Inicio » Voz Pública » Al Son del texto / Tina Rodríguez
Al Son del texto / Tina Rodríguez

Al Son del texto / Tina Rodríguez

La tarjeta del programa Salario rosa, no comprende capacitación para aprender algún oficio, o si lo desean emprender algún proyecto productivo.
Es un subsidio realmente improductivo, que desde luego genera derrama económica, al igual que todos los demás de su tipo para madres solteras o adultos mayores y demás referencias.
Con muy diferentes matices y objetivos, esa tarjeta rosa igual se aplica en otros estados con distinto nombre e incluso parecidos como en el Estado de México, con la diferencia de que en ésta, integraron lo que acá hacen otras instituciones como el Banco de la Mujer, en torno a apoyos para emprender una pequeña empresa domiciliario o por grupo.
El punto es que se trata de emprender acciones que permitan el desarrollo de las mujeres en el estado.
Ciertamente las mujeres amas de casa no reciben un salario, menos las que tienen o presentan tres tipos de carencias básicas para la vida digna.
Pero como en muchos casos habrá que aplicar criterios muy especiales para que en verdad lleguen a las mujeres que lo necesitan, y no se repitan casos de duplicidad o de entrega a familiares de los funcionarios pues, se han dado casos hasta en el Procampo.
Son miles de tarjetas las que se editarán para las amas de casa, y no se sabe si ese programa seguirá en 2019 ya con otro gobierno, cuya prospectiva puede ser distinta andar subsidiando programas improductivos y pobremente integrales como es la tarjeta rosa chiapaneca.
¿Por qué no proyectos mediante consulta a las beneficiadas?
Porque desde luego si les entregan una tarjeta a quien sea, lo acepta y ya, a gastarlo para beneficio de los comerciantes locales o regionales, finalmente.
Se dice que las mujeres dedicadas al hogar, son el pilar de las familias, quienes sacrifican su tiempo para sacar adelante a sus hijos, esposos y padres en algunos casos.
Pero no es así, pues muchas son muy jóvenes, con aspiraciones de desarrollo, imposibilitadas por esas obligaciones.
Al parecer no hubo más imaginación.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

8 − cinco =