Inicio » México » Cada día mueren 21 mujeres por cáncer de mama y el pronóstico es peor
Cada día mueren 21 mujeres por cáncer de mama y el pronóstico es peor

Cada día mueren 21 mujeres por cáncer de mama y el pronóstico es peor

La tendencia en México para 2040 podría llegar a 36 defunciones por día, de acuerdo con la OMS

Lucero Natarén / Aquínoticias

De acuerdo con la integrante del Instituto de Investigación Biomédicas de la UNAM, Leticia Rocha Zavaleta, y basado en las proyecciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México cada día mueren 21 mujeres por cáncer de mama y de mantenerse esta tendencia, para el 2040 podría aumentar a 36 defunciones diarias.

Estos tumores, describe la especialista, representan la principal causa de muerte de las mujeres mexicanas mayores de 30 años. Solo en 2020 se diagnosticaron 29 mil casos y se registraron 7 mil fallecimientos, de ellos, únicamente 58 fueron varones, lo cual denota la importancia del género en este padecimiento.

“Estamos lejos de poder cubrir a la población objetivo de realizarse los estudios de detección como las mastografías”, refirió la académica, además las estadísticas también reflejan que cuando las mujeres llegan al oncólogo ya tienen un tumor avanzado, lo que termina en una menor respuesta a los tratamientos.

Prevención

Para la especialista la norma es que las mujeres mayores de 40 años se realicen una mastografía al año, mientras que las mujeres mayores de 50 años deben complementar con un ultrasonido mamario, a fin de detectar pequeños crecimientos, incluso en áreas en las que el mastógrafo no puede hacerlo, debido a la densidad de la glándula.

Por otro lado, advierte “antes de los 40 años, no es recomendable realizar estas pruebas ya que se utilizan radiaciones a las que no deben exponerse mujeres más jóvenes”.

Así mismo, Rocha Zavaleta señaló que es importante también la inspección manual, indicado para las mujeres de todas las edades, en busca de “bolitas”, cualquier crecimiento anormal endurecido, endurecimiento o hundimiento del pezón, enrojecimiento de la piel, comezón e incluso, cambios en su coloración.

“Todas estas son señales de alarma para acudir al médico, y dependiendo de la edad y de la densidad de la glándula mamaria se indicará un ultrasonido o bien una mastografía, si así se requiere”, expuso la universitaria.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*