Inicio » Voz Pública » Análisis a Fondo / Francisco Gómez Maza
Análisis a Fondo / Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo / Francisco Gómez Maza

Iósif Stalin, revivido y morenista

Prohibido pensar y expresarse
Peor que la Santa Inquisición

Las huestes de Morena están saliendo más papistas que el Papa. Dicen defender la libertad de la persona humana y se enfrascan en juicios propios de la Santa Inquisición, que mandaba a la hoguera a todo el que no pensara o actuara de acuerdo con lo que ella imponía como verdad infalible y que obligaba para todos, menos a los funcionarios venales de ese órgano que imponía su verdad mediante el asesinato.
La tarde de este lunes, la Comisión Nacional de Honor y Justicia (CNHJ) de Morena hizo oficial el requerimiento del legislador Ricardo Monreal para separar a Lilly Téllez del grupo parlamentario.
Lo anterior después de que el coordinador de los senadores de la bancada acusara a Téllez de no compartir, respetar ni representar lo establecido en los documentos básicos de Morena.
En este país, amigo Héctor Díaz Polanco, hay algo que no hay en todos los países del mundo, de América y de El Caribe (tengo un amigo dominicano, muy querido, a quien le pusieron un bomba en el automóvil y, ahora sí, de milagro salió sin un solo rasguño)
Aquí todos pueden pensar y creer como les dé su gana. Quién tiene autoridad, entonces, para acusar a quien. La colega periodista Lilly Téllez, que decidió apoyar a López Obrador, porque es libre de h hacer lo que quiera y crea, no tiene por qué rendirle cuentas a quienes no tienen ninguna autoridad moral para acusarla de que “no es una protagonista del cambio verdadero, ya que no milita en el partido (Morena), por lo que busca separarla del grupo parlamentario.”
Quién tiene autoridad moral y política para sentenciar que “la Ciudadana María Lilly del Carmen Téllez García no puede ni debe pertenecer a la bancada de este Partido político en el Senado de la República de esta LXIV Legislatura”. Lilly apoyó más a López Obrador que todos ustedes, hipócritas fariseos, enanos de tapanco.
Hay muchos que van con López Obrador y no son miembros del movimiento qué él impulso desde que Felipe Calderón le ganó por medio voto. Ahí está Tatiana Lutier. Es vicecoordinadora del grupo de diputados morenistas, sin ser ella morenista. Pero es más morenista que muchos que tienen la credencial de miembros del partido. Y ha sido crítica de las tácticas político electorales de Morena. Hay muchos.
Ah, y también muchos vivales que se arrimaron a López Obrador y se afiliaron a Morena por interés político, para no quedar al margen de la historia, para no ser enterrados con su partido; muchos priistas y muchos panistas y ya no se diga militantes de la chiquillería. Estos le hacen más daño a Morena y a López Obrador, que aquellos que no callan su pensamiento, su posición ante los graves problemas de México.
Además, se supone que Morena lucha por la liberta, de pensamiento, de expresión, de prensa, y lucha por los derechos humanos de todos, morenistas y no, Mentira parece decir la actitud asumida por Ricardo Monreal y Héctor Díaz Polanco. Así, Morena se convierte en una secta en donde lo que se impone es el pensamiento y la voluntad del jefe de la secta.
¿No que en Morena hay libertad de pensamiento? ¿No que hay libertad de expresión? Pues no. No hay. Es una estructura realmente estalinista, en la que, si yo no pienso como tú, estoy perdido. A me expulsan, o me castigan. Y así no juego con nadie. Yo tengo libertad de pensar como me di mi rechingada gana, y tengo conciencia de que mi libertad sólo tiene un límite: la libertad de los demás a quienes debo respetar. Así que la senadora no tiene derecho de cuestionar las decisiones de Morena en el Senado y otros ámbitos. Qué horror. José Stalin redivivo.
Incluso, la legisladora también ha cuestionado varias de las decisiones del partido en el Senado y otros ámbitos, lo que ha generado varias discusiones.
Así que yo, si fuera estalinista; perdón, Morenista, tendría que tener cerrada la boca para no ofender los castos oídos del señor Monreal o del señor Díaz Polanco. Y me temo que Lilly ya haya sido separada del grupo de senadores de Morena. Está bien Lilly. No te merecen.
Ah. Y luego, la Comisión Nacional de “Honestidad y Justicia” (CNHJ) de Morena inició un proceso de oficio en contra de los 10 diputados que no avalaron ayer en el Congreso local de Hidalgo la iniciativa para despenalizar la interrupción del embarazo. Por qué demonios los políticos tienen que meterse en la vida privada de las personas. Si resucitaran los Papas más recalcitrantes, volverían al sepulcro al ver cómo manipulan la llamada moral los políticos, y más los estalinistas como las cúpulas de Morena.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

dieciocho − 7 =