Inicio » Voz Pública » Jaque con Dama / Irma Ramirez Molina
Jaque con Dama / Irma Ramirez Molina

Jaque con Dama / Irma Ramirez Molina

En Conagua el ya despedido delegado se resiste a dejar la oficina

Cada día se fortalecen más las universidades de Chiapas, las cuales no se están dejando abandonadas, sino al contrario, se busca que estén a la altura de las circunstancias.
Desde hace algunos años, los jóvenes ya tienen la oportunidad de estudiar una licenciatura y no precisamente tienen que venir a la capital, sino que hay buenas escuelas distribuidas en toda la geografía chiapaneca, como es el caso de la Universidad Tecnológica de la Selva –UTS-.
Precisamente en esta universidad se ha realizado una importante inversión, pues se les entregó los laboratorios de Gastronomía y de Radio y Cómputo, con una inversión superior a los 5 millones de pesos.
Esta escuela ubicada en Ocosingo, atiende a más de tres mil alumnos que llegan provenientes de más de 50 municipios de toda la entidad.
La juventud estudiosa ha recibido con gran entusiasmo la creación de infraestructura y la dotación de elementos fundamentales para el aprendizaje.
Se puede decir que ahora el joven tiene al alcance de su mano una escuela donde pueda estudiar y prepararse para hacer frente a la vida.
Además, en este sexenio se ha puesto un énfasis especial en la creación de infraestructura educativa, desde preescolar hasta universitaria, para que Chiapas tenga los instrumentos necesarios para salir adelante.
En el caso de la Universidad Tecnológica de la Selva, el equipo que recibió permitirá desarrollar el conocimiento práctico de la preparación de alimentos.
Asimismo, el Laboratorio de Radio y Cómputo coadyuvará en el cumplimiento de los programas y productos multimedia de los estudiantes de la División de Tecnologías de la Información y Comunicación Área Multimedia y Comercio Electrónico e Ingeniería.
Ya queda de los jóvenes poner de su parte para que concluyan su licenciatura y poder ser todos unos profesionistas.

Base de datos…-

Bien dicen que más vale loco y necio, que tonto y olvidadizo, por eso el ex delegado de CONAGUA, Abelardo Amaya Enderle aplica los cuatro conceptos e insiste en hacerle al cuento de no querer entregar su oficina sino hasta que hallan nombrado a alguien como su sustituto, como pensando que al andar como alma en pena por toda la dependencia, cabizbajo, desencajado y con ojos llorosos, por lástima le van a decir: «quédese otro ratito».
Qué pena y que desvergüenza del tamaulipeco que más temprano que tarde le tocó morder el polvo con los chiapanecos que le dieron de comer casi tres años.
Al final, dicen los enterados, resultó un tipo indigno, sin pudor ni escrúpulos, que se tuvo que morder la lengua y esconder la cola entre las patas, pero que no termina de aceptar que se tiene que ir del puesto.
Aquí también se nota mucho la debilidad de Roberto Ramírez de la Parra, director de CONAGUA, quien llegó «de chiripa», porque ni se imaginaba que tras el «autoderrocamiento» de Korenfeld le iba a tocar la bolita y el puesto le quedaría muy grande, sobre todo por los «lagartos de pantano» que le dejaron en los organismos de cuenca.
Amaya se quedó sin la red de protección y complicidad que lo trajo a Chiapas para maniobrar para él solito y su grupo, las obras de Chicoasén II, la quinta presa sobre el Grijalva y el distrito de riego «Jesús Diego», entre Tonalá y Pijijiapan que, con total descaro, asignó a su empresa particular y ello, le valió la inhabilitación que pende sobre su cuello por pésimo funcionario.
Contradictorio e incongruente como él sólo, Amaya «pateó» a todos los constructores chiapanecos que se acercaron a CONAGUA y les dictó cátedra de honorabilidad e integridad, mientras por debajo de la mesa, protegió los intereses de Alfonso Camarena Larriva, el otrora poderoso Coordinador de Asesores de Korenfeld, asignándole obra directa que, una vez que le es inservible, ya no podrá sostenerlo más tiempo como responsable de la cuenca Frontera Sur y con ello, se acabó el negociazo que se traían entre manos.***
Dentro de todas las quejas que hay entre la gente que trabaja en los ayuntamientos y los mismos pobladores, sobre que los aún alcaldes lo único que dejarán es deudas, hay algunos que sí trabajaron, hicieron su chamba.
Ese es el caso del edil de Jiquipilas, Joel Ovando, quien deja en el municipio finanzas sanas, además hay que recordar que es uno de los dos municipios, junto con Belisario Domínguez, que no tienen deuda con la CFE.

ramirezirma77@hotmail.com
@irmajaque

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*