Inicio » Voz Pública » Análisis a Fondo / Francisco Gómez Maza
Análisis a Fondo / Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo / Francisco Gómez Maza

El plantón de la desolación

“Queremos acabar con el gobierno de AMLO”
Pero les hace falta vocación de luchadores

La oposición de extrema derecha, si es que a ésta la representa FRENAAA (Frente Nacional Anti AMLO) y cuyo líder es el regiomontano Gilberto Lozano, por el momento anda muy perdida. Como un cachorrito que no encuentra la salida en cualquier vía rápida de la Ciudad de México.
El sábado pasado –19 de septiembre-, un fuertemente armado grupo de la policía capitalina les frustró a los seguidores de Lozano una marcha callejera, al estilo de las manifestaciones de la muchachada de izquierda, rumbo a la Plaza de la Constitución (Zócalo), donde Lozano tenía planeado instalar un plantón permanente, para exigir la renuncia del presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien acusa de “comunista”, por lo que lo odia con todo su corazón.
Es un secreto a voces, por cierto, que detrás del movimiento anticomunista, acompañando el liderazgo de Lozano, presuntamente hay figuras públicas destacadas, como los periodistas Pedro Ferriz de Con y Rafael Loret de Mola, amén del empresario Juan Bosco Abascal, presunto miembro de la dinastía de otros barones del integrismo ultra conservador, preconciliar: Los Abascal, de la desaparecida editorial Jus.
Pero el plantón en el Zócalo se quedó en futurible -algo que pudo ser y no fue-. La policía no le permitió que continuara. Y a alguien del movimiento se le ocurrió imitar a AMLO, quien instaló por el rumbo un plantón tan largo como la cuarentena para exigir el recuento de votos que le escamotearon en las elecciones presidenciales de 2006.
Émulo de su archienemigo presidencial, Gilberto Lozano ordenó a sus seguidores que instalaran sus tiendas de campaña en pleno arroyo de la avenida Juárez, al costado derecho del Paseo de la Reforma, la avenida más importante de la Ciudad de México, rumbo al centro de la urbe, y que ahí esperarían a que Palacio Nacional les hiciera caso.
Todo el mundo creyó, con mucho de desesperación, que se repetiría el largo plantón de López Obrador en 2006, que luchaba en contra del fraude electoral que le dio el triunfo a Felipe Calderón aquel año (El michoacano ganó las elecciones a AMLO por medio voto). Aquel plantón cimbró a la Ciudad de México. Molestó fuertemente a muchos sectores de las clases medias altas, aunque no le restó simpatizantes al ahora presidente de la república.
Muchos capitalinos que circulan consuetudinariamente por Juárez y Reforma empezaron a indignarse de nuevo. Tendrían graves problemas para desplazarse en esa zona del primer cuadro de la capital del país. Como los tuvieron hace 14 años con el magno plantón de López Obrador.
Los medios de información recogieron declaraciones de Lozano en el sentido de que el objetivo del “plantón” de protesta era exigir la renuncia del presidente. La manifestación había sido encapsulada por un fuerte contingente de policías, por lo que no pudo llegar al zócalo y pronto sus seguidores instalaron pequeñas tiendas de campaña para iniciar el plantón.
El extremista cuestionó al presidente por no dejarlo ingresar al Zócalo Capitalino para ejercer su derecho de manifestarse, y aseguró que no se marcharían del plantón mientras no fueran escuchados. Obviamente que la intención era instalarse en la plancha del zócalo, muy cerca de la residencia del mandatario.
El objetivo de la protesta, según explicó el ex director de personal de FEMSA (cocacolero igual que Vicente Fox), es exigir la renuncia del mandatario, a quien acusan de ser responsable del desabasto de medicamentos para niños con cáncer, o de una supuesta mala gestión en el manejo de la pandemia del COVID-19, entre otros motivos. Pero sobre todo por “ser comunista” y porque “va a implantar el comunismo en México”.
Pero, oh sorpresa. Por la noche, en medio de la lluvia, periodistas descubrieron que en las tiendas de campaña no había un alma. Todos los manifestantes huyeron y se acabó la fiesta. Le tuvieron miedo al agua.
A eso del mediodía del lunes 20, los noticiarios destacaron esta entrada: Entre la guardia nocturna y la lluvia que no cesó durante la noche, pocos integrantes del plantón instalado sobre avenida Juárez lograron conciliar el sueño.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

dos × tres =