Inicio » México » Entre leyes laxas e invisibilización crece el abuso infantil en México
Entre leyes laxas e invisibilización crece el abuso infantil en México

Entre leyes laxas e invisibilización crece el abuso infantil en México

Nueve estados del país concentran el mayor número de egresos hospitalarios de menores de edad por abuso sexual e infecciones de transmisión sexual. A ello, se suma el ciberacoso, otra rama de violencia para lo cual las autoridades han demostrado no estar preparadas

Aquínoticias Staff

Nueve estados del país concentran el mayor número de egresos hospitalarios de menores de edad por abuso sexual e infecciones de transmisión sexual, entre ellos destaca la Ciudad de México, que encabeza ambos registros. A ello, se suma el ciberacoso, otra rama de la violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes para el que las autoridades han demostrado no estar preparadas, alertaron especialistas.
La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), y la organización Earlyi denunciaron en conferencia que 281 niñas, niños y adolescentes requirieron atención hospitalaria por abuso sexual infantil sólo en 2017. Y las entidades que concentraron más casos por cada 100 mil habitantes fueron Sonora, Querétaro, Tlaxcala, Hidalgo y la Ciudad de México.
Mientras que 774 menores de edad ingresaron a hospitales en el mismo año por infecciones de transmisión sexual. Baja California Sur, Ciudad de México, Colima, Yucatán y Quintana Roo fueron los que concentraron las mayores tasas. Mario Arroyo, investigador y consejero de Early Institute, explicó que especificaciones de organismos internacionales permiten suponer que alguno de esos casos puede estar relacionados con abusos sexuales.
Marisol Aguilar, Oficial Nacional de Programas de la UNODC en México, lamentó que, aunque México ha ratificado diversos instrumentos internacionales en materia de delitos sexuales contra menores de edad los casos siguen siendo una constante, por lo que llamó a autoridades federales a reforzar las medidas en la materia.
“A pesar de los esfuerzos, este grupo permanece en situación de riesgo. Dadas sus condiciones biológicas, psicológicas y sociales, asegurarles justicia y seguridad es un reto que sólo puede ser atendido bajo estándares internacionales específicos y estrategias con perspectiva de género que detengan el ciclo de victimización”, denunció.
En ese sentido, el investigador Mario Arroyo expuso que aun cuando el abuso sexual infantil es un problema de salud y un delito, las autoridades estatales siguen sin perfeccionar los registros en instancias de justicia y el sector salud, y “desde ahí invisibilizan la problemática”.
Además, otro obstáculo en el registro es que en los códigos penales de Aguascalientes, Nayarit y Nuevo León el abuso sexual no está tipificado, según datos de un estudio en proceso de Early Institute.

Ciberacoso a menores

En México uno de cada cinco menores de edad que usaron Internet sufrieron acoso, pero sólo el 1 por ciento se atrevió a denunciarlo, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), recabados por Early Institute en el “Diagnóstico sobre la situación del abuso sexual infantil en un contexto de violencia hacia la infancia en México”.
El especialista Mario Arroyo opinó en entrevista que la violencia sexual contra menores de edad en la Red se entiende como “una transición epidemiológica, donde los nuevos retos permanecen y se vienen a sumar los nuevos”, es decir, como las autoridades no han sido capaces de resolver el problema cuando se presenta en lugares tradicionalmente detectados -como en los hogares-, no pueden hacerlo tampoco en algo novedoso como es la Red.
“Si no puedes con los antiguos problemas, tampoco tendrás la capacidad institucional para resolver los nuevos. Viene un nuevo frente de acoso a la infancia en la Red para el que no estamos preparados”, alertó.
Para los especialistas, la violencia en Red contra la infancia y adolescencia son alarmantes. El 20 por ciento de jóvenes entre 12 y 17 años de edad que usaron Internet sufrieron ciberacoso, la mayoría -22.5 por ciento- fueron mujeres, 17.3 por ciento hombres y del resto se desconoce el sexo.
Sobre los agresores, se sabe que 58 por ciento fueron desconocidos, en 16 por ciento de los casos se trató de un compañero de clases o trabajo; en 14 por ciento, de un amigo; en 10 por ciento, de un conocido; el 2 por ciento, de una ex pareja, y en un por ciento un familiar.
Destaca que, en lugar de la denuncia, las víctimas optan por bloquear de sus redes a los agresores, como se registró en 24 por ciento de los casos.
La violencia contra las y los menores de edad no es un hecho aislado, denunciaron las organizaciones, pues se entienden en un contexto donde hasta 2019 los delitos sexuales contra la población en general han aumentado 63 por ciento a nivel nacional, ya que en 2015 se contabilizaban 23 mil 575 casos y para septiembre de este año se registraron 38 mil 357.

Con información de Sin Embargo

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

uno × cuatro =