Inicio » Chiapas » Montes Azules, ¿dividir es destruir?
Montes Azules, ¿dividir es destruir?
Foto: JustChecking

Montes Azules, ¿dividir es destruir?

No se tiene claro en qué consiste la “Reserva Biocultural” y que sucederá con la Selva Lacandona

Lucero Natarén / Aquínoticias

Dos funcionarios federales planean derogar el decreto de la Reserva Integral de la Biósfera Montes Azules (RIBMA) para crear una “Reserva Biocultural”, es decir, con poblaciones humanas en selvas hasta hoy vírgenes, sin embargo, existen las incógnitas del que sucederá con esa área mejor conservada de la Selva Lacandona.
El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Toledo y el titular de la Procuraduría Agraria, Luis Hernández Mirón, encabezan ese proyecto. La semana pasada tuvieron una asamblea con autoridades de la comunidad Lacandona en torno al futuro de la RIMBA, pero este plan de Conservación Biocultural despertó dudas y negativas al no exponerse claramente en qué consiste.
En la misma asamblea se propuso la división de la selva en tres segmentos de los que sólo uno estaría en manos de la población lacandona que desea realizar una conservación rigurosa del ecosistema.
Esta propuesta presentada por Víctor Toledo en la que se pretende quitar el concepto de RIBMA y pasarlo a Reserva Biocultural, propicia que Montes Azules se convierta en un espacio que combine la presencia del ecosistema, actividades educativas y de investigación, pero también turísticas y recreativas. Lo que genera un riesgo para esta área.
Incluso, se habla que los titulares a cargo han avanzado en sus planes ignorando a la Secretaría de Gobernación (Segob), buscan que se retire la protección rigurosa de la Selva al intentar desalojar las estaciones de monitoreo a cargo de organizaciones civiles, académicas y científicas, mismas que a lo largo de los años su propósito ha sido cuidar, denunciar y evitar las invasiones en Montes Azules.
Por su parte, el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado, Eduardo Ramírez Aguilar, exhortó a la Semarnat, informar sobre esta pretensión de sustituir la denominación de Montes Azules como área natural protegida, decretado en 1978, (modificado en el 2000) por el de “reserva biocultural”.
El senador considera preocupante el que abroguen ese decreto, por ello, pidió a la Semarnat que explique en qué consiste la nueva clasificación “Reserva Biocultural”, debido a que no se observa en la legislación y tampoco se conoce el impacto de esta. “Sobre todo cuando se menciona que la selva sería fraccionada en tres subdivisiones para destinar mayores áreas a la ganadería y a la agricultura”.
Además, el senador chiapaneco urgió a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) que informe al Senado sobre la extensión y ubicación del área que ocupan los asentamientos irregulares dentro de la reserva de Montes Azules, la que originalmente era de un millón 300 mil hectáreas y que se explique de que manera resolverán los asentamientos irregulares en ese territorio.
Actualmente, la llamada Comunidad Lacandona (formada por mil 600 familias de tres diferentes culturas: lacandones, tzeltales y choles) es legítima poseedora de la extensa masa selvática tropical de la región Lacandona (unas 600 mil hectáreas).
Los Lacandones solicitaron el viernes pasado la intervención del presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador, de no resolverse estos problemas intercomunitarios, se teme que se desate la violencia en la zona. Esto porque la reunión que mantuvieron los dos funcionarios federales fue con autoridades de los Bienes Comunales Zona Lacandona, pero hay un grupo de lacandones que está en contra de la limitación de la Reserva de la Biosfera.
Por ello, grupos ambientalistas, ecologistas y diversas organizaciones civiles consideran que las autoridades deben respetar esta área natural, sin afectar los derechos humanos de las comunidades, así como garantizar la seguridad de la población para conservar la Selva Lacandona. Así, el ejecutivo decidió intervenir, y designó a colaboradores que “deberán garantizarle que ni una hectárea de selva virgen será desmontada en su administración.
Representantes de la comunidad lacandona, en compañía de un abogado entregaron cartas a dependencia federales para exigirles explicaciones sobre las propuestas de la Semarnat y la Procuraduría Agraria, de acuerdo con el portal Crónica.
Con esta entrega de misivas, López Obrador turnó a la Segob a retomar las mesas de negociación, en coordinación con el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Meyer, con el propósito de urgir las instrucciones del presidente al garantizar que no se tocará ninguna hectárea de la selva virgen Lacandona, además, “por ninguna causa este nuevo Gobierno será el escenario de un ecocidio”, mencionó.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

18 − trece =