Inicio » Voz Pública » Divergente / Martha Alvarado Vidaña
Divergente / Martha Alvarado Vidaña

Divergente / Martha Alvarado Vidaña

México huele a sangre. Huele a desorden y a caos…

Hoy tenemos líderes, sí, pero comprometidos con sus intereses. Somos la carnada perfecta para alimentar a sus tiburones…

Entre ocurrencias e incapacidad, nuestro país huele a muerte y apesta a corrupción y no podemos negar la responsabilidad que tienen los Partidos Políticos.

La Política es un ejercicio tan importante para la vida, bienestar y desarrollo humano que urge dignificarla y es menester profesionalizar su ejercicio. No es cosa menor…

La función de los Institutos Políticos es el de presentar a la ciudadanía un menú de personas, con características de personalidad, educación, capacidad, formación académica, formación espiritual, etc., Que aspiren a servir a los pueblos, con base en planes de trabajo, no es su función conseguir votos. Han prostituido la política y abandonado el objetivo.

A la ciudadanía le corresponde analizar el menú presentado por los partidos políticos y elegir a sus representantes de acuerdo a su forma de pensamiento y aspiración de vida, verificando siempre que los planes de trabajo sean viables y tendientes a incrementar su calidad de vida y la de sus familias.

No podemos pecar de ingenuos cuando se trata de la vida de nosotros, de nuestras familias y de nuestra sociedad. No cualquier ciudadano debe tener la oportunidad de gobernar o legislar, se necesita profesionalizar la política, debemos dignificar el quehacer político.

Si todos fuéramos iguales no habría necesidad de leyes, ni de formación académica, ni de opciones de vestido y de comida tampoco habría diferentes profesiones. Es lógico todos tenemos similitudes, pero no somos iguales.

Ningún abogado podría realizar una operación de corazón o cerebro a otro humano, un arquitecto no estaría capacitado para llevar una contabilidad, ni un ingeniero para sacar una muela, cada quien tiene su área, su especialidad, su rama, su campo y su profesión. Bajo esa lógica tampoco todas las personas tienen la capacidad para gobernar o para legislar, para tomar decisiones acertadas que permitan incrementar y mejorar la calidad de vida de las sociedades.

Hoy es una necesidad social contar con liderazgos capaces de gobernar, capaces de tomar decisiones, capaces de dirigir para cumplir objetivos: Organizar a la ciudad para vivir en armonía. Para desarrollarnos.

Y entonces si necesitamos líderes, también necesitamos saber que el líder es una persona que dirige u orienta a un grupo, con el objetivo de cumplir metas y entonces debemos analizar lo siguiente:

Las personalidades de las personas constituyen características esenciales para ser considerado un líder y aún hoy existen líderes con características contradictorias.

Un líder es inteligente y actúa asumiendo los riesgos y la responsabilidad de su toma de decisiones, conoce las necesidades de su pueblo y cuenta con opciones para resolver dicha demanda, es perseverante y estable emocionalmente, confía en él mismo y tiene la capacidad y creatividad de motivar a otros.

Y esto no es suficiente para resultar electo para ser gobernante o legislador, puesto que una filosofía o conocimiento erróneo puede llevar a tomar decisiones fatales para la vida y desarrollo de los pueblos, por lo tanto la actualidad requiere de liderazgos que cuenten con sustento académico, más un equipo de trabajo similar pero con conocimiento en diferentes disciplinas. El líder necesita un equipo y un equipo siempre necesita un líder.

Y con lo anterior tampoco es suficiente, el líder y su equipo para cumplir metas necesitan una sólida construcción moral, de lo contrario sus decisiones estarán basadas en intereses personales y no en el bien común.

Construir un pensamiento analítico y razonado, requiere voluntad, lógica, investigación, objetividad y estudio. Hoy la ciudadanía debemos comprometernos con nosotros mismos para estar en condiciones de elegir a los mejores hombres y mujeres para que nos gobiernen, ya que de ello depende las políticas públicas implementadas y poder así mejorar nuestro nivel de vida.

El próximo domingo seis de junio de 2021 tenemos frente a nosotros la gran responsabilidad ciudadana de sufragar a favor de nuestras familias. De los resultados depende cambiar el rumbo y destino que ha tomado nuestro pueblo, hoy México duele… Hoy México huele a sangre…

Tú, sí tú ciudadano, puedes cambiar a México…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*