Inicio » Chiapas » Continúan lloviendo las balas en Aldama
Continúan lloviendo las balas en Aldama

Continúan lloviendo las balas en Aldama

Sobrevivientes no reciben apoyo de autoridades y gobierno no frena ataques

Ana Liz Leyte / Aquínoticias

En el municipio de Aldama, cada vez son más los hombres y mujeres que viven con plomo en su interior. La lista de personas agredidas por parte de grupos armados de la comunidad de Santa Martha, municipio de Chenalhó, es larga, porque no hay día en que no se presenten agresiones.

Las balas le están arrebatando la vida y los sueños a las y los habitantes de este municipio indígena. Vivir con miedo por los constantes ataques armados en contra de comunidades de Aldama sigue siendo una realidad y una nueva forma de vida que nadie acepta, porque hiere física y psicológica de cientos de habitantes.

Andrés Jiménez Pérez

Andrés Jiménez Pérez, habitante de 39 de años de la comunidad de San Pedro, narra lo que es vivir herido, el tener que arrastrarse por las heridas de bala en su pierna, lesión que a la fecha lo mantiene sin poder caminar sin ayuda de una muletas, por no haber recibido atención médica de calidad, y por omisión del Estado.

Recuerda que limpiar cafetales, fue la última actividad que pudo realizar, ya que una bala le perforó la pierna izquierda. Así como entró salió la bala, pero dejando esquirlas en su interior.

Sin ocultar su tristeza y las muletas que lo acompañan a lado de la leña, confiesa que la herida duele y que el dolor baja por toda su pierna, sin embargo, agradece estar vivo y poder moverse.

José Guadalupe Jiménez Sántiz

Sin embargo, no a todos los sobrevivientes les va igual. José Guadalupe Jiménez Sántiz de 30 años, indica que, a 21 meses de haber sido atacado, no se recupera.

Postrado en una silla de ruedas, relata que su estilo y forma de vida se estancó por no poder mover su cuerpo, pero que con apoyo del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), recuperó la esperanza y la fuerza en sus brazos.

“A los pocos días de mi ataque, me mandaron de regreso a mi casa… fueron como unos dos meses después y me dijeron que sí me podían revalorar en México, y ya me mandaron hasta México, fue en junio de 2019 en el Instituto Nacional de Rehabilitación y ya ahí me dijeron que sí se puede operar, nada más que tenía que conseguir los materiales”.

Jiménez Sántiz, no pierde la esperanza de recuperar la movilidad de toda su anatomía, pero para ello, es necesario viajar a la Ciudad de México para continuar con su proceso de rehabilitación, porque en Chiapas no hay atención ni apoyo para adultos con problemas motrices.

Los gastos para la recuperación de quienes han resultado lesionados, corren por cuenta propia, o bien, de las gestiones que el centro de Derechos Humnaos, Fray Bartolomé de Las Casas realiza, debido a que hasta el momento las autoridades de gobierno no han brindado apoyo, incluso han señalado, a través de la Secretaría General de Gobierno, que los grupos armados en Chenalhó, no existen.

Por ello, José Guadalupe Jiménez Sántiz, invita al Estado a conocer su historia y actuar para frenar la violencia en la entidad.

Artemio Pérez Pérez “estoy empeorando”

Artemio Pérez Pérez, de 20 años, narra que entre más pasan los días su estado de salud se complica, porque el Estado y la Federación no se han hecho responsables de los compromisos de indemnizar a los heridos y muertos de Aldama, los cuales suma 26 heridos y cinco muertes.

Pese a acuerdos de paz firmados, Artemio Pérez recuerda que el histórico anunció no importó para que fuera baleado y posteriormente perdiera el movimiento de su cuerpo por la gravedad de la herida.

“Tengo más de tres meses sin poder caminar, a mí me agredieron en mi comunidad, que es el paraje de Tabak, donde también fue herida Isabel, la religiosa que brindaba ayuda humanitaria”.

Todos los lesionados y la población en general de Aldama, lamentan que el gobierno no solucione el problema, porque además de necesitar de su apoyo para mejorar su salud, se siguen acumulando los heridos por balas por no dar una solución real al conflicto.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*