Inicio » Voz Pública » A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor
A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor

A Estribor / Juan Carlos Cal y Mayor

AMLO, derecho de réplica

Esta semana sorprendió la portada de la revista Proceso por el sesgo de una entrevista a Diego Valadez descontextualizando sus comentarios: “AMLO se aísla, el fantasma del fracaso”. El titulo por si sólo avizora un cataclismo para el futuro mandatario lo cual provocó terminantes reacciones entre los seguidores lopezobradoristas. El mismo López Obrador, envistió al semanario llamándolo “sensacionalista” y “amarillista”. En uno de sus acostumbrados mensajes afirmó: “Quisieran estarnos cuestionando y que nos quedáramos callados. Tenemos que debatir de manera respetuosa, pero tiene que haber diálogo circular, libertades plenas para todos. Para el que critica en los medios y que el que es criticado tenga derecho a la réplica. Lo voy a ejercer siempre y que nadie se sienta ofendido”.

Descontextualizada entrevista

Ese es el verdadero tema de fondo por la nueva relación que plantea AMLO con los medios y que estos parecen aún no procesar adecuadamente. Martha Anaya, colaboradora para El Heraldo de México, señala respecto a la famosa portada que: “En ningún momento reparan en un apunte central del jurista en la entrevista que le realiza Álvaro Delgado y que textualmente dice así: (Andrés Manuel) tiene un problema: ya cuenta con el pueblo, pero parece que no cuenta con sus colaboradores. Veo retraimiento, no veo liderazgos y veo confusión. Esto se tiene que corregir”.
El propio Diego Valadez ha precisado que su “…posición es de apoyo a la Rectoría del Estado que anuncia el Presidente electo y también de una reforma institucional que le dé un sustento necesario para su éxito. Deseo que el Presidente y el país triunfen”. Y no es porque se desdiga, simplemente hay poco o nada que ver entre su análisis y la portada.
Ahora Proceso pide una entrevista; solicita al presidente electo que “en plena libertad para ambas partes” -todavía pone condiciones- “Abordaríamos los temas principales de la agenda nacional, entre otros uno elemental para que se conozcan las reglas del juego: cómo serán las relaciones entre los medios de comunicación y el poder público en tiempos de lo que él llama la Cuarta Transformación”.

El presidente no callará ante las críticas

Visto así es un despropósito. Quieren bajarlo a beber agua como se dice en el argot político y no es así la cosa. Ya tuvieron su respuesta. El futuro Presidente no puede estar a contentillo ni reaccionando a cada crítica. Ya dijo lo que tenía que decir. Si querían una respuesta ya la tuvieron. Está claro que el Presidente no callará ante las críticas y ejercerá de ida y vuelta su derecho a opinar y contestar cuando así le parezca. No puedo estar más que de acuerdo en el tema. Por años parte de la prensa, sin el menor rubor, ha adjetivado los hechos y los dichos sacándolos de contexto. En el caso de Proceso convirtieron una entrevista en editorial y se sacaron de la manga juicios de valor que no hizo el entrevistado.

Cambio de paradigmas

Es muy saludable que sucedan estas cosas, debe mejorar el ejercicio periodístico en su vinculación con el poder. Es una relación perversa que a veces pasa del chantaje a la extorsión política. Una cosa es ser tolerante y otra complaciente. Por eso los políticos y en especial los presidentes se han convertido en los responsables de todos los males del país. Tan importante es que los políticos den la cara, como tener una prensa crítica que no se base exclusivamente en la dependencia de las dádivas gubernamentales.
Porfirio Díaz decía: “Ese gallo quiere máiz”. A Madero, que consultaba no al pueblo sino a los espíritus, lo apabulló la prensa. Las muertes de la guerra calderonista son una falacia comparada con los índices delictivos en Venezuela o Brasil. Peña ha sido el presidente más vituperado de la historia. Las “benditas redes sociales” son arma de doble filo, mutan al estado primitivo del hombre de las cavernas y se solazan con la decapitación en la plaza pública.
La prensa crítica también puede ser sujeta de crítica. La postura de López Obrador no es censura. Lo que señala la constitución es que: “Es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia. Ninguna ley ni autoridad puede establecer la previa censura, ni exigir fianza a los autores o impresores, ni coartar la libertad de imprenta, que no tiene más límites que el respeto a la vida privada, a la moral y a la paz pública”.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

19 − 15 =