Inicio » Voz Pública » Código Nucú / César Trujillo
Código Nucú / César Trujillo

Código Nucú / César Trujillo

Accionar contra la violencia

Desde hace tres años y dos meses Chiapas cuenta con la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género en siete de sus municipios. Desde esa fecha, si no mal recuerdo, se dijo que el objetivo era garantizar la seguridad de las mujeres y niñas, y buscar la eliminación de las desigualdades que emanan, en muchos de los casos, de vacíos legislativos e intereses políticos que terminan trastocándolo todo.
Sin embargo, algo falta en el tema. Algo no se está haciendo o se ha descuidado, pues resulta imposible cerrar los ojos ante la violencia feminicida que ha asolado a la entidad y que nos muestra, día a día, el terrible grado de descomposición social en el que estamos inmersos en el mundo entero. A ello, súmele la frivolidad con la que algunos funcionarios se manejan en el tema y el problema es peor.
Hoy, más que nunca, se requiere que el Estado mexicano cuente con políticas públicas y protocolos aplicables que permitan contrarrestar este flagelo. Por ende, es necesario que la Secretaría de Igualdad de Género en la entidad encamine sus acciones en la búsqueda de la prevención, atención, sanción y erradicación de este tipo de violencia que tanto daño le está causando a Chiapas.
A estas alturas, —y tras las desafortunadas y pasadas declaraciones de la secretaria María Mandiola Totoricaguena— desde esa institución se debería trabajar en la construcción de un plan de acción que consolide el eje transversal de la igualdad de género, tal y como lo contempla el Plan Estatal de Desarrollo 2019-2024.
No basta con hablar de una cultura de la igualdad en la administración pública ni de un Chiapas igualitario para todas y todos, como se hace. Más allá de la palabra debe estar la acción. Más allá, incluso, de los foros que terminan siendo escaparates mediáticos sin impacto real, pues el discurso se desmorona y queda en el simple choque brusco con la realidad en donde a las mujeres las están matando. Así es hasta ahora lo que vivimos.
Celebro, en efecto, que se lleven a cabo las sesiones en donde se discute el empoderamiento de las mujeres, donde se analizan los espacios que hoy ocupan, donde se presentan estadísticas que permiten tener claro el panorama sociocultural; sí, que se analice la violencia política en razón de género y la digital, es justo. Mas debe tenerse en claro que el país atraviesa por un problema mayúsculo con los feminicidios y han sido insuficientes los esfuerzos empleados hasta hoy. Triste, pero así es.
Esos temas de discusión que congregan a especialistas para compartir experiencias y profesionalismo son fundamentales para Chiapas y deben usarse para comenzar a cambiar el fondo, pero no se puede hacer como que nada pasa y argüir que eso es todo lo que hay. No se puede fingir ceguera o desconocimiento en este caso. No a estas alturas. La omisión, lo sabemos todos, es también un delito.
Por ello, bajo el panorama que se vive en el país entero, en Chiapas toca a la SEIGEN dar un paso más al frente, uno más firme que muestre que en realidad se está buscando llevar a la práctica aquello que se reafirma y señala en el discurso, y que el puesto que ocupa la secretaria no es un simple escaparate político.
Es tiempo, considero, que la Secretaría de Igualdad de Género se apegue a lo que la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado de Chiapas expone de que esa dependencia es la encargada de la promoción, protección y desarrollo de las mujeres, así como la promoción de manera integral de acciones y programas gubernamentales tendientes a lograr la igualdad e inclusión de género en el Estado.
No creo que a la secretaria se le olvide que el derecho a una vida libre de violencia para las mujeres está reconocido y protegido —como aparece en su Primer Informe— por el Estado mexicano en la Constitución Política. Lo mismo que en los instrumentos internacionales como la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer (1993), la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (1979), la Convención Belem do Pará (1998); así como en la Ley General de Acceso de Las Mujeres a Una Vida Libre de Violencia (2007) y en la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Chiapas y la Ley de Desarrollo Constitucional para la Igualdad de Género y Acceso a una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (2017).
Tengo entendido que hay un punto de acuerdo en el que se propone construir la estrategia que permita al Estado prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia feminicida en la entidad (que arriba menciono). Es justo, pues, que ese tipo de propuestas se usen y construyan a la par de los mecanismos que ya existen, que se capacite a los funcionarios en perspectiva de género y se les sensibilice en el tema. Por ahí se debe empezar.
Ojalá también, en verdad, que el Congreso del Estado valore lo que proponen sus integrantes y que esto vaya más allá de intereses particulares o colores partidistas, o bien, para jugar a ver qué bancada es más productiva.
Ya algunos diputados han sindicado la omisión y censura de la propia Mesa Directiva y ese asunto es grave en sí. El Legislativo debe ser el contrapeso del Gobierno. Repito, una vez más, las formas son fondo. Urge a Chiapas un Congreso preocupado y ocupado por mostrar que su interés es el pueblo y no la promoción para el 2021; uno, sí, que sume y que pida a las instituciones cumplan con lo que les corresponde predicando con el ejemplo.

Manjar

Alcaldes de México señala que algunas de las características de los presidentes municipales más exitosos son: 1) Creen firmemente que desde la ciudad se pueden lograr los mayores cambios; 2) Saben que una gran ciudad atrae talento, creatividad, actividad económica, civilidad y cultura; 3) Quieren a su ciudad más que a sus partidos políticos; 4) Hablan en términos de gobernanza como un desafío para solucionar problemas, no como una excusa para debatir ideológicamente y estar en la inmovilidad; 5) Son pragmáticos que operan localmente con redes nacionales e internacionales de ciudades; 6) Son radicales por necesidad; y 7) Son visionarios. Tan simple como eso. Ahora, atribuya al munícipe que usted conozca estas cualidades. Califique y valore su desempeño. Seguro que le sobrarán dedos de las manos. A la mayoría les importa llenarse los bolsillos y nada más. #Inoperancia // “Allí donde está el dolor, está también lo que lo salva”. Friedrich Hölderlin. #LaFrase // La recomendación de hoy: el libro Hora de junio de Carlos Pellicer y el disco Völkerball de Rammstein. // Recuerde no comprar mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

14 − 12 =