Inicio » Voz Pública » Tubo de ensayo / René Delios
Tubo de ensayo / René Delios

Tubo de ensayo / René Delios

Y es que no demora.
Antes de que termine el año veremos a un buen de gobernantes renegar de sus partidos, renunciar a éstos, en especial los que son señalados por supuesta corrupción, desvío de dineros públicos y enriquecimiento ilícito, e investigados por la ASF.
Veracruz y Quintana Roo delante entre once entidades mínimo y de todas las siglas indistintas.
Leemos en las redes que los ciudadanos se le van a la yugular a sus gobernantes.
¿Es sufiente?
Los señalamientos que se le hacen los gobernantes en una guerra sin cuartel, especialmente para los mandatarios salientes, y esos a nuncios de miles de millones de pesos, no aterrizan: cuantos son y solo tres se exhiben
¿Por qué?
Los gobernadores de Chihuahua, Quintana Roo y Veracruz, son los principales involucrados en una serie de supuestos ilícitos que ya ellos mismos se encargaron de desmentir. Resalta Javier Duarte de Ochoa, gobernador de Veracruz aún, quien asumió el asunto como algo personal y enfrenta frontalmente al gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares, un panista que ha jurado a sus nuevos gobernados que lo verán en la cárcel.
Ambos se han demandado ante los tribunales y uno y otro se acusan de contar con millonarias propiedades y ser dueños de fabulosa fortunas, en un viejo pleito que data desde que el gobernador de ese estado era Fidel Herrera Beltrán, el eterno adversario de Yunes Linares, quien acusa de haber comprado votos a favor de Duarte. Recordemos que Yunes Linares compitió con duarte hace cuatro años para gobernar Veracruz.
En medio de ello se encuentra el que Duarte de Ochoa haya vencido en las urnas a Yunes Linares, en su primera intentona por ser gobernador de Veracruz.
Desde fecha el hoy gobernador electo se dedicó a mostrar los abusos cometidos desde el gobierno de Javier Duarte y una y otra vez quedó evidenciado el respaldo que desde la administración pública estatal se hacía al partido en que milita el gobernador, el PRI.
La cosa es que con todo y eso, no el PRI sino Duarte perdió en una como derrota anunciada, en uno de los gobiernos estales más nefastos que se han conocido en México.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

15 + 17 =