Inicio » Voz Pública » Código Nucú / César Trujillo
Código Nucú / César Trujillo

Código Nucú / César Trujillo

Cacicazgos verdes

El académico Lorenzo Meyer afirma que México ha sido siempre tierra de caciques y que este hecho se dio desde antes que el término mismo fuera introducido por los conquistadores españoles en el siglo XVI. En Chiapas son, como bien afirma el historiador José Varela, “tiranos chicos” y nada tiene que ver su concepción actual con el vocablo arahuaco kassequa (así se llamaba a los jefes indígenas antes de la llegada de los españoles), aclaro.
Sin ir tan lejos, la entidad muestra apellidos que se han enquistado en los municipios y que han sido un lastre para el desarrollo de los pueblos a los que usan de caja chica y de trampolín para seguir persiguiendo canonjías. Las redes sociales mismas se han dado un festín con estos “personajes”.
El ejemplo más próximo es el de Ixtapa con Roberto Aquiles Aguilar Hernández: heredero al trono por la vía de su padre y de sus tíos, quienes se pasaron la estafeta municipal de mano en mano hasta nuestros días (sin pudor ni mérito alguno).
Hoy, quien gobierna el municipio de Ixtapa con las siglas del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) es su hijo Roberto Jordán Aguilar Pávón, y lo hace por segunda ocasión. Sí, se reeligió al puro viejo estilo del PRI: con la escuela heredada de la familia, aunque sin las tablas requeridas.
No bastó, pienso, con los señalamientos en el trienio pasado por su inoperancia y por su descaro al “despachar” como presidente municipal de Ixtapa desde Tuxtla Gutiérrez, en un conocido restaurante del norte poniente. Es decir, “gobernó” a distancia y repitió (¡vaya chiste!).
Por el contrario, la gente de esa zona afirma que con base en amenazas, más el dispendio al que están acostumbrados, logró cubrir el número de votos que necesitaba gracias, también hay que recalcarlo, al respaldo que el exgobernador Manuel Velasco le dio para mantener esos cotos de poder.
Los rumores desde esa zona, que saben difundir bien para estar en la “escena del crimen”, buscan esparcir la idea que quien sigue en la toma de poder será la ahora diputada Adriana Aguilar Pavón a quien impusieron en el Poder Legislativo para que haga los amarres pertinentes y busque los mecanismos que les permitan mantener el control de Ixtapa. Y vaya que aprende rápido: ya dio muestras de su “arribismo” al intentar apoderarse de Bochil, aunque le falló el movimiento al rodearse de ineptos y no de estrategas en un tema tan álgido.
Lo cierto es que no es nada descabellado que ella busque la alcaldía, sobre todo si vemos la forma en que se han comportado los caciques en esa zona que no quieren soltar el poder por nada del mundo (estrategia que ella empieza a replicar).
Pero Ixtapa, ojo, no es el único municipio con este mal heredado. Tila, en donde el conflicto con los ejidatarios llevó al gobierno a moverse a un ejido hace años, es otra muestra de esta grave traba para la democracia.
Ahí, quienes mueven los hilos son la pareja que conforman Limberg Gutiérrez y Sandra Luz Cruz Espinosa: ambos se han cambiado la estafeta municipal a su antojo y parece que pretenden seguir bajo el mismo tenor (impusieron en 2015-2018 a su primo para seguir moviendo los hilos en la zona).
Nada ni nadie parece inmutar las pretensiones de la familia Gutiérrez Cruz en Tila. Seguramente ya están buscando a quién imponer en la alcaldía. No les importa, eso sí, que en todo este tiempo se mantenga entre los 15 municipios a nivel nacional con el mayor número de personas en situación de pobreza extrema, según Coneval.
Podemos decir, entonces, que el cacicazgo en Tila, como en Ixtapa y en mismo Amatán, ha sido un obstáculo enorme que incrementa los cinturones de miseria y que se aleja de las líneas del bienestar social, luego que la familia en el poder usa los recursos a su antojo y se desentiende de las problemáticas del municipio.
Y aquí hago un paréntesis para retomar lo que Robert Kern señala del caciquismo y que es parte central de los sistemas políticos oligárquicos dominados por una élite heterogénea en donde el poder local del cacique es empleado para cumplir con los objetivos de quienes controlan el poder a nivel nacional.
No olvidemos que el gobierno local es descrito como el más cercano a la gente y, por tanto, es el epicentro de la democracia en México. Sin embargo, al corromperse esa línea, al trastocarse y desvirtuarse el papel de estos gobiernos caciquiles, la relación entre gobernantes y gobernados se fractura. ¿Hasta cuándo estos municipios seguirán en manos de caciques? No sé. Pero coincido con Meyer cuando dice que la siguiente fase de la democracia en México deberá ser reducir y mandar a la tumba a esa vieja y anacrónica institución llamada cacicazgo.

Manjar.- Cada gobierno es diferente. Sí. Y en esa diferencia se miden sus logros y errores, que los acompañarán en la historia y pasarán facturas a futuro. Lo hemos visto desde hace mucho tiempo con el comportamiento de cada gobernador y su gabinete. Por ejemplo, la apertura que la Secretaría General de Gobierno tiene hoy en manos de Ismael Brito Mazariegos es la que requiere este sexenio para poder aspirar a la gobernabilidad y la paz social: factores seriamente dañados en el gobierno pasado que se caracterizó por la cerrazón y por la mala toma de decisiones. Regresar a la SGG su esencia de puertas abiertas es algo que le urgía a Chiapas, y el trabajo que viene realizando todo el equipo desde ese espacio es el que se demandaba. Bien ahí. #PasoAPasito // “Lo que es, en mi criterio, inmoral e inaceptable, es el doble rasero entre la frontera norte y la del sur. Por una parte, exigimos que nos abran las puertas y, por el otro lado, sellamos el paso de los centroamericanos para hacerle un oscuro favor a EU”. Porfirio Muñoz Ledo. #LaFrase // La recomendación de hoy es el libro Estudio Q de Vicente Leñero, y el disco Colores santos de Daniel Melero y Gustavo Cerati. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

Contacto directo al 961-167-8136

Twitter: @C_T1

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

diez − 7 =