Inicio » Voz Pública » Qué más pué… / Carlos Coutiño
Qué más pué… / Carlos Coutiño

Qué más pué… / Carlos Coutiño

Vulnerabilidad de artículo 6 y 7 Constitucional

La Radio que muere en Chiapas

Las críticas de ciudadanos, por todo y para todo; ha ido en aumento, pareciera ser incongruente por un lado, mientras que por el otro se está convirtiendo en lo que dijo Eduardo Galeano, al citar “Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”.
Nos sentimos dueños de la verdad, creemos que lo que nosotros decimos, es único y lo que dicen los demás es una falacia, quimera y utópico; se dice sí a la vida, pero se invita a matar, se pide paz a cambio de violencia, odian al migrante, pero desean ser extranjeros, el mundo y México en especial, está divido en dos, en los que se dicen buenos y los que se les dice malos.
En fechas recientes el youtuber Chumel Torres, seguido por miles por la forma de dar una noticia, se le ocurrió mofarse sobre el tema de un niño quemado por frijoles, si bien es cierto, no es como para el humor negro, tampoco es para linchar a alguien, porque cosas que realmente son indignantes, nadie dice nada.
El problema es si, un indigente dice que tenemos que cuidar la familia, nadie le hará caso; pero si lo dice un artista o un “dirigente”, entonces vendrán los aplausos, las consideraciones y aparecerán millones de veces en las redes sociales, es decir, hoy los valores tienen colores, números y formas.
De acuerdo a lo visto en medios de comunicación extranjera, pareciera que el Socialismo es visto como símbolo de libertad, es decir, la opresión, la aplicación excesiva del Estado de Derecho, la represión, todo lo que se condena, es bienvenido, y como no, si para el capitalismo el socialismo es también negocio.
El problema, es que se quiere que la ley exista para otros, pero no para uno, lo mismo con los negocios que venga a mí y no para los demás, ejemplos muchos, por eso se retoma esto nuevamente de Galeano cuando expresa “Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen”.
Basta ir cerrando, al decir que hoy con lo anterior citado, el artículo sexto Constitucional, dice que la manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público.
Pues ni se sanciona cuando ataca a la moral, ni a la vida privada que terminan haciéndola pública, pero la libertad ni siquiera debería ser un punto Constitucional, es algo intrínseco, es increíble que el gobierno nos diga que podemos pensar, o tenemos el derecho a pensar, es absurdo y agresivo.
Y eh aquí el problema, porque eso ha dado pie, a que hoy ideas como el querer decir que soy, quien soy, y peor aún, que quiero hagan y sean los demás; todo se ha convertido y trasladado a lo jurídico, haciendo una mofa de lo que es la ley, bajo el argumento que es un acto de justicia.
Finalmente en el artículo séptimo, cita: Es inviolable la libertad de difundir opiniones, información e ideas, a través de cualquier medio; esto también queda en el papel, pues la información si es un poder, pero para los empresarios, para los negociantes, donde no se usa para mejorar la vida de la sociedad.

• Radio

El anuncio de IFETEL, al señalar a una veintena de emisoras en el país que cerrarán sus transmisiones, dos de ellas en Chiapas, provoca melancolía, pues una de ellas será lo que fue la XEUE en el 580 de AM hoy también en FM; no pagó por el uso de espectro radioeléctrico, lo que junto a otra de Tapachula, podrán ser licitadas a nuevos concesionarios.
La UE, fue la única estación que transmitió por años radionovelas, programación con contenido, donde la gente chiapaneca era tanto su amor a la emisora, que no solo enviaba miles de cartas para saludos, sino que también enviaba costales de maíz, frijoles, queso, gallinas y guajolotes, en ocasiones hasta algunos pesos.
La gente admiraba, lloraba y reía con esos programas, como Kalimán, Porfirio Cadenas, el ojo de vidrio, que decir de 3 patines, entre muchas radionovelas que en realidad hacían que la imaginación hasta del más pobre, volara y entendiera lo que acontecía en ese lapso de transmisión.
Los programas infantiles, noticieros apoyados con teletipo, las voces incluso donde aquellos locutores habían pasado el examen en la Ciudad de México para la licencia de locutor, porque antes hay que decirlo, un locutor es aquel que tiene el arte del buen decir, hoy en Chiapas, ya no queda uno solo.
La caída de una radio en Tapachula será doloroso para los de la perla del Soconusco, pero más será para Tuxtla, pues lo mismo ocurriría si fuese la XETG de Radio núcleo por su estilo incomparable, llegaba a la clase social alta, con música instrumental, voces consagradas y estilo propio para los ese nivel; o que decir de XEON, Radio Mexicana, otra que es un ícono y única en su género ranchero mexicano, las tres de la capital.
Es ahí, donde se debe trabajar para mantenerlas vivas, abiertas y activas, son referencias de lo que es Chiapas, perderlas, sería un error, como un error es la transformación que tienen en las emisoras, al pensar que el relajo, es hacer radio, pues se olvida el informar, divertir pero sobre todo el educar.
La radio, se volvió vulgar, agresiva, hostiga y lastima al oírla; si se hiciera un examen como antes, quizá solo tendríamos operadores, pero los cambios tienen que darse y dar paso también a ideas nuevas, pero que realmente conduzcan a un proceso de respeto, credibilidad y atención a quienes hacen el favor de escuchar.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

1 × 1 =