Inicio » Colores » Arrugas: no todas son signos de vejez
Arrugas: no todas son signos de vejez

Arrugas: no todas son signos de vejez

Tu estilo de vida e incluso enfermedades pueden promover la aparición de arrugas en el rostro. Aprende más aquí

Lucero Natarén / Aquínoticias

Preocuparse por tener arrugas es normal y nada banal, más aún cuando se trata de arrugas prematuras, es decir, cuando aún no se ha llegado a la vejez, explican los expertos.

De acuerdo con la dermatóloga Rosa María Ponce Olivera, las arrugas o ritidosis (nombre científico) son una fragmentación en las fibras elásticas de la dermis.

La académica de la Facultad de Medicina de la UNAM agrega que las arrugas pueden formarse por diversos mecanismos y pueden clasificarse de la siguiente manera:

Las causadas por los gestos y los músculos de la cara, es decir, por la llamada mímica facial de cada persona, se les llama arrugas hipercinéticas o por movimiento.

Contrario a las anteriores, las arrugas estáticas atróficas aparecen aunque no haya movimiento. Se caracterizan por ser pequeñas líneas paralelas que desaparecen cuando la piel se tensa.

También las arrugas se pueden crear por la flacidez que crea pliegues en la piel de la cara. A este tipo se les denomina arrugas por disminución del tono muscular.

Por otro lado, también existen arrugas por el paso del tiempo, las cuales se les denomina naturales.

Así mismo, existen las arrugas por envejecimiento acelerado, causadas por la exposición solar. A este tipo de daño se le denomina foto-daño o dermatoheliosis (daño crónico solar en la piel).

Con respecto a las arrugas prematuras, estas pueden presentarse por:

  • El color o fototipo de la piel: en las pieles morenas son menos visibles las arrugas, mientras que en las pieles claras la formación de arrugas es más común.
  • El estilo de vida o malos hábitos alimentarios.
  • Deshidratarse y no humectar la piel.
  • No usar protector solar. La exposición al sol puede causar elastosis solar o fragmentación de las fibras elásticas, generando arrugas.
  • Procesos fisiológicos como la menopausia o por enfermedades sistémicas como diabetes, hipotiroidismo e hipertiroidismo.
  • Ciertos movimientos faciales repetitivos desde la infancia. Son las arrugas dinámicas que quedan marcadas.

Si bien hay arrugas que se pueden corregir con cirugía, también puedes realizar las siguientes acciones para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel con la supervisión de un dermatólogo:

  • Tratamiento tópico, aplicando antioxidantes antienvejecimiento, ácidos derivados de las frutas, ácidos glicólico y láctico, así como “todos los que se llaman alfa hidroxiácidos”.
  • Con la protección solar o fotoprotección “tienes ya un 50 por ciento de gane” contra el daño que causan los rayos solares o radiación ultravioleta.
  • Las inyecciones de botox (ácido hialurónico o con la toxina del botulismo) evitan las arrugas que se forman por el movimiento.

Cabe destacar que las zonas de la piel que más se arrugan son las que se exponen más al sol, como la cara, la V del escote, la cara posterior del cuello y la parte de las extremidades que no cubren las prendas cortas (manos, antebrazos y piernas).

Recuerda que las arrugas pueden corregirse apoyándose de un especialista. Cuidarse no es banal.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*