Inicio » Colores » Entre ramas y ayote, cánticos de Día de Muertos
Entre ramas y ayote, cánticos de Día de Muertos
Foto: Ilustrativa

Entre ramas y ayote, cánticos de Día de Muertos

Con el ocaso del año, la creatividad surge. Niños y no tan niños de diferentes edades se arman para pedir calabacita

Luna de Lucio / Aquínoticias

Hablar de cultura y tradición incluye también un sin número de festejos no sólo en Chiapas, sino alrededor del mundo. En nuestro caminar encontramos que tan sólo en la región se desconoce cómo se festejan estos días tradicionales de Día de Muertos, iniciando por cómo los niños y no tan niños acuden a pedir dulces.

En las zonas costeras de Chiapas, por ejemplo, el primero de noviembre es cuando las niñas y niños salen a pedir calabacita, pero, en la región le llaman de otra manera: piden “ayote” y acuden con sus famosas ramas.

Los niños crean su “equipo táctico” que nunca puede faltar, se ponen de acuerdo con sus vecinitos y amigos para armar cada uno sus ramas  o palmeras pequeñas de coco trenzadas y con globos, van dispuestos a regresar a casa cargados de suficientes dulces.

Para salir, “los angelitos”, es decir, niños menores de seis años acuden acompañados de sus padres o alguna otra persona mayor en el horario de la tarde. Ya en el horario nocturno, salen los jóvenes entre solteros y casados a visitar las casas de los colonos, pidiendo dulces o “cervezas”, dependiendo del gusto del recolector.

Pedir dulces en esta época implica que cada familia sabe que recibirá visita, por eso, las madres de familia se esmeran en preparar dulces de calabaza –tradicional-, yuca, camote, entre otros frutos, para esperar a los “ayoteros”.

Además de ir “armados” con sus ramas, tienen un repertorio de canciones muy graciosas. Ay de aquel hogar que no regale nada, se llevará una ofensa, la cual, lejos de enojar, saca sonrisas.

Canticos

 

“Arriba del cielo hay una vitrina…

Donde se esconde la Chilindrina”.

 

“Arriba del cielo hay un palo mocho…

Donde se esconde el Chavo del ocho”.

 

“Arriba del cielo mataron un gato,

Lo supo San Pedro y se fue sin zapato”.

 

Con estas canciones puedes rememorar a santos o personajes televisivos.

 

“Angelitos somos, del cielo bajamos

A pedir ayote para que comamos,

Yo no quiero vino ni quiero cerveza

Yo lo que quiero es lo que está en la mesa”.

(¿Qué nos van a dar?)

La cerveza es una bebida que no puede faltar en los hogares chiapanecos, por eso hacen alusión incluso a ella, porque dicen… dicen… esta bebida es buena para la sed.

 

“Ya se va la rama muy agradecida,

Porque en esta casa fui bien recibida”.

Debes sentirte contenta o contento por haber escuchado esa canción en tu hogar, eres bendecido.

 

“Somos angelitos, de los meros meros…

Si no tienen dulces, aunque sea dinero”.

 

“Ya se va la rama por todo el gallinero

Porque en esta casa nos dieron dinero”.

 

También te dan opciones, no aplica el decir “no tengo dulces”, puedes dar dinero, el asunto es que ellos no pueden irse sin sus dulces (o sin plata).

 

“Ya se va la rama, por todo el alambre,

Porque en esta casa se están muriendo de hambre”.

 

“Ya se va la rama por todo el arroyo

 Porque en esta casa hiede mucho a…& & & & & & & & & & &”.

¡Ups! Conste que yo no lo dije, con estas sí agárrate, porque si no recibieron la atención que esperaban, no tendrás un agradecimiento de los visitantes. Cada año los niños están avanzados, así que, igual y escuches otras canciones diferentes.

¿Y tú, cuales canciones te sabes? No olvides alimentar de dulces al niño que llevas dentro.

 

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

18 + 15 =