Inicio » Palestra » Rodolfo Calvo, otro uno a la Unach / Rodrigo Ramón Aquino
Rodolfo Calvo, otro uno a la Unach / Rodrigo Ramón Aquino

Rodolfo Calvo, otro uno a la Unach / Rodrigo Ramón Aquino

Lo que más se sabe de él es que es empresario de bares, de medios de comunicación y karateca, pero de un tiempo a la fecha ha desplegado una amplia campaña de posicionamiento como académico y como docente 100% unachense. Adivinó. Quien también aspira a reemplazar a Jaime Valls Esponda en la rectoría de la Universidad Autónoma de Chiapas es Rodolfo Calvo Fonseca.
El doctor, como gusta se refieran a él, ha hecho circular profusamente su historial. Si uno se asoma un momento al muro de Facebook del actual secretario general de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, se hallará con la siguiente información:
Nació en el municipio de Venustiano Carranza el 12 de noviembre (ya mero su cumple) de 1965. En el ámbito formativo presume dos licenciaturas: una en Contaduría Pública (Unach), otra en Periodismo y Comunicación Colectiva (en la Frayba). Dos maestrías: en Telecomunicación (UPSUM) y en Administración y Organización (Unach). Y, como cereza en el pastel, dos doctorados: en Derecho Público por el Instituto Nacional de Estudios Profesionales (no lo encontré en internet) y un Honoris Causa por el Instituto Americano Cultural.
De su trabajo en la Unach dice: “Imparte cátedra en su alma máter, la Universidad Autónoma de Chiapas, desde hace 25 años y otras universidades. Ha impartido clases a más de diez mil alumnos. Es copiosa tanto su dinámica como docente, investigador y difusor, y consta de libros publicados, tesis dirigidas, y un ánimo desplegado en todo lo que hace, pero sobre todo su compromiso de vida es servir a Chiapas” (yo no lo digo, así dice su currículo).
Ha sido consejero Técnico de la Facultad de Contaduría y Administración C-1 (2007-2009) de la Unach. Consejero Universitario (2007-2009). Director de la Facultad de Contaduría y Administración C-I y actualmente es secretario general de la Unicach.
En el ámbito político, bien posa en la fotografías con el gobernador Manuel Velasco Coello, como con el secretario de Hacienda de México, Luis Videgaray.
Aún con lo anterior, y por alguna razón que no alcanzamos a comprender del todo su reputación no es precisamente lo que él quisiera que fuese. Quizá su éxito financiero le ha ido generando al paso de los años numerosos enemigos. Su personalidad y trato no sean los más empáticos que pudiesen encontrar en la comarca. Algo, finalmente, no termina de cuadrarle al respetable.
Pero más allá de hablar de lo cae bien o no que son los aspirantes a la rectoría de la Unach, aquí le hemos estado presentando los perfiles que abiertamente se han mostrado interesados, o la rumología los ha puesto en el mapa sucesorio. Mañana examinaremos un último perfil. Uno por el que ha habido manifestaciones, huelgas de hambre y molestias por su posible reelección: Jaime Valls.

Ágora

El académico de la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach), Jorge López Arévalo, inició una huelga de hambre en el Congreso del Estado para exigir respeto a la autonomía de la máxima casa de estudios de la entidad.
López Arévalo consideró que las modificaciones que el Congreso realizó a la Ley Orgánica de dicha institución, específicamente a los artículos 12 y 22, que impone un límite de edad de 60 años para ser rector y que prohíbe la posibilidad de reelección, respectivamente, son la peor agresión a la que la Unach se enfrenta en sus 40 años de historia.
En contraparte, sus críticos, los que consideran una irresponsabilidad llamar a la comunidad universitaria a radicalizar sus protestas, los que afirman que se aprovecha del espíritu solidario de los universitarios chiapanecos con el caso Ayotzinapa, ahora lo señalan de farsante, porque fue precisamente mediante una imposición que llegó a ser secretario académico en el rectorado de Jorge Ordóñez (el número de críticos aumenta, y si huele a campaña y se ve como campaña, seguro es un pato).

Corrillo

A la limpia de contaminación visual emprendida por las autoridades municipales de Tuxtla, ayer se sumaron manifestantes universitarios, que, con conejobus incluido, peinaron el bulevar de propaganda gubernamental. Algunas personas aplaudieron la acción, otros, en cambio, la calificaron como cercana al vandalismo al secuestrar una unidad de transporte público. La realidad vista en dos ópticas.

Contacto:
roraquiar@hotmail.com

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*