Inicio » Voz Pública » Código Nucú / César Trujillo
Código Nucú / César Trujillo

Código Nucú / César Trujillo

La línea del bienestar

Por años se ha hecho hincapié en el ingreso que requiere una persona en México para poder alcanzar lo que se considera la “la línea del bienestar”, la cual equivale al valor total de la canasta alimentaria y la no alimentaria per capita al mes.

En una familia promedio (cuatro personas) se tiene estimado un ingreso de 12 mil 318.50 (redondeando) para poder cubrir las necesidades básicas que según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) son: alimento, vivienda, transporte, vestido, salud, comunicación, educación, cultura y recreación.

En la realidad de millones de mexicanos, el chiste se cuenta solo. En 2017, por ejemplo y apegado a información publicada en distintos medios de comunicación nacional, se estimó que poco más de 24 millones de personas ganaron menos de cinco mil pesos al mes. Es decir, apenas el 40.5% del monto que Coneval ha señalado necesario para “rayar” en esa línea del bienestar.

Quizá por ello llamó la atención la nota donde se señala que con “94 pesos al día un mexicano tiene una vida digna”, o lo que es lo mismo, con 2 mil 822 pesos en apego a los precios de alimentos, bebidas, bienes y servicios del 2017. Dicha nota es atribuida al mismo Coneval y de la que salió Ricardo Aparicio Jiménez, director de Análisis de la Pobreza del consejo, a hacer algunas apreciaciones para curarse en salud.

Para entender tan frívola aseveración, ojo, es necesario comprender que la medición de pobreza es una medición de Estado. Por tanto es multidimensional. Es decir, se toma en cuenta el ingreso total corriente per cápita de las personas, sí, más el rezago educativo, el acceso a servicios de salud, el acceso a la seguridad social, la calidad y espacio de la vivienda, los servicios básicos en la vivienda, al acceso a alimentación nutritiva y de calidad, el grado de cohesión social y el grado de acceso a carreteras pavimentadas.

Para acabar pronto, cuando el Coneval mide la pobreza no sólo considera el ingreso que cada mexicano tiene de forma mensual. No. Sino que considera también estos elementos que son parte de los derechos sociales fundamentales y que están englobados en la Ley General de Desarrollo Social, y conforman el talón de Aquiles de este país.

Así, Coneval que refutó que esa frivolidad (palabras mías) sea parte de su trabajo, justifica que ese monto de 94 pesos es el que arrojan las estadísticas tras generar comparativos de los mexicanos que se encuentran en las altas tasas de marginación y miseria. Cifras, cabe señalar, en las que Chiapas ocupa uno de los tres primeros lugares a nivel nacional. Fácil de entender, ¿no?

Sobre todo resulta sencillo si lo comparamos con algunos datos que circulan libremente en internet: los 27 millones 336 mil 733 pesos al año que gastó el Senado de la República en 2018 en frituras, bocadillos, café, galletas, papas y fruta, por ejemplo. O bien, en los datos que señalan que 2015 al 2017, los senadores en 12 mil reuniones formales se gastaron 82 millones de pesos.

Si la cifra es escandalosa en sí misma, podemos bajarla de nivel y verla más cruda. Diríamos que es equivalente a seis mil pesos en snacks y café por reunión. O lo que es lo mismo: gastaron en unas horas lo que millones de mexicanos no alcanzaron a ganar en un mes ni con todo el sudor de su frente ni la lucha diaria por subsistir a este México mágico de desigualdades abismales.

Sí, Coneval da datos duros y fríos pese a cualquier justificación. Ello permite tener en las manos una radiografía de la disparidad que lacera a este país en donde unos cuantos, 500 senadores por ejemplo, despilfarran millones de pesos en coffeebreak, mientras millones de personas, desde muy temprana hora, hacen milagros para estirar unos cuantos pesos y poder sobrevivir a un sistema que se ha encargado de remarcar las brechas de miseria.

El Coneval es claro en sus señalamientos: “cuando una persona no tiene cubierto el ingreso para comprar esa canasta alimentaria y no alimentaria se encuentra en situación de pobreza por ingresos”. Bajo esta afirmación, México es un país de pobres; Chiapas, un estado donde las cifras disfrazaron las mejoras al combate a la pobreza y pobreza extrema en los sexenios pasados.

No hace falta tanta investigación. Platique con los taxistas, con las señoras que venden de casa en casa, con las marchantas del mercado, con las personas en los colectivos, con los vecinos que se notan preocupados porque el dinero no ajusta, con los dueños de las tienditas que empiezan a cerrar. O simplemente observe y aparecerá frente a usted todo de lo que no se quiere hablar.

Aquí salen sobrando las justificaciones de si Coneval usó o no el término de vida digna para describir esta situación de los 94 pesos por persona. Aquí queda en claro que con esos datos se muestra la realidad de este país. Uno en el que su gente sigue luchando día a día. Uno en donde la gente en el poder se ocupa de armar cifras que muestren una realidad macroeconómica que ubique en mejores sitios a México. Eso sí, aunque la realidad sea otra y nos golpee de frente a quienes la vivimos.

Manjar.- Algo no han comprendido algunos políticos en Morena. Algo no les queda claro. Las palabras de Andrés Manuel López Obrador parecen no haber hecho mella en ellos. Me recuerda a la escena de El Padrino III cuando don Corleone y el Cardenal Lamberto (posterior Papa Juan Pablo I) hablan de la no penetración del cristianismo a los europeos pese a los siglos de estar inmersos en él y usan una roca para demostrar la alusión. En Morena, los señalamientos que se dan, el jaloneo que impera y las acusaciones de unos y otros, no ayudan en nada al proyecto de nación que el presidente prometió. Parece como una maldición, una sentencia que obliga a repetir lo que hemos dicho antes: la historia es cíclica y quien no la conoce la repite constantemente. Las prácticas y mañas que otrora criticaban se asoman y levantan la mano, y han puesto ya en el ojo del huracán las elecciones del partido en el poder. Lo cual es un problema grave que imagino ya vieron pero sin la claridad que se requiere. Si esto pasa en su interior, imaginen a hora que van a tener en puerta los comicios 2021 y el 2024. Ojalá me equivoque. #CámaraNoMeAgüito // “Si el líder dice de tal evento esto no ocurrió, pues no ocurrió. Si dice que dos y dos son cinco, pues dos y dos son cinco. Esta perspectiva me preocupa mucho más que las bombas”. George Orwell. #LaFrase // La recomendación de hoy es el libro Nutrimento de Lázaro de Roberto Rico y el disco de The Centennial Collection de Cassandra Wilson, Keb’ Mo’ y Robert Johnson. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

* Delegado en Chiapas del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa.

Contacto directo al 961-167-8136

Twitter: @C_T1

Facebook: @CodigoNucu

Mail: palabrasdeotro@gmail.com

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

cinco × 4 =