Inicio » México » Fórmula Kumamoto, más allá de las fronteras tapatías
Fórmula Kumamoto, más allá de las fronteras tapatías

Fórmula Kumamoto, más allá de las fronteras tapatías

Jóvenes capitalinos importan de Jalisco un estilo de política local que rechaza el voto clientelar

Agencias

La fórmula política que llevó a Pedro Kumamoto a ser el primer candidato sin partidos al Congreso de Jalisco y el primero en ganar una elección para ocupar un puesto de elección popular arriba a la Ciudad de México de la mano de un grupo de jóvenes que busca llegar a la Asamblea Legislativa local.
No podan árboles para poner propaganda, los siembran para crear comunidad. No compran votos ni apelan a las estructuras clientelares, los piden de puerta en puerta. Tampoco convocan a plazas donde el candidato lanza un discurso grandilocuente sobre un templete. Prefieren mercados y parques para escuchar a la gente. No tiran basura electoral, cada tríptico que ofrecen lo dan en la mano solo para los interesados. No creen en la política del derroche, ni de una sola persona, creen en sociedades que se pregunten qué futuro quieren, qué problemas enfrentan y cómo solucionarlos.
“Somos una generación que no tiene trabajo estable, dinero para la renta, fondo de retiro o seguro médico, oportunidades que todos deberíamos tener…; por años se nos ha arrebatado el futuro de nuestras manos, por eso nos toca recuperarlo”, dice Roberto Castillo, de 27 años, que aspira a ser diputado local por el distrito 26 de Ciudad de México, que comprende el sureste de la delegación Benito Juárez y norponiente de Coyoacán.
Castillo estudió Ciencia Política y Relaciones Internacionales en el CIDE. Lidera a otros 300 jóvenes, adultos y niños voluntarios que forman Wikipolitica en Ciudad de México. El movimiento se volvió noticia internacional en 2015, cuando Kumamoto ganó un lugar en el Congreso de Jalisco impulsado en una estrategia innovadora de hacer política y con una gran relación con las redes sociales. Su agenda ha impulsado el combate a la impunidad, mejoras al salario mínimo y las pensiones y la mejora de los servicios públicos. Además, Kumamoto renunció al 70% de su sueldo e impulsó una iniciativa para eliminar la inmunidad parlamentaria y retirar el financiamiento público a los partidos.
“Mi candidatura no solo soy yo, ni se trata de lo que pueda hacer solo llegando al Congreso, sino de lo que las personas, cuando nos organizamos, podemos lograr juntas. No creemos en la política que se hace desde las cúpulas de un partido, creemos que la democracia y la política se hace construyéndola entre todas las personas, hablando discutiendo, viendo en qué nos ponemos de acuerdo”, dice Castillo a EL PAÍS.
Hijos del movimiento #YoSoy132, los jóvenes de Vamos a Reemplazarles buscan con candidaturas independientes sustituir la “política de impunidad e indolencia que actualmente gobierna nuestro país”. La red de candidatos independientes de Wikipolitica se encuentra ya en 10 estados: Baja California, Ciudad de México, Chihuahua, Estado de México, Jalisco, San Luis Potosí, Yucatán, Quintana Roo, Nuevo León y Michoacán; son 17 en total: Pedro Kumamoto y Juanita Delgado buscan un puesto en el Senado de la República; Pablo Montaño, Alberto Vale y Rodrigo Cornejo quieren un lugar en la Cámara de Diputados; al Congreso de Jalisco van Susana de la Rosa, Paola Flores, Susana Ochoa, Oswaldo Ramos, Ale Vargas, Pepe Martínez, Gaby Velasco, Bernardo Masini y Luis Ángel Morales.
Dicen que con la convicción de crear comunidades, ocupar espacios de liderazgo y poner la política al servicio de las personas para #QueLoHaganMejor, sin espectaculares ni basura; sin guerra sucia, sin compra de votos y sin propuestas engañosas. Roberto Castillo va al Distrito 26 de la Ciudad de México; Ale del Toro al Distrito 6 de Nuevo León y Adrían Gorocica al Distrito 4 Local de Yucatán. Todos ellos lograron obtener las firmas suficientes para obtener una candidatura independiente y el movimiento sigue creciendo.
“Si logramos cambiar la forma en que se hacen campañas electorales podemos demostrar que otra forma de hacer política es posible, porque, ¿qué es lo que piensas cuando hablas de campañas electorales? Piensas en compra de votos, en espectaculares, en ver la cara de una persona por todas partes, en gente pagada repartiendo basura electoral”, dice Armando Sobrinos, 28 años, coordinador de campaña de Vamos a Reemplazarles en la capital.
De ganar la elección, Roberto se compromete a renunciar al 50 por ciento de su salario y a todas las prestaciones que estén por encima de la ley; a publicar todas sus votaciones y su agenda. También promete impulsar la reducción de privilegios de la clase política, modificar la Ley de Participación Ciudadana para incluir procesos claros y sencillos en el uso de los mecanismos de participación, promover que los Órganos de Representación Ciudadana se conviertan en organizadores comunitarios que detonen cambios e implementar los diez principios de parlamento abierto en la Ley Orgánica del Congreso de la Ciudad de México y garantizar que en el Consejo Judicial Ciudadano, la Fiscalía AntiCorrupción y los Magistrados del Tribunal de Justicia Administrativa se nombren a personas éticas, comprometidas con el combate a la corrupción para salvaguardar el interés público de la Ciudad.
“Si nosotras, las personas, no hacemos política, alguien más la hará por nosotras y lo está haciendo mal”, afirma el independiente.
Los miembros de Wikipolítica hablan en plural. Dicen debemos responsabilizarnos y cuidar nuestros recursos limitados y que el bienestar colectivo es uno de los bienes y responsabilidades del Estado más valiosos. Sus principios son sentencias: “solo tenemos un mundo”, “la riqueza es colectiva”, “la justicia es innegable”, “la verdad sí importa”. El llamado a una nueva forma de hacer política está hecho. Se verá el 1 de julio si el electorado de Ciudad de México recoge el mensaje

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

trece − 8 =