticado la oferta de Davis porque no contempla ningún papel del Parlamento en el caso, nada descartable según los más pesimistas, de que Reino Unido acabe abandonando la UE sin acuerdo alguno.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Once − 8 =