Inicio » Voz Pública » A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor
A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor

A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor

Autopista, un sueño frustrado

Me encontré con un texto de Luis Armando Melgar publicado el 29 de octubre de 2018 en el Heraldo de Chiapas: “Autopista Palenque- San Cristóbal: ahora o nunca”. Quien fuera Senador de la República, festinaba el triunfo de nuestro ahora presidente, con el presentimiento de que a Chiapas le iría mejor. A partir de la construcción del Tren Maya en su conexión a Palenque veía un área de oportunidad. “En ese punto radica la clave del éxito de las nuevas políticas: de poco servirán nada más los programas asistencialistas. Hace falta, asimismo, impulsar la inversión, el crecimiento económico, la creación de empleos bien pagados y elevar la productividad… Por eso, debido a la natural vocación turística de Chiapas, sería un error estratégico no complementar este impulso al sureste con otro proyecto de similar importancia, que debió materializarse durante el actual sexenio: la autopista Palenque- San Cristóbal de las Casas.”
Como todos sabemos, la construcción de esa autopista es una larga aspiración ofrecida sucesivamente por los gobiernos anteriores. En su momento se anunciaron con pompo y platillo. No pudieron concretarse y las causas fueron diversas. Primero el financiamiento estimado en unos 12 mil millones de pesos. Recuerdo que Peña Nieto anunció su construcción el mismo día en que inauguró el aeropuerto internacional de Palenque. Dijo que, aunque el proyecto era “incosteable”, es decir que no sería rentable de acuerdo a los estudios de factibilidad, de todas maneras, se haría. De eso ya tiene varios años. El tramo, a saber, consistiría en una autopista similar a la Tuxtla-San Cristóbal con unos 165 kilómetros de recorrido que acortaría la distancia a unas dos horas.
No acababa de darse a conocer y ya comenzaban a ponerle peros. Algunos municipios querían que se desviara la trayectoria para no dejarlos fuera: imposible. Otros más que no fuera de cuota condenando su futuro a la falta de mantenimiento. No podían faltar la defensa ambientalista o la resistencia de comunidades indígenas para garantizar los derechos de vía. Bastaba con una sola para que el proyecto se viniera abajo. Se supone que ya se había hecho la tarea para convencer e indemnizar a esas comunidades. Finalmente, ese y otros proyectos a nivel nacional, como un tren rápido entre Mérida y Playa del Carmen, se vinieron abajo debido a recortes presupuestales que optaron por sacrificarlos.
Ahora el presidente apuesta al Tren Maya que ya enfrenta cierta oposición otra vez de las comunidades y ambientalistas particularmente en el tramo que atraviesa la reserva de Calakmul. Se supone que la mayoría de esos tramos de vía ya existen y solo habrá que modernizarlos. No quiero ser aguafiestas, pero pienso que construcción se terminará limitando a comunicar solo a la Riviera Maya. Suponiendo se concretará ¿qué beneficio real representaría para Chiapas? Quizás sí a Palenque, pero no a otras partes del estado. El aeropuerto inaugurado en 2014 tiene una operación promedio de 17 mil pasajeros al año, en contraste, el aeropuerto de Tuxtla mueve un millón 400 mil pasajeros al año. Una diferencia notable.
La carretera que une actualmente el tramo Palenque-San Cristóbal, se ha vuelto prácticamente intransitable. Nunca faltan los bloqueos, una gran cantidad de curvas y cientos de topes, además de presentar desde siempre problemas de seguridad para nuestros visitantes, además improvisados cobros de vía –un día si y otro también- atravesando mecates en donde se les da la gana. Ahora para ir a Palenque se está optando por la vía de mal paso teniendo que dar una enorme vuelta y recorrer un tramo de 5 horas. Con eso se ha aislado a Palenque y eso zona con el resto del estado. De hecho, la vida económica y social transcurre más vinculada a Tabasco.
Triste noticia porque con esa actitud en aras de la defensa de los pueblos originarios y toda esa letanía, se les condena al asilamiento y al rezago social. La costa y el norte de Chiapas, Pichucalco y Palenque, además de la región fronteriza, dada nuestra accidentada orografía seguirán distanciadas. No se ve ni ahora, ni a futuro, ningún proyecto viable que modifique ese fatal destino. Así las cosas…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

once + 2 =