Inicio » Palestra » RAG y su lenguaje florido / Rodrigo Ramón Aquino
RAG y su lenguaje florido / Rodrigo Ramón Aquino

RAG y su lenguaje florido / Rodrigo Ramón Aquino

Nadie está a salvo de las redes sociales. Descuidos, excesos, situaciones bochornosas encuentran en la realidad virtual su refugio y su mayor vitrina para hacerse bulla.
Si se es una persona pública, peor tantito, el juicio es absoluto y abrumador. Si de por sí queremos que las personas sean congruentes y se conduzcan por la vida de la manera más convencionalmente correcta, lo queremos más de quienes detentan cargos públicos o son representantes populares.
Es un extraño fenómeno en el que el gran conglomerado de usuarios de redes sociales se sitúa en un patíbulo moral desde donde señala con dedo inquisidor y flamígero la pecadora paja en el inicuo ojo ajeno.
Ayer, por ejemplo, circuló un audio en el que se escucha al senador Roberto Albores Gleason, presidente estatal del Partido Revolucionario Institucional, equivocar el nombre de la secretaria general del PRI en Comitán.
“Cómo estamos. Ahora sí que estamos sudando la camiseta. Estoy seguro que con la fuerza de las mujeres, con la fuerza de las mujeres comitecas, que se escuche bien, que se escuche fuerte. Con el liderazgo de las mujeres, como la que hoy toma protesta, mi amiga Mayra Alfonzo Vaca, y con la secretaria del partido: Gabriela Adrián de la Verga.”
Claro que inmediatamente después corrigió el apellido, pero para los líderes morales de las redes sociales esto es motivo suficiente para intentar generar polémica, señalarlo de grosero y falto de respeto y otros tantos ramilletes de lindezas.
Yo, en realidad ni conozco a Albores, no somos amigos. Lo he saludado en un par de ocasiones en eventos públicos y seguro hay mucho qué criticarle y escribir de él, pero periodísticamente hablando, el que haya dicho “de la verga” por error no me lo parece. Pero seguro ya habrá.

Ágora

Todo mundo habló de ellos. Desde que eran novios. Que era un montaje, que se gastarían la paga del mundo en su enlace matrimonial, que remodelaba con erario público la catedral de Tuxtla para ello. Hasta tuvo que enviar una carta aclaratoria al periódico Reforma por un asunto meramente privado.
Finalmente, y de manera sorpresiva, el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, y la cantante Anahí Puente, sorprendieron no sólo al pueblo de Chiapas sino al país con su sorpresiva boda en la Catedral de San Cristóbal de Las Casas muy por la mañana del sábado.
No tenía por qué ser así, pero así fue. Y si en ello tuvo algo que ver la presión mediática pues muy mal porque su boda no era de interés periodístico. Estos nos recuerda que algunos medios de comunicación locales, principalmente los que veían demasiada exposición de la relación, fueron los primeros en publicar el enlace y sí, criticarlo.
Mi lectura práctica: si, concediendo, publicitar el noviazgo y anunciar con tanta antelación las intenciones de boda tenía fines de publicitación y posicionamiento del titular del Ejecutivo de Chiapas con fines políticos, llegó el momento en que la propia expectativa y las especulaciones superaron el costo-beneficio y cerraron el capítulo de un certero machetazo. Ahora, si fuese estrategia, la atención se centrará en la posibilidad de un futuro heredero.

Corrillo

Si los candidatos del PRI-Verde se han visto fortalecidos con la presencia del senador Roberto Albores Gleason o de Luis Armando Melgar Bravo en sus mítines. A 20 días de inicio del proceso electoral federal, los candidatos a diputados federal por el PRD están recibiendo un importante respaldo del senador Zoé Robledo, principal impulsor de la iniciativa 3de3, que ahora en su modalidad de Candidato Transparente, les confiere legitimidad y genera confianza por parte de la población. La transparencia como bandera del proyecto político de izquierda en el estado les dará a los candidatos y candidatas perredistas el oxígeno necesario para hacer frente a la avasallante publicidad con la que han caminado sus adversarios.

Contacto:
9611395592
7F036FBB

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

diez + 5 =