Inicio » Colores » La desmitificación del “dios” del fútbol: Maradona en Sinaloa
La desmitificación del “dios” del fútbol: Maradona en Sinaloa

La desmitificación del “dios” del fútbol: Maradona en Sinaloa

La serie documental es de 7 capítulos y está disponible en Netflix

Sandra de los Santos / Aquínoticas

A mi querido tío Oscar de los Santos con quien disfruto mucho el fútbol

Aparece Maradona cantando el himno de Napolés en italiano a lado de él está el presidente del club dorados de Sinaloa, José Antonio Núñez. Van en el autobús con el equipo de fútbol rumbo a San Luis Potosí a disputar la final con toda la esperanza de ganar el título. A Maradona se le ve feliz, extasiado recordando sus momentos más gloriosos “imagínate 10 mil almas cantando eso mientras salíamos a la cancha” le dice a José Antonio y el “número 10” se queda cantando, recordando. Esta es una de las escenas de la serie documental “Maradona en Sinaloa” que narra en 7 capítulos el paso del futbolista Argentino como director técnico de los “Dorados de Sinaloa”.

Jamás lo dice en el documental, pero tal vez por esos tiempos gloriosos es que aceptó ser director técnico en un equipo de segunda división en México, por la esperanza de que se repitiera la historia. Maradona salvó al Napolés de caer en el descenso en los 80´ y aspiraba a hacer una hazaña semejante con “los dorados”. Entre más grande es el reto mayor la gloria.

Los capítulos de la serie documental no tardan más de 35 minutos cada uno y algunos de ellos podrían pasar como un episodio de la serie Club de Cuervos, que también habla de fútbol, así de surreal y cómicos se vuelven algunos momentos del  “pelusa” en su paso en Sinaloa. El propio presidente del equipo de Sinaloa  se convierte en muchos momentos en un “Chava Iglesias”.

Si bien, el documental se centra en Diego Armando Maradona también se dedica tiempo a los jugadores, a poner en contexto la llegada del futbolista Argentino, el presidente del equipo, la afición, el tema del narcotráfico en Sinaloa.

La serie está lejos de ser una oda a Maradona, más bien dibuja al personaje, lo hace terrenal,  con sus idas y venidas, capaz de enloquecer por el resultado de un partido, pero también terminar diciendo: “en desgracia están quienes no tienen qué comer o dónde dormir, esto solo es fútbol”. Lo muestra volátil, pero también querendón y divertido. Capaz de enfadarse con niños que le piden un autógrafo, pero también de bailar salsa a la mitad de la cancha. Las personas, finalmente, no son blanco o negro, están en medio de todo eso y muchas de ellas se quedan en el umbral aunque les digan “dios”.

Maradona que tocó el cielo, que 10 mil almas coreó su nombre en un estadio. Maradona que se quedó solo el día en que dio positivo en el antidoping, el mismo hombre que salió en hombros de un estadio; pero que también fue sacado arrastrado del mismo lugar en un mundial. Maradona a quien la vida le ha dado un sinfín de oportunidades para volver hacerse, que pateaba el balón como ninguno, y que ahora camina torpe por la cancha. Al final de ver la serie, al menos a mí, me dejó la sensación de que en la vida a veces se gana, se empata, se pierde, pero siempre hay la oportunidad de empezar de nuevo en el próximo torneo.

Si a usted le gusta ver el fútbol más allá del deporte, más allá de un balón rodando por la cancha, esta serie documental le va hablar al oído. Está disponible en la plataforma de Netflix desde noviembre y puede ser una buena opción para estas vacaciones.

 

 

 

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

cuatro × 3 =