Inicio » Voz Pública » Código Nucú / César Trujillo
Código Nucú / César Trujillo
Foto: Gilberto Luna

Código Nucú / César Trujillo

Edil de Pantelhó, en la mira

En serios problemas se encuentra el presidente municipal de Pantelhó, Santos López Hernández, luego de ser sindicado ante la propia Secretaría General de Gobierno y el Jefe del Ejecutivo por hostigamiento, agresiones verbales, acoso laboral y sexual en contra de las coordinadoras de Protección Civil municipal y alimentaria del DIF municipal.

En dos documentos recibidos el 17 de marzo del presente año y cuyas copias obran en mi poder, las funcionarias han solicitado la intervención del secretario y coordinador de la Alerta de Violencia de Género en Chiapas, Ismael Brito Mazariegos, derivado de la violencia política en razón de género que se ejerce en su contra, los abusos y el riesgo que representa que el propio munícipe sea quien abandera estos delitos.

Los documentos dan fe de la forma grotesca y burda en que el munícipe se ha comportado con las denunciantes en más de una ocasión llegando a: tocarlas sin permiso, exhibirlas frente a sus compañeros, hacerles insinuaciones sexuales, usar un lenguaje vulgar para dirigirse a ellas y amenazarlas con despedirlas por negarse a sus pretensiones.

No conforme con ello, López Hernández ha puesto en marcha una campaña de desprestigio y acoso en contra de las funcionarias que decidieron elevar la voz ante las arbitrariedades generadas al interior del ayuntamiento, e incluso se ha valido de medios de comunicación virtuales de esa zona, pagados con recurso del propio gobierno municipal, para usar imágenes de una de las coordinadoras sin importarle lo que esto pudiera detonar y el peligro en el que la coloca.

Alguien debería tratar de asesorar al edil para que entienda, en su diminuta cabeza, la gravedad del problema en que se encuentra al promover el acoso sexual dentro de su gobierno. Más aún, que le recuerden que Pantelhó cuenta con la Alerta de Violencia de Género activa y que su comportamiento en contra de las dos funcionarias pone en riesgo la integridad de las denunciantes.

Me parece inadmisible que este tipo de conductas se sigan abanderando y solapando en diferentes municipios de nuestro estado. Y resulta peor cuando el principal sindicado, el autor material de estos delitos, es quien “lleva las riendas del municipio” y quien fue elegido por los habitantes para administrar el gobierno.

Que recuerde Santos que no estamos en los gobiernos y sexenios pasados en donde había una política de oídos sordos y de libertinaje político sin consecuencias. Que recuerde la ruta que han seguido otros presidentes municipales en este sexenio por querer violentar las leyes, por no respetar y por sentirse todopoderosos.

Que recuerde, también, que nadie es intocable ya en Chiapas ni con el apoyo de la AC con la que se pasea y toma fotos pretendiendo mostrarse acuerpado, y donde se ponderan únicamente intereses particulares.

La instrucción del gobernador Rutilio Escandón Cadenas de que nada ni nadie debe estar por encima de la ley y sobre el respeto a las mujeres es clara, y coloca este caso en el escrutinio para que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto.

Son tres simples años de gobierno para Santos en Pantelhó. Tres años que, según voz de los propios habitantes, se ha dado un gobierno de excesos que podría ser un caldo de cultivo para que la Auditoría Superior del Estado voltee a la vista a ese municipio y aplique una auditoría que seguramente revelará el desvío de recursos que se hace desde el ayuntamiento y que sirve para impulsar otros proyectos políticos de otros municipios. ¡Ojo aquí!

Es más le recuerdo al edil que el propio Partido de la Revolución Democrática, que en Chiapas dirige mi tocayo César Espinosa Morales, en voz de la diputada local del sol azteca, Olga Luz Espinosa, dejó en claro que no va tolerar ni a permitir ningún acto de acoso y hostigamiento sexual hacia las mujeres por parte de funcionarios municipales y Santos pertenece a estas filas, le guste o no.

Es tiempo ya de que a este tipo de funcionarios como el de Pantelhó se les ponga un alto definitivo para que queden los antecedentes de que los tiempos han cambiado, que las mujeres no están solas y que desde el poder no se permitirá que se gesten delitos que colocan en peligro su integridad.

Tristemente, Santos López Hernández es la muestra de cómo un político aldeano, un simple administrador de un gobierno municipal que llegó gracias al trabajo político de las mujeres en Pantelhó, se siente con toda la autoridad y el poder para pasar por sobre quien quiera; de cómo, por el simple hecho de ser el presidente municipal, cree que todos deben estar sumisos a lo que se le antoje. ¡Grave error!

Lo peor de todo es que piensa que tiene la oportunidad de repetir en el cargo, de volver a tomar las riendas para el 2021 afianzándose por unos años más al frente del gobierno, lo cual es un sueño roto con este comportamiento que ha demostrado.

No dude que dentro de poco termine desaforado y puesto tras las rejas de seguir con lo mismo. Ya hace unos meses el propio Brito Mazariegos le recomendó no desviarse del rumbo de gobernar para el pueblo y hoy es otro el resultado. Ojalá la ley sea para todos y se aplique de la misma forma.

#Manjar Hace algunos días que la 8ª avenida norte poniente, en Tuxtla Gutiérrez, dejó de ser la pista de carreras de la ruta 90. Los choferes ya no aceleran como antes, al menos en ese tramo es así. Tampoco las rutas van atestadas. Recuerdo mis quejas de que siempre llevan hasta cuatro personas paradas o agazapadas (con el riesgo que ello implica). Ayer vi una en donde el chofer se detuvo y le dio todo el tiempo que requería una mujer que cargaba a un recién nacido. Así debería ser siempre, pienso. Esta tranquilidad que ahora nos toca es una bálsamo para esta ciudad a la que poco a poco se la va tragando la prisa y la indiferencia. #HistoriasdeCuarentena “Oye nacer el trueno del derrumbe, / óyelo arrastrarse del otro lado de la palabra, / de aquella que no se ha escrito ni pronunciado, / la que nos duele antes de pensarse, / la que no tendremos jamás. / Oye mi nacimiento en esa palabra, / óyeme sin piel tratando de hablar, / golpeando los dientes desde adentro, / abriendo las quijadas con un palo / para caer de cabeza con un alarido / a los pies de estas palabras maltratadas. / Tus manos reciben ese nacimiento. / Daremos esa luz que nadie ha dado”. Óscar Oliva. #ElPoema // La recomendación de hoy: el libro El impala rojo de Antonio León y el disco Beat the Bastards de The Exploited. // Recuerde no comprar mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

2 × 3 =