Inicio » Voz Pública » Que más pué… / Carlos Coutiño
Que más pué… / Carlos Coutiño

Que más pué… / Carlos Coutiño

Migración

Cultura de Chiapa de Corzo

El próximo 18 de este mes, es el día del migrante, donde cada uno ha dicho y hecho según su conveniencia, incluye la ONU, INMUJERES, ACNUR, COMAR, Iglesias de distintas denominaciones, incluso gobiernos y sociedad misma y que decir de los propios extranjeros que tienen opiniones encontradas.
La migración nace desde el origen mismo del hombre, primero se llamaron nómadas, mismos que en el caso de América vinieron de Asia para introducirse vía el estrecho de Bering al norte del continente, fue así como se fue poblando estas tierras, y finalmente colocar la colonización a su estilo.
Si nos vamos a la situación de los migrantes, encontraremos que hay un pasaje bíblico, donde Moisés a través de Dios, ordena abandonar Egipto y con ello caminar a una nueva tierra, sin embargo, pasan por poblados y se presentaron enfrentamientos y acciones bélicas.
En este caso, los egipcios y después pueblo de Israel, fueron vistos como enemigos porque llegaron a causar problemas en esos pueblos ya establecidos; lo mismo pasa ahora, pues la situación es cada vez más radical, todo depende del punto de vista y de cómo sea la situación.
Es decir, los migrantes, estarán siendo vistos como enemigos, cuando no aporten nada, sean morenos, se vean socios, quizá tatuados, pero sobre todo, que sean pobres; ese será el verdadero enemigo de los que son oriundos de los pueblos.
Sin embargo, si un migrante, como el caso de muchos empresarios nacionales, incluso en Chiapas se convierten en políticos, serán tratados como verdaderos amigos y más que eso, lo que significa que el problema no es migrar, sino racial, discriminatorio y hasta de falta de humanidad.
Casos muchos, uno de ellos es que asiáticos se han convertido en presidentes municipales en la Costa, otros más diputados y eso no significa que sean rechazados, pues es el pueblo quien vota y busca sufragios para esos extranjeros que están arribando de manera distinta sí a tierras chiapanecas y mexicanas.
Podría catalogarse como “malinchismo”, pero finalmente, se le llama solidario o hermandad, cuando se trata de un blanco, no importa si es de Estados Unidos o de Europa, el chiste es que es bien recibido, porque se podrá obtener algo de ellos, como el tener una amistad con extraños, trabajo que ellos ofrecerán o cualquier otro beneficio.
La realidad de la migración, en este nuevo siglo es parte de un negocio, muchos, en el caso de América, es el poder atender y entender que hay quienes invierten para que salgan y abandonen sus países, con propuestas buenas, aunque el final sea todo lo contrario.
Es importante decir que, México es producto de un mestizaje más allá de la época de la colonia, donde aparecen comunidades de todo tipo, como lo es también Estados Unidos u otras naciones de América, por lo que no debería de espantar, aunque si lamentar que haya quienes se interesen en usar el fenómeno social, como negocio.

Cultura

La fiesta multicultural de Chiapa, inició el pasado 14 de diciembre y concluye el 23 de enero; el sincretismo se hace presente en la primera acción que realizan cientos de floreros que recorren cerros hacia los Altos de Chiapas, por la flor de Nulirosa y Niluyarilu, de acuerdo a la leyenda, se trata de dioses paganos.
El dios sol y la diosa luna, se unieron pero ambos mueren uno en el ocaso y ella en el amanecer, es así como nace un hijo sobre el río, y esa criatura es la flor que llegan a cortar y que hoy pasa a ser una forma de arreglar el nacimiento del niño Dios.
Esta leyenda nace entre los indígenas como muchas más que se concretan en creencias sobre las deidades que ellos tenían en el pueblo de Chiapa, lo cierto es que, con el proceso de entronización del catolicismo, pasa a formar parte de una nueva cultura, que da pauta a las actuales.
Pero no se pierde del todo, el nombre de la flor, la idea del niño que se convierte para los actuales ciudadanos en el Niño florero; todo coincide, pues son las mismas fechas, son las mismas condiciones, nada más que se deja en el olvido al dios indígena, para ser una ofrenda a Dios único.
Los floreros están presentes desde el 14 de diciembre a las 3 de la tarde en el atrio del templo de El Calvario, para iniciar junto a su tambor y carrizo, el recorrido por 8 días, para luego llegar el 21 y de ahí, empieza la “velada de la flor”, se hace el nacimiento tanto del niño florero como del niño Dios en la Iglesia de Santo Domingo.
Es de mencionar que esta tradición cierra el 7 de enero, cuando ellos mismos, acuden a “levantar” la flor y las maderas que sirven para el nacimiento correspondiente, sin embargo los rezos al niño florero es todos los 25 de mes, durante el año que sigue.
Sin embargo los Parachicos aparecen el 4 de enero, ellos hacen su primera aparición para culminar en la actualidad el 23, aunque en realidad era el 22; ellos pasan a ver al Niño Florero, aunque no es propio de su presencia.
En ese intermedio también está la Chuntá, que en esta segunda época, hacen un recorrido similar al del Parachico pero por las noches, eso significa que están en la idea de dar vida a una leyenda llamada María de Angulo, aunque también usan uno de los toques o sones de los Parachicos.
Se sintetiza todo, pues son los mismos ciudadanos que están en una y otra tradición, todo se conjunta y existe una conexión entre ellas y se convierte en la fiesta más larga de Chiapas y quizá del país, donde se venera a imágenes que tienen que ver con la corriente de los dominicos.
No se puede desvincular ninguna de estas tres tradiciones en Chiapa, sin embargo, este pueblo solo en los meses de febrero y julio, no se observa ningún movimiento cultural, aunque no se descarta la presencia de los días que corresponde a los santos y que se traslada en rezos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

8 − 3 =