Inicio » Mundo » Trump está encaprichado, podría poner a EU en peor crisis
Trump está encaprichado, podría poner a EU en peor crisis

Trump está encaprichado, podría poner a EU en peor crisis

El presidente está amenazando con salir de su callejón sin salida, pero de la peor manera: declarando una emergencia nacional para poder eludir al mismísimo Congreso y construir su muro fronterizo. Que se salga con la suya, aunque poco probable, es un peligro latente

Agencias

Donald Trump está amenazando con salir de su callejón sin salida debido al cierre del gobierno mediante el ejercicio de un amplio poder presidencial para declarar una emergencia nacional para poder eludir al Congreso y construir su muro fronterizo.
La táctica de Trump se produce mientras la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se prepara para acumular presión política sobre el Partido Republicano esta semana con un conjunto de proyectos de ley diseñados para abrir agencias cerradas y demostrar que los demócratas pueden brindar un gobierno creíble.
Pero como el Senado liderado por los republicanos solo actuará sobre un acuerdo que sea firmado por Trump, los partidos se mantendrán tan separados como siempre a medida que el cierre de gobierno se encamina a una tercera semana con cientos de miles de trabajadores del gobierno sin recibir su pago.
“Estamos ante una emergencia nacional porque tenemos una emergencia nacional, simplemente lean los periódicos”, dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca el domingo.
La amenaza de Trump es un movimiento característico de un presidente que a menudo intenta escapar de una crisis iniciando una controversia aun mayor, con la esperanza de desequilibrar a sus enemigos y disfrazar su propia posición vulnerable.
Pero tal declaración podría encender una tormenta legal y política si sigue adelante, escalando el amargo enfrentamiento sobre el muro y sus políticas de inmigración de línea dura a un duelo constitucional sobre el poder ejecutivo.
Las conversaciones realizadas durante el fin de semana que involucraron a miembros del personal del Congreso y fueron dirigidas por el vicepresidente Mike Pence no lograron un progreso significativo para finalizar el enfrentamiento.
Trump está exigiendo más de 5,000 millones de dólares en fondos para el muro antes de acceder a reabrir el gobierno. Los demócratas han ofrecido alrededor de 1,500 millones de dólares para la seguridad fronteriza, pero ningún dinero de los contribuyentes para un muro, que el presidente prometió que México pagaría.
Ambas partes parecen estar profundizando en un enfrentamiento que se ve exacerbado debido a que es la primera lucha de voluntades en la nueva era de gobierno dividido después de que los demócratas tomaran el control de la Cámara de Representantes la semana pasada.
“Este cierre de gobierno podría terminar mañana, y también podría durar mucho tiempo… Realmente depende de los demócratas”, dijo Trump el domingo.
Pero los demócratas se niegan a hablar sobre el muro de Trump mientras el gobierno permanezca parcialmente cerrado.
“No hay ningún requisito de que este gobierno sea cerrado mientras deliberamos sobre el futuro de cualquier barrera, ya sea una cerca o un muro”, dijo el gobernador de la minoría demócrata en el Senado Dick Durbin en Face the Nation en CBS.
“Este es el primer presidente en la historia que cierra su propio gobierno”, dijo.
El alcance del desacuerdo se reflejó en diferentes relatos de ambas partes sobre los intentos infructuosos de negociar un acuerdo.
Una fuente presente en la reunión del domingo que involucró a Pence, al personal de la Casa Blanca y a los asesores del Congreso dijo a Manu Raju de CNN que no hubo una discusión verdadera sobre la cantidad de dólares que podría ayudar a eliminar el punto muerto.
Y una fuente demócrata familiarizada con las conversaciones dijo que el gobierno no podía proporcionar un informe completo de cómo Trump gastaría sus miles de millones de dólares, según lo solicitado.
Un colaborador de la dirigencia del Partido Republicano en la Cámara de Representantes dijo que “a los demócratas se les dio lo que pidieron, que era una lista detallada y detallada de las propuestas del gobierno para la seguridad fronteriza que incluyen el muro y otras medidas de protección fronteriza”.

Cómo terminan los cierres de gobierno
Los cierres del gobierno generalmente terminan cuando una o ambas partes en la disputa comienzan a sentir una presión política intolerable y toman medidas para ponerle fin.
Hasta el momento, ese punto no ha sido alcanzado en el punto muerto actual.
El presidente, que ha hecho pocos intentos por ampliar su apoyo en el cargo, parece temer una reacción violenta de los medios conservadores y de su propia base, que está apasionadamente a favor de su promesa de construir un muro.
Es posible que sea menos vulnerable a la ira en el terreno político medio de Estados Unidos que la mayoría de los presidentes, a medida que los efectos devastadores de la falta de cheques de pago, los parques nacionales cerrados y los servicios gubernamentales restringidos comienzan a aumentar.
Trump tampoco parece preocupado por la difícil situación de los trabajadores del gobierno envueltos en el cierre, los cuales dijo que en su mayoría eran demócratas de todos modos.
En una conferencia de prensa el viernes, el presidente sugirió, sin evidencia, que muchos trabajadores del gobierno quieren que el gobierno permanezca cerrado hasta que él obtenga el dinero del muro.
Los demócratas tampoco han tenido una razón convincente para poner fin al cierre todavía. Pocos quieren que su nueva mayoría en la Cámara de Representantes comience dándole a Trump una victoria y, dado que Trump dijo antes de Navidad que estaría orgulloso de cerrar el gobierno, creen que él recibirá la mayor parte de la culpa.
Pero a medida que el cierre se prolonga, habrá cierto peligro de que los demócratas sean vistos como un ejemplo más de la disfunción de Washington, de una manera que contamine sus esperanzas de un comienzo ágil en la Cámara de Representes.

¿Tiene Trump el poder de seguir en esto solo?
Dada la volubilidad de Trump, no siempre es fácil juzgar si sus amenazas, como declarar una emergencia nacional para financiar el muro, son tácticas de negociación, maniobras serias o solo ideas que se le ocurren en el momento.
Pero una reafirmación audaz de poder presidencial estaría en línea con su tendencia a poner a prueba los límites de su autoridad ejecutiva y su impaciencia ante las restricciones constitucionales.
La opinión en Washington está dividida sobre si Trump realmente tiene el poder de seguir adelante por su cuenta en materia del muro, a pesar de la oposición en el Congreso.
El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, dijo el domingo en el State of the Union de CNN que Trump no podría “ejecutar” su “discurso amenazador”.
“Si Harry Truman no pudo nacionalizar la industria del acero en tiempos de guerra, este presidente no tiene el poder de declarar una emergencia y construir un muro de miles de millones de dólares en la frontera. Entonces, eso es algo inviable”, dijo Schiff.
Pero se le preguntó al representante Adam Smith, presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, si Trump tenía tal autoridad en The Week en ABC.
“Desafortunadamente, la respuesta corta es sí”, dijo sobre la creencia de que Trump podría declarar una emergencia para usar los dólares del Departamento de Defensa en un proyecto de construcción, como se ha hecho en Afganistán e Irak.
Pero Smith también advirtió: “Creo que el presidente quedaría muy expuesto a un cuestionamiento judicial que dijera: ‘¿Dónde está la emergencia?’”.
La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, quedó bloqueada cuando se le cuestionó en Fox News Sunday acerca de la afirmación de la Casa Blanca de que 4,000 terroristas conocidos o presuntos habían llegado a los Estados Unidos y que el punto de acceso más vulnerable era la frontera sur.
De hecho, según el Departamento de Seguridad Nacional, la cifra representa a individuos bloqueados para viajar o ingresar a Estados Unidos, a menudo en aeropuertos y no necesariamente se refiere a la frontera sur.
Si Trump cumple con su amenaza de declarar una emergencia nacional, estaría en un territorio de disputa.
Podría decirse que estaría tratando de utilizar un poder ejecutivo sin restricciones para subvertir a una rama de gobierno que ha frustrado su realización de una cruzada política personal.
Y nuevamente sería acusado de usar el ejército para promover sus propios fines, como sucedió cuando envió tropas a la región fronteriza el año pasado.
La ley de los Estados Unidos otorga a un presidente la autoridad en momentos de emergencia nacional para diferir los planes de construcción del ejército que no son esenciales para la defensa nacional y para aplicar los recursos a proyectos de obras civiles que cumplan con esa condición.
Pero, en general, se considera que tal poder está limitado a un tiempo de guerra o de una verdadera crisis nacional. La declaración de Trump probablemente enfrentaría un desafío legal debido a que la situación en la frontera no responde a una contingencia repentina tal. El poder judicial y el Congreso también tienen el derecho de cuestionar la definición de emergencia nacional de un presidente.
Tal juego de poder también se produciría en un momento en que ya existen preocupaciones sobre el liderazgo impulsivo del presidente.
Las restricciones sobre Trump han quedado debilitadas por la salida de influencias moderadoras en su gobierno, como el exsecretario de Defensa James Mattis.
Actualmente está siendo asistido por un secretario de defensa interino, un procurador general interino, un jefe de personal interino de la Casa Blanca y una oficina de abogados de la Casa Blanca que son considerados insuficientes.
Tales colaboradores podrían carecer de la autoridad o del deseo de cuestionar la legalidad o el sentido común de las acciones del presidente.

Con información de Expansión

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

5 + 2 =