Inicio » Colores » Nacimientos, una tradición no mexicana
Nacimientos, una tradición no mexicana
Foto: Oswaldo Ramírez / CUARTOSCURO.COM

Nacimientos, una tradición no mexicana

Seguro pensaste que la representación del nacimiento de Jesús era algo nacido en México, en parte es cierto, por los objetos simbólicos que se utilizan, sin embargo, su origen se remonta a un lejano tiempo. Conoce más aquí

Marco Aquino / Aquínoticias Staff

Si eres católico, podrán faltar adornos, un árbol e, incluso, un Santa Claus en la puerta, pero nunca un “nacimiento”.

Como bien sabrás así denominamos a la escena icónica narrada en la Biblia, protagonizada por figuras de distintos, materiales y formas que presentan a María, José y Jesús.

Sin embargo, existe una leyenda tras la tradición. De acuerdo a los estudiosos del tema el origen de esta representación se remonta a la época de Giovanni Bernardone, mejor conocido como San Francisco de Asís, quien al parecer fue el primero en instalar un nacimiento viviente para ejemplificar el nacimiento de Jesús.

Nacimientos vivientes

Pese a que la fecha es inexacta, se cree que probablemente esta práctica se inició en el año 1223. Asís quedó tan fascinado por la Navidad en la ermita de Greccio que se inspiró para reproducir el nacimiento del niño Jesús.

Con la ayuda de otros clérigos, construyó una casita de paja, un pesebre e invitó a los lugareños a ser parte de la escena viviente.

Al paso de los años, en Europa se tornó una tradición montar los llamados nacimientos vivientes en iglesias o recintos religiosos. Pero, como siempre, no podía faltar quien quisiera tener algo así en su hogar.

Figuras de barro

Con la idea de tener un nacimiento en casa sin necesidad de tener que llevar a actores, se comenzaron a hacer figuras de barro. Se cree que, en Nápoles, Italia, a finales del siglo XV, se realizó el primer nacimiento de este tipo. A partir de entonces, el rey Carlos III ordenó que se extendiera por todos sus dominios.

Cabe señalar que las costumbres navideñas, como el nacimiento, fueron utilizadas por los españoles para evangelizar a los nativos del nuevo mundo. Además, tras su conquista los adiestraron para elaborar las figuras y los motivos.

Mexicanizado

El mexicano no tardó en adoptar la tradición, pero sin olvidar agregar su esencia. En la actualidad, las representaciones cuentan con elementos incongruentes como pasto y árboles (siendo el lugar dónde se supone pasó un lugar árido).

Sin embargo, hay otros elementos que fueron agregados por tener un significado especial, los cuales a continuación especificamos:

María: La fidelidad y el amor a Dios, mujer compresiva y bondadosa.
José: Inspira obediencia y fortaleza,
El niño Jesús: el Rey de Reyes, guía espiritual, que se aloja en el corazón del hombre para transmitirle su amor al mundo.
Burro: El animal más humilde de la creación, motivo por el que fue elegido para acompañar a María y estar en el pesebre.
Musgo: Hierba que deja pisarse por todos los pies, sin importar su clase o posición.
Portal: La sencillez y humildad.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

trece − 2 =