Inicio » Voz Pública » Combate a la pobreza, una lucha que parece no estarse ganando / Héctor Estrada
Combate a la pobreza, una lucha que parece no estarse ganando / Héctor Estrada

Combate a la pobreza, una lucha que parece no estarse ganando / Héctor Estrada

Todo parece indicar que los más de 20 mil millones de pesos que se han asignado durante los últimos años para el combate de la pobreza en los municipios de mayor rezago del país, simplemente, no han surtido el efecto esperado.
Según el propio Informe Anual de Pobreza 2015 de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), en estados como Chiapas, Oaxaca y Guerrero la reducción a los índices de pobreza han sido mínimos, prácticamente, irrelevantes en comparación con los millonarios presupuestos que se asignaron para su combate.
Para tener una idea más clara de la falta de efectividad en los programas de desarrollo, durante el año pasado se asignaron, mediante el Fondo de Aportaciones de Infraestructura Social (FAIS), más de 20 mil 748 millones de pesos únicamente para las tres entidades antes mencionadas.
Tan sólo el estado de Chiapas contó con un presupuesto de mil 221 millones 773 mil pesos administrados por el gobierno estatal y 8 mil 857 millones 658 mil pesos más asignados directamente a los gobierno municipales.
Sin embargo, los números duros dejan mucho que desear, pues según el mismo informe en proceso de revisión dentro de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), actualmente el 74.7 por ciento de la población chiapaneca se encuentra en situación de pobreza y otro 32.2 por ciento en pobreza extrema.
Lo mismo sucede con Guerrero que reportó al 69.7 por ciento de su población en pobreza y 31.7 en pobreza extreman, aun cuando en 2014 recibió más de 5 mil 17 millones de pesos para sus programas de combate al rezago social, de los cuales, 4 mil 409 millones de pesos fueron administrados por las alcaldías.
En Oaxaca, donde se ubican los municipios más incumplidos en su responsabilidad de reportar los proyectos en que gastaron el dinero del Fondo de Aportaciones de Infraestructura Social, la inversión fue de 5 mil 650 millones de pesos, mientras el 61.9 por ciento de la población vive en hundida en la marginación.
Las contrastantes cifras del FAIS hablan por sí solas. Dejan sin tela de dudas que el combate a la pobreza va más allá de jugosas bolsas presupuestales que finalmente nunca se van reflejadas en la población. Son miles de millones de pesos que se invierten anualmente en una lucha que a todas luces parece no estarse ganando; por lo menos no con la celeridad que se espera.
No obstante, para las autoridades los resultados parecen no tener mucha importancia. Y es que, para este año el presupuesto nacional se ha fijado en 58 mil millones de pesos que, en caso seguir bajo la misma pauta, tienen a seguir funcionando como jugosos fondos millonarios que únicamente engrosan las arcas municipales.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*