Inicio » Voz Pública » Código Nucú / César Trujillo
Código Nucú / César Trujillo

Código Nucú / César Trujillo

Herencia Verde

Una deuda de aproximadamente 16 mil millones de pesos y más de 3 mil aviadores es lo que heredó el gobierno de Manuel Velasco Coello, actual senador y líder de la bancada del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en el Legislativo, a la actual administración. Esto, solamente en el área de Salud. La cifra por sí sola es grosera. Es, también, muestra palpable del dispendio que abanderó el sexenio verde en la entidad y que ahondó aún más las brechas de desigualdad en los municipios.

Lo anterior puede servir como ejemplo, tan sólo tomando uno de los ejes en la entidad, para entender el por qué el sistema de salud en Chiapas está severamente golpeado y mantiene enormes carencias en varios de los municipios. Guste o no, es así.

La realidad es simple: fueron miles de millones de pesos los que se tiraron a cuentas de particulares (aviadores) de los allegados y colaboradores del ahora exgobernador y quien, hay que decirlo, cuenta con la gran amistad del presidente Andrés Manuel López Obrador e, incluso, con la rumorología de aspiraciones a la propia Presidencia de México (suena a chiste, pero no lo es).

Fueron miles de millones de pesos los que se usaron para campañas políticas y maquillar el camino del ahora senador y su estancia en la Cámara Alta. No por algo se encargó de inaugurar y reinaugurar en repetidas ocasiones los mismos nosocomios (el de Yajalón es uno de ellos). No por algo realizaron montajes con traslado de equipo y material que se movía de hospital a hospital para justificar un trabajo que nunca existió, para simular que se estaba invirtiendo recursos en pro de la salud de los chiapanecos. Nada más falso.

De haber sido cierto, esta pandemia pudo haberse enfrentado de otro modo, bajo otras circunstancias. De entrada sin el desabasto de medicamentos que tristemente existe y golpea con fuerza a los que menos tienen; sin la falta de equipo que de la noche a la mañana desaparece sin dejar rastro, sin improvisaciones y sin carencias de infraestructura hospitalaria.

El mismo gobernador Rutilio Escandón Cadenas señaló en un video que se vieron en la necesidad de volver a comprar un equipo de resonancia magnética, cuyo valor supera los 60 millones de pesos, porque la que adquirió el gobierno verde se hizo humo el mismo sexenio anterior: desapareció sin dejar rastro pese a su enorme tamaño y a las implicaciones que requería para su traslado.

Nadie sabe, al parecer, hacia qué hospital privado fue a dar ese equipo y bajo el visto bueno de quién. Nadie sabe en dónde fue empotrado y a quién, a la fecha, le está rindiendo ganancias un equipo que fue adquirido con el erario y que debería estar al servicio del pueblo. De ese tamaño fue el cinismo gubernamental del Verde.

¿Quién o quiénes están implicados en este tráfico, en esta red de corrupción que mueve sus tentáculos y que ha lastimado severamente a Chiapas?, ¿quién o quiénes son?, ¿siguen siendo funcionarios públicos, ocupan algún puesto dentro o fuera del estado, serán candidatos en el 2021?, ¿a quién o a quiénes salpica todo este enmarañado que nos muestra lo podrido que ha estado el gobierno? No lo sé.

Tocará ahora a las autoridades competentes realizar las pesquisas necesarias para dar con los implicados y sancionar estas conductas conforme a ley. Debe ser así. Es lo justo. Sería un paso importante y sin precedentes que permitiría desmantelar y desenmascarar a unos cuantos que se han encargado, por mucho tiempo, de saquear a este bello estado.

Ya basta que a uno de los rubros más importantes e indispensables como el de salud se le vea como caja chica y se le condene al colapso. Y ojo que por ahí debe estar igual el tema de educación.

Durante dos sexenios consecutivos se saqueó de forma descarada al sector salud. Se desmanteló dicho sistema y hoy estamos pagando las consecuencias de la corrupción que en Chiapas ha trastocado todo, y que en la impunidad ha encontrado el bálsamo que protege a los implicados.

Lo peor es que los propios gobiernos federales, los pasados y el actual, han mostrado empatía y sobreprotección a los exgobernadores que sólo llegaron a Chiapas a terminar de poner el tiro de gracia. La cercanía hoy claro que es cuestionable, pero hace tiempo que a nadie le importa que la forma sea fondo.

Con ello queda claro que no sólo no serán investigados, sino que se encontrarán ocupando espacios estratégicos, acomodados y manteniendo una comunicación directa y cercana con el poder, y con la búsqueda de injerencia en la política aldeana para jugar cartas y acomodar a algunos que aún son fieles alfiles de ese entramado de corrupción.

Me pregunto cuánto de ese dinero que desviaron los exgobernadores fue a parar a las campañas políticas como salvoconducto para que no los toquen; cuánto de ese recurso que debió servir para la obra pública, para construir escuelas y hospitales, para equiparlos, para pagarle a los docentes, para consolidar el campo, se desvió a las cuentas de esos políticos que hoy se encuentran cobijados en el centro del país y se dan golpes de pecho dentro de la 4T. Lamentable, pero nada cambiará si desde el poder mismo se sigue solapando a los corruptos.

#Manjar Bajo el argumento de “aplicar la fórmula establecida en la Constitución”, los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) justificaron el financiamiento público que recibirán los partidos políticos en 2021 (año electoral en varios estados). En su sólo pronunciamiento el monto es una grosería para un país que se encuentra sumido en una crisis económica severa tristemente empobrecido como el nuestro. Son 7 mil 226 millones de pesos los que reciban los institutos políticos. Es decir, un 37% más de lo que recibieron este 2020. Sí, no sólo los bendicen y protegen, sino que les aumentan recursos. Con ello, les siguen dando las herramientas para que continúe el dispendio, para que puedan seguir comprando conciencias y alimentando la corrupción e impunidad. #OtraRayaAlTigre “No quiero, no, que te rías, / ni que te pintes de azul los ojos, / ni que te empolves de arroz la cara, / ni que te pongas la blusa verde, / ni que te pongas la falda grana. / Que quiero verte muy seria, / que quiero verte siempre muy pálida, / que quiero verte siempre llorando, / que quiero verte siempre enlutada”. Rafael Alberti. #ElPoema // La recomendación de hoy: el libro Enciclopedia biográfica de ciencia y tecnología de Isaac Asimov y el disco Ten de Pearl Jam. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

3 × cuatro =