Inicio » Colores » Pozol, un amor compartido más allá de nuestras fronteras
Pozol, un amor compartido más allá de nuestras fronteras

Pozol, un amor compartido más allá de nuestras fronteras

Como buen chiapaneco es natural considerar propio algo que nos caracteriza, sin embargo, la “bebida de los dioses” no es el caso. Es un vínculo compartido en la actualidad con Tabasco y Centroamérica. Acompáñanos a conocer la historia

Marco Aquino / Aquínoticias

El pozol, del nahuatl “pozolli”, es una bebida espesa, a base de cacao y maíz, de origen mesoamericano, que sigue siendo consumida y muy popular al sur de México y aunque muchos creemos que es exclusiva de Chiapas, la verdad es que no.
La bebida es un vínculo con otros estados e, incluso, países. En Tabasco, los mayas chontales le llamaban “pochotl” así como parte de Centroamérica, en particular en comunidades indígenas.
Antiguamente era igualmente consumido en diversas regiones de Oaxaca y el sur de Veracruz.
El pozol debe su popularidad a varios factores, algunos de ellos de carácter tradicionalista. La razón de esto es que el pozol tiende a asentarse después de un par de minutos, quedando en el fondo del recipiente un residuo llamado “shish” o “shishito” en Tabasco o “musú” o “motzú” en Chiapas, constituido de masa y cacao, o sólo masa en el caso del pozol blanco.
Al agitarlo nuevamente, con el característico movimiento elíptico, llamado “meneadito del pozol”, este retoma su consistencia espesa.

Pozol blanco (sin cacao)

Como se dice popularmente en Tabasco “es una bebida comestible”, haciendo alusión a que, al tiempo de tomarlo, se mastica el “shish”, calmando de esta manera la sed y el hambre simultáneamente.
Respecto a la referencia cultural de la palabra “shish” ésta proviene del vocablo maya que significa “resto” o “residuo”, aplicada al asentamiento de algún solvente diluido en agua.
En el estado de Tabasco es posible encontrarlo prácticamente en todas las comunidades urbanas y rurales, y es consumido por la gran mayoría de la población en sus tres modalidades: con cacao, blanco o agrio, y también el llamado chorote.

Pozol negro (con cacao)

En la actualidad, en muchos de estos establecimientos, el pozol se ofrece natural, con azúcar o con leche.
Aunque la forma tradicional de tomarlo es sin azúcar, y se acompaña con dulce de papaya, dulce de “oreja de mico” (una especie de papaya pequeña), dulce de coco o simplemente con sal y chile amashito o piquín.
En Chiapas es muy común también encontrarlo en casi todas las comunidades del estado. En ciudades como Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de las Casas, Tapachula, Tonalá y Chiapa de Corzo, entre otras, existen muchas “pozolerías” y puestos de aguas frescas, en donde se puede degustar esta bebida.
A esta bebida chiapaneca y, por qué no, tabasqueña clásica, se le puede añadir flor de chorote, piste (semillas de zapote tostadas), camote, etcétera.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

12 − diez =