Inicio » Entre-Vistas » Zoé Robledo: la elección de dirigente no lo es todo
Zoé Robledo: la elección de dirigente no lo es todo
Senador Zoé Robledo Aburto. Foto: Visión Chiapas

Zoé Robledo: la elección de dirigente no lo es todo

El gran reto de los nuevos consejeros nacionales y estatales será asumir como propios los temas de la agenda legislativa del PRD e impulsarlos en los estados; entre ellos: la consulta popular, el aumento al salario mínimo y la transparencia

Rodrigo Ramón Aquino

El pasado 7 de septiembre, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) llevó a cabo su elección interna de consejeros nacionales, estatales y congresistas. Por primera vez en la vida democrática del país, el Instituto Nacional Electoral (INE) fue el encargado de organizar y calificar la jornada.
Dicha elección no sólo hizo uso de las nuevas atribuciones que la reforma político-electoral confiere al INE, sino que enfrentó al partido a su realidad: conocer, sin maquillajes, su padrón real, y dónde se encuentra más concentrado; además, obligó a los dirigentes de las diversas corrientes internas a ponerse de acuerdo para dar ese paso a la vida ordenada e institucional que está buscando.
La historia del Sol Azteca nos recuerda que por lo regular las contiendas internas terminan dividiéndolo, lastimándolo y abonando a la percepción de que es un partido que no sabe ponerse de acuerdo, un partido que no sabe procesar sus diferencias. Prueba de ello es que aun con la participación de la autoridad electoral se presentaron inconformidades y acusaciones de fraude que tendrán que resolverse por la vía legal.
Con todo, el gran reto de los 17 consejeros nacionales y los 150 consejeros estatales electos en Chiapas no será la elección de los nuevos dirigentes del partido, lo que es sólo una parte del paquete, sino impulsar en el estado la consulta popular que revierta los efectos de la reforma energética. Al menos así lo considera el senador Zoé Robledo, quien ve en la conformación del nuevo Consejo General una oportunidad de trascender la sola búsqueda de equilibrios electorales.
“Yo creo que ocupar una consejería es uno de esos cargos que deben desempeñarse con mucho honor, con mucha responsabilidad y sobre todo con el entendimiento de su dimensión y de su importancia. Los nuevos consejeros deben ser los voceros de las causas que defiende el partido en los espacios donde tengan liderazgo. Principalmente deben asumir como propia la agenda legislativa tanto de los diputados como de los senadores y de la propia dirigencia nacional, en materias tan sensibles como son el salario mínimo, la migración y la transparencia.”

Oportunidad histórica

–Durante este tercer año de la 62 legislatura, el PRD ocupa tanto la presidencia del Senado, con Miguel Barbosa, como la de diputados, con Silvano Aureoles. Mucho se ha dicho que es un pago por las reformas.
—No. El hecho de que hoy el PRD tenga ambas presidencias es una victoria de la izquierda y un reconocimiento de sus aportaciones al país, pero también es una oportunidad en dos sentidos: primero, el PRD sabe respetar las instituciones, y esa confianza debe servir para presentarse como una opción real y viable de gobierno. Segundo, es un compromiso con los ciudadanos, porque sabremos qué beneficios han tenido luego de un año de que el PRD dirigió el Legislativo. Si no hay beneficios, entonces no habremos acreditado ni merecido el haber estado en esas posiciones.
Para Robledo la transparencia es el tema que puede hacer la diferencia en el Congreso de la Unión, porque es precisamente la idea de corrupción y de dispendio lo que más aleja a la ciudadanía de sus representantes (sobre todo cuando están recientes casos como las mochadas, las montadas y las fiestas privadas de legisladores): “Si en un año nosotros podemos acreditar que el PRD hizo un ejercicio más responsable, más transparente y más austero, entonces habrá valido la pena”.

La competencia de izquierda

—Atendiendo la opinión de algunos analistas políticos, ¿compartes la idea de que el voto de izquierda se va a dividir entre los partidos tradicionales y la nueva opción que representa Morena?
—Yo creo que Morena va a tener un buen resultado. Va ir por primera vez a una contienda electoral en la que tiene que ir solo para acreditar que su registro también se traduce en votos y alcanzar el tres por ciento para mantenerlo. Yo reconozco el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador, siempre lo he dicho como perredista, lo respeto, y, además, yo creo que es importante que sigan creciendo las expresiones de izquierda en el país. No iremos juntos en esta elección, pero eso no significa que haya un divorcio o un distanciamiento permanente. Yo lo he dicho en varias ocasiones, este debería ser el momento del reencuentro de las izquierdas, no para la parte electoral, sino para los grandes temas del país, principalmente la reforma energética.
—¿Zoé buscará a los dirigentes de Morena en el estado para impulsar la Consulta Popular?
—Por supuesto que sí. Nosotros hemos dicho que éste debería ser un esfuerzo compartido. Sobre todo para que la gente sepa que hubo una reforma, que es una reforma que le puede hacer daño al estado. Hay cuatro temas que nos preocupan y que sabemos que a Morena le preocupan también: el despojo de tierras, la posibilidad de despidos tanto de CFE como en Pemex, los posibles daños ambientales que puede generar la exploración y explotación de hidrocarburos y leyes menguadas para combatir a corrupción. Las cuatro “D” de la reforma energética: despojo, desvío, daño y despidos.
—Qué opinas del nuevo partido local, que a decir de su “líder moral”, es de centro izquierda: Mover a Chiapas.
—La definición de un partido político en el espectro ideológico no es de facto ni es producto de una decisión ni de una declaración pública. Es producto de un comportamiento político. Es producto de una actitud frente a gobierno. Ser de centro izquierda, o querer ocupar ese espacio con un dicho no es suficiente. Es un partido nuevo y no lo ha acreditado. Veremos cuál es su comportamiento.
Para el legislador chiapaneco es importante no confundir a los auténticos partidos de izquierda con otros que se declaran así como una oportunidad política de capitalizar la enorme preferencia electoral que hay en un importante sector de la población.
“Yo creo que la izquierda siempre ha entendido aquella máxima que dice ‘la tribu crece y se enriquece cuando mucha gente piensa diferente’, por eso no creo que se vaya a pulverizar el voto del sector, al contrario se va a sostener entre varios partidos, los que ya conocemos. La izquierda en nuestro país se entiende como un movimiento de muchas expresiones, por eso no creo que sea un tema para preocuparse”.

CASO CHIAPAS
Para reposicionarse en Chiapas, el PRD debe definirse como una oposición responsable, pero sin perder su sentido crítico, contestatario. Vaya, lo que hace cualquier partido de izquierda en el mundo: reconocer cuando las cosas se hagan bien, pero también señalar cuando se hagan mal y ser, sobre todo, el vínculo de las organizaciones sociales, de las asociaciones culturales, de los liderazgos que hay en el estado, con la vida institucional. Creo que eso es una parte fundamental, regresar a sus valores y sus principios que le permitieron tener una preferencia de izquierda tan grande.
ZOÉ ROBLEDO

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

uno + veinte =