Inicio » Colores » Zoomat se cubre de misterio
Zoomat se cubre de misterio

Zoomat se cubre de misterio

En conjunto con una agencia de viajes, el zoológico prepara actividades nocturnas: recorridos amenizados por leyendas tuxtlecas

Ana Liz Leyte / Aquínoticias

Realizar un recorrido nocturno dentro del Zoológico Miguel Álvarez del Toro (Zoomat), pero, además, escuchar y ver la representación de leyendas tradicionales de la entidad -especialmente de Tuxtla Gutiérrez-, es el nuevo y temporal atractivo de este espacio.

Miceli Hernández, coordinador estatal para el mejoramiento del Zoomat, detalló que este recorrido se está llevando a cabo en conjunto con agencias de viajes, quienes buscan darle un plus a las atracciones y actividades dentro del Zoomat, pero, además, incidir en el turismo y la derrama económica para la capital del estado.

“Tratar de hacer que como es un evento nocturno, el turista se tenga que quedar una noche más, eso tienen un impacto positivo en el turismo en el municipio”, detalló.

Este peculiar recorrido tiene un costo de 250 pesos por persona y para que se pueda llevar a cabo, se requiere un mínimo de 12 personas y máximo de 16 y aunque es una de las atracciones que ofrecen las agencias de viaje, quienes estén interesados, pueden acudir a las instalaciones del Zoomat para conocer las próximas fechas del recorrido.

El coordinador de mejoramiento del Zoomat, indicó que esta actividad se está realizando por la temporada de Día de Muertos, pero dependiendo de la respuesta de la ciudadanía, probablemente se mantenga a mediados de diciembre.

Leyendas más populares en TGZ

Las dos leyendas más populares en la capital chiapaneca, son; “La carreta de San Pascualito” y “La Tsigua”, ambas heredadas de generación a generación hasta la actualidad.

La Carretera de San Pascualito

Es la historia de un santo, uno muy distinto, pues está asociado a la carreta del mensajero de la muerte.

Leyenda de “La Tisigua”

Los viejitos de los ranchos decían historias de una mujer que se les aparecía a los jóvenes que se quedaban largas horas bañándose en las pozas de río Sabinal.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

tres × 4 =