Inicio » Voz Pública » Qué más pué… / Carlos Coutiño
Qué más pué… / Carlos Coutiño

Qué más pué… / Carlos Coutiño

Leyendas de Dios

De acuerdo al Torá, libro de la ley mosaica de los judíos; “en cada generación, nacen entre los judíos 36 hombres justos elegidos por Dios, para cargar con los sufrimientos del mundo, y a los que él ha concedido el privilegio del martirio; ni ellos saben quiénes son. Cuando el justo desconocido llega al cielo, está tan helado que Dios debe calentarlo durante mil años entre los dedos hasta que su alma pueda abrirse al paraíso”.

México y Chiapas en particular; podría hablarse de dirigentes sociales, de grupos civiles, políticos, hasta periodistas; que se autodenominan estos 36 hombres justos, que siempre intentan cambiar al mundo, sin conseguirlo; primero porque no son justos y segundo porque el interés es otro.

Quizá no sean hombres en número ordinario, sino espacios; es decir, los indígenas, campesinos, mujeres asesinadas, niños violados, enfermos terminales, entre muchos más, de quienes descansa ese dolor de todo un pueblo.

La pobreza, la marginación, el olvido, la enfermedad, la falta de educación, es lo que aniquila a cualquier persona y sociedad; no basta con escribir y pensar, es necesario actuar, el problema es que no se sabe cómo hacerlo y que cosa es lo que se tiene que hacer.

Independientemente de acusar a Obrador ahora, Salinas, Fox, Calderón, o cualquier otro en su momento, los gobernadores y presidentes municipales, sería bueno entender un poco de lo que es la política y la política social; donde habría que culpar a todos sin excepción, de lo que somos y como estamos.

Los gobernantes no llegan solos, llegan porque han engañado a la sociedad, diciendo que la voz del pueblo, es la voz de Dios, pero la culpa es de la ciudadanía, que aplaude eso, que los eleven para luego dejarlos caer, son los mismos habitantes quienes son el circo del mundo.

Todo está tan claro, que termina siendo confuso para la casi totalidad humana, por eso siempre el gobierno gana, porque el pueblo sigue creyendo en leyendas, creadas como cortinas de humo, para distraerlos de lo que realmente se viene encima.

Si en esos 36 hombres, descansa la humanidad, donde podrían estar ahora, cuando vemos tantas muertes, tanta desgracia, ese dolor provocado por otros hombres denominados de poder económico, el verdadero opio de la sociedad, en una antítesis de Carlos Marx, que aseguran que el capitalismo ha sido base de desarrollo.

Pensar que la economía será la salvación, es un error, pero peor aún que esto será mediante la tecnología y el hombre se convertirá en esclavo de su creación, intentar no pagar al hombre, sustituyéndolos por robots, es una tontería, pero más lo es, cuando se ve que esto está a la vuelta de la esquina.

Si el ser humano, decidiera unirse en un bien común, quizá se estaría mejor, pero simplemente no lo intenta, solo se queda en un veremos o un más adelante, la mediocridad termina por aplastarlo y seguir exactamente como hace 4 mil años, el mismo modelo de vida, que no se quiere pero que se acepta.

o Sismo.

El 20 de octubre de 1995, Chiapas se cimbró con un sismo de 7.1, la destrucción fue elevada, para Chiapas fue un recordatorio de lo que ha sido el estado por sus fallas geológicas y un aviso de lo que sería el 2015 y 2017; el gobierno de ese entonces, Julio César Ruíz Ferro, evita una reconstrucción y aprovecha el saqueo.

Los daños mayores fueron por el mismo epicentro en Jesús María Garcia, Nuevo México, Benito Juárez, todos del municipio de Villaflores, aunque la fuerza llegó a todo el estado.

El gobierno ocultó lo que pudo y como pudo, el Congreso en ese entonces solo dijo, un minuto de silencio y solidaridad de boca, la reconstrucción fue parcial, curiosamente los mismos templos, monumentos históricos, viviendas que en ese año fueron dañadas y según apoyadas para una restauración, fueron las que nuevamente salieron dañadas, es decir, una farsa gubernamental.

En ese entonces datos oficiales, dieron a conocer que cerca de mil 500 casas, monumentos y zonas, terminaron destruidas por la sacudida, mientras que 3 mil 500 más presentaron daños parciales, hoy solo queda en la memoria, algunas más ni siquiera en la mente de los actuales ciudadanos.

La población es dada en olvidar de inmediato, no recuerda de estos hechos, si fuese lo contrario, en este momento las condiciones es cuanto al auto cuidado serían otras, como el tema de la construcción de viviendas, lugar para edificar, el cuidado del medio ambiente entre otros.

El problema, radica en muchos sentidos, hace 24 años fue el sismo del 95, pero estadísticamente hay temblores que coincidentemente se presentan cada 20 años con una magnitud superior a los 7 grados, los datos señalan 1955, 1975, 1995, 2015, quizá como mero pronóstico, sería en el 2035.

Sin embargo, hay una excepción, el temblor del 2017; que pese a lo que se diga, se deriva de una de las capas que no tenía una presencia tan especial como se vio ese 7 de septiembre, donde al final, queda demostrado que los epicentros no solo se dan en las fallas geológicas, sino en cualquier otro punto.

El único dato investigado, es el sismo más fuerte que ha padecido Chiapas, es el que provocó la creación del cañón del sumidero, que puede o no darse un fenómeno similar, tomando en cuenta que se está en la siguiente etapa de la tierra, es decir dejamos la cuaternaria.

Lo que sigue, es impredecible para todos, los sismos si se pueden predecir, pero también se pueden provocar, así que lo único que no se sabe, es el hecho del cómo el planeta habrá de transformarse, donde acepte o no de nuevo al ser humano como su huésped.

Más allá de un sismo, será un cisma lo que termine con todo, pero finalmente, es importante el hecho de que se logre una resiliencia, pero que para ello es necesario educación.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

19 − diecisiete =