Inicio » Voz Pública » Epígrafe / Marco Briones
Epígrafe / Marco Briones

Epígrafe / Marco Briones

Se tensa el ambiente en la Unicach

El clima laboral al interior de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas a punto del colapso, los señalamientos que versan sobre la figura del actual rector Rodolfo Calvo Fonseca se han tornado un tanto delicados. Su llegada a la rectoría de esta casa de estudios en Chiapas, desde un principio fue duramente criticada por la base trabajadora, sin embargo pese a las inconformidades fue ratificado por la junta directiva obedeciendo a posibles acuerdos políticos.
El martirio de la UNICACH inició hace poco más de dos años, para ser preciso en el mes de julio de 2016, cuando a Calvo Fonseca siendo Secretario General de esta universidad se le alinearon los astros, su acérrimo rival el ex rector Roberto Domínguez Castellanos había sido invitado por el gobierno actual para desempeñar el cargo de Secretario de Educación en Chiapas.
Parecía que la vida le sonreía al actual rector, la junta directiva habría decidido que en apego a la ley orgánica que rige a esa institución, le correspondía sustituir al entonces rector en su ausencia temporal o definitiva, en aquel tiempo el discurso recurrente de Calvo Fonseca era dar continuidad a los trabajos que venía desempeñando su antecesor, todo era miel sobre hojuelas con la base trabajadora, la consigna era buscar el agrado de un sindicato que nunca vio correcta su designación.

Pero, ¿qué ocurrió?
En Septiembre de 2016 la misma junta directiva que habría cedido el trono a Calvo Fonseca, lanzaría la convocatoria en búsqueda de un nuevo rector para la UNICACH, “toda la maquinaria se echaría a andar a su favor”, sin embargo para su decepción nuevamente perdería la oportunidad de ser rector de esta universidad -un golpe anímico duro para los Calvo-. La encomienda recaería en la figura de Adolfo Antonio Guerra Pérez quien fuera designado rector para el periodo 2016 – 2020, quien también estuvo un lapso muy corto y que de igual manera fuera cubierto de manera interina en ese entonces por el Secretario General Luis Alfredo Sierra Sánchez.

¡Llegó la oportunidad de la revancha!
En octubre de 2017 luego de haberse emitido la convocatoria, y (supuestamente) analizado las propuestas del plan de desarrollo institucional presentado por los aspirantes a la rectoría, la Junta Directiva concluyó por mayoría de votos designar a Rodolfo Calvo Fonseca como rector de esta casa de estudios para el periodo 2017-2021, tiempo en el cual lejos de cerrar filas con la comunidad estudiantil y académica terminó por reventar la relación.
Hace menos de un año inició el viacrucis para la base trabajadora. Todo apunta a revanchas internas a luchas por el poder, el odio del rector en contra del sindicato llegó a extremos cuando el día de ayer Ariel Gómez Séptimo Secretario General, “ Se atrevió a poner en evidencia al Sindicato de Empleados Administrativos de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (SEAUNICACH)” argumentando que se trataba de chantajes y que no habría sido notificado por las instancias correspondientes y que en caso de realizar una huelga estarían incurriendo a una causa penal.

¿Cárcel para quien se manifieste quiso decir?
Un mensaje tremendamente intimidatorio que lejos de solucionar el conflicto lo empeoró, cometió un error garrafal un error que solo a un priista se le ocurriría…
Cuando lo único que ha pedido la base trabajadora es la baja inmediata de más de 100 contrataciones innecesarias que fueron realizadas en tan solo un año y que genera un impacto de 18 millones de pesos anuales. Además, piden el cese de desplazamientos de funciones de trabajadores con antigüedad laborar para justificar las nuevas contrataciones.
Sin duda el clima se ha tensado, todo podría ocurrir, una bomba de tiempo se está armando en Chiapas, tres universidades a punto de colapsar la Unach, la Unich y la Unicach en pie de guerra en contra de las malas decisiones de sus rectores y sus pésimos asesores.

El alcalde priista Julio Calderón Sen, fue nombrado consejero político nacional de su partido

Mediante un comunicado publicado en redes sociales el alcalde de Cacahoatán agradeció a su partido (PRI), por la confianza conferida a su persona al ser nombrado Consejero Político Nacional –Propietario-.
La designación fue en una reunión que presidiera el polémico Julián Nazar Morales, presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en Chiapas, la función del alcalde “Quejitas” será integrar un colegiado a nivel nacional que permita al priismo recuperarse de la paliza que le metió MORENA.
Julio Calderón sin duda juega con un arma de dos filos, por lo pronto esta información seguramente ya está siendo analizada por los asesores del próximo gobierno, hay que esperar reacciones…
Sigue mis comentarios en redes sociales y en mi plataforma www.marcobriones.com

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

9 + diez =