Inicio » Chiapas » El estrés y la ansiedad, la otra pandemia
El estrés y la ansiedad, la otra pandemia

El estrés y la ansiedad, la otra pandemia

Los cuadros de estos padecimientos están siendo más comunes debido a la contingencia sanitaria

Lucero Natarén / Marco Aquino / Ana Liz Leyte / Sandra de los Santos

La pandemia del COVID-19 no solo está poniendo a prueba la salud física de cada persona, sino también la salud mental. Los cuadros de estrés, ansiedad y depresión están siendo más comunes debido a la contingencia sanitaria.

A propósito de que el pasado 10 de Octubre se conmemoró el día mundial por la salud mental realizamos este trabajo en el que el la psicóloga clínica América Guadalupe López Pascacio expone las diferencias entre el estrés y la ansiedad y brinda consejos para estar bien aún en contextos adversos.

Por su parte, la psicoterapeuta Dulce Bonifaz da algunos consejos sobre cómo abordar los cuadros de estrés con los niños y las niñas.

Por último, te mostramos algunas plantas y hierbas que pueden ayudar a manejar el estrés y la ansiedad al usarlas ya sea infusión, aromaterapia o baños.

La delgada línea entre estrés y ansiedad

La psicóloga clínica América Guadalupe López Pascacio explica cómo el confinamiento y la pandemia han traído otras repercusiones a la vida de la ciudadanía, que van desde el estrés a la ansiedad, donde incluso, los menores de edad no están exentos de padecerlas.

La también directora del Centro de Psicoterapia y Desarrollo Humano en Tonalá, indica que la mayoría de los pacientes que han acudido a la clínica, de mayo a la fecha, ha sido por cuadros ansiedad.

Pascacio señala que, pese a que los síntomas del estrés y la ansiedad son similares, estos se diferencian.

El estrés es una respuesta que da el cuerpo ante una situación presente que genera presión, el cual llega a manifestarse a través del nerviosismo y la frustración, pero en cuanto a la ansiedad, “esta tiene que ser diagnosticada por un neurólogo, un psiquiatra u otro especialista. Además, el paciente debió haber pasado por lo menos seis meses con ese trastorno”.

“Todos podemos llegar a sufrir estrés, ya que es una respuesta normal de nuestro cuerpo, sin embargo, este dura lo que la situación que lo causa, por ejemplo: una tarea escolar que no se ha realizado genera estrés. Al saber que se tiene que entregar en cierto tiempo, esto provoca que el cuerpo reaccione y se active. El estrés motiva a hacerlo más rápido -aun cuando no se tenga ideas claras-. En cuanto se entrega el trabajo, el cuerpo se empieza a relajar y el estrés puede bajar”.

Agregó que existen dos tipos de estrés, el agudo y el crónico, el primero se presenta por una situación momentánea y puede desaparecer. El crónico se caracteriza porque permanece más tiempo. “Cuando ya no se logra controlar el estrés puede llegar a desencadenar la ansiedad”, advierte López Pascacio.

En el caso de la ansiedad, se habla de un trastorno donde a la persona le llegan pensamientos negativos como preocupaciones o miedos “irracionales”, -un miedo de tal magnitud puede llegar a incapacitar a quien lo padece-.

“Cuando una persona tiene ansiedad posee síntomas que la limitan, por ejemplo, a ir a trabajar; desarrollarse de manera plena; a no ir a la escuela, se aíslan”.

La psicóloga indica que las personas que padecen este trastorno y no lo tratan, pueden desencadenar otros, como lo son los trastornos del sueño (insomnio o hipersomnolencia), de alimentación, menstruales, en la piel, y en casos más extremos, sensaciones de muerte, entre otros síntomas.

Señaló que el tratamiento contra la ansiedad puede ser por intervención interdisciplinaria. El psiquiatra será quien medique al paciente y un psicoterapeuta es quien acompañará en las técnicas de relajación y ayudará a controlar las emociones; además, el paciente deberá ser revisado constantemente por un médico general.

Es importante remarcar, que, según la psicóloga, estas situaciones no son exclusivas de las personas adultas, sino que también las pueden padecer las y los menores de edad.

“He visto pacientitos con síntomas de ansiedad, el no asistir presencialmente a la escuela y ver a sus amigos les ha afectado. Hay quienes no comen bien o comen de más. Incluso les ha salido herpes zóster, -el cual provoca un sarpullido doloroso que puede manifestarse como un conjunto de ampollas en el tronco del cuerpo-, es una respuesta del cuerpo, pero todo depende del entorno del menor”.

La especialista recomienda que para mejorar el estado de ánimo es importante estar en contacto con otros, sea familia, amigos o alguna red de apoyo que brinde ayuda emocional, así como realizar actividades que relajen a la persona (ejercicio, lectura, pintura, ver películas, cuidar su jardín), -eso ya dependerá de cada individuo, cuales sean sus gustos, pero que logren ocupar su mente-. Sin olvidar que lo más importante es acudir con un especialista de salud y recibir atención multidisciplinaria.

Apuntó que en el marco del Día Mundial de la Salud Mental lo vital es concientizar a las personas a prevenir estos padecimientos y buscar ayuda antes de que la situación se salga de las manos.

Estrés en los más pequeños del hogar

Desde el mes de marzo de 2020, la vida de todos los mexicanos cambió y quienes comenzaron el confinamiento obligatorio fueron los niños y las niñas. Las y los más pequeños no pudieron disfrutar de vacaciones y el comienzo del ciclo escolar fue muy diferente al acostumbrado.

Hoy, a siete meses de este cambio de vida y a más de un mes de clases a distancia, niñas, niños y adolescentes se sienten estresados ​​y preocupados por la enfermedad y esto es natural, aseguran los especialistas, pero ¿cómo lidiar con el estrés en menores?

La psicoterapeuta Dulce Bonifaz, señala que realizar actividades en familia que se pueden hacer para ayudar a las niñas, niños y adolescentes a manejar estos sentimientos de manera saludable.

  1. Tener un plan del día

La psicóloga Dulce Bonifaz recomienda a los padres y madres que las actividades académicas sean distribuidas a lo largo del día. “Es decir, si el niño estaba cuatro años en la escuela hay que programarlas durante todo el día, no pretendamos que el niño se quede cuatro horas al día, le dividamos la tarea en bloques de una hora con descansos intermedios”.

  1. Escucharlos

Aunque prácticamente todas las actividades (en caso de que ambos o alguno de los padres se encuentren trabajando en casa) se realicen dentro del hogar, sin embargo, las dudas, inquietudes y sugerencias de los más pequeños las realizaran incluso cuando los padres se encuentren ocupados, pero es importante que éstos tomen un descanso de lo que está haciendo para responder.

  1. Activarse dentro del hogar

Es importante ademá de jugar, ver películas, hacer la tarea, también se ejerciten y qué mejor que lo hagan en familia.

“Se recomiendan ejercicios o juegos en donde puedan sacar la energía, clases de baile en línea, zumba o este tipo para niños que se pueden encontrar tutoriales con mucha facilidad y para cuestiones menos físicas los juegos de mesa”, explicó Dulce Bonifaz.

  1. Interactuar con amigos a través de plataformas digitales

Aunque se sabe que las clases a distancia –para algunos- se realiza a través de diversas plataformas digitales, es importante que los menores estén en contacto con sus amigos y familiares a los que no han podido ver y por ello, el uso de la tecnología es importante, sin embargo, para esto se tendrá que ser disciplinado en el tiempo que los más pequeños puedan utilizarlo, para evitar exceder horas de uso.

Estas actividades podrán ayudar a los más pequeños del hogar a distraerse y salir de la monotonía sin salir de casa y exponerse al virus, sin embargo, si las condiciones de estrés continúan o empeoran, es importante consultar a un especialista para tratar el problema.

Hierbas para el alma

El uso  de hierbas para calmar el estrés y la ansiedad, ya sea en infusión, aromaterapia o baño, es algo que ha sido utilizado desde hace mucho tiempo.

Las hierbas que acá te comentamos se pueden usar de las tres formas. En caso de baño lo recomendable es hacerlo de noche ya que también ayuda a conciliar mejor el sueño porque logra relajar los músculos y hasta quitar los dolores de cabeza tensionales. Algunas recomendaciones para realizar estos baños son:

-Usar hierbas que ayuden a relajar como: albaca, romero, ruda, manzanilla o lavanda.

-Que sea con agua tibia

-Masajear el cuerpo durante el baño

-Se puede poner música relajante

Para infusión algunas de las plantas que se pueden utilizar son:

Lavanda

Es principalmente utilizada en conexión con el insomnio, ansiedad, depresión y problemas con cambios de humor, lo cual se debe a sus propiedades medicinales capaces de producir efectos calmantes, relajantes y anticonvulsivos en el ser humano. También puede ayudar a calmar los dolores de cabeza y las migrañas.

Romero

Esta planta, arbusto aromático tiene muchos usos medicinales, incluyen varios trastornos del aparato digestivo como dolor de estómago, indigestión, vesícula biliar (bilis), úlcera, diarrea, corajes, gastritis, colitis, gases, apéndice y como desinflamante del estómago. Algunos males que ayuda a curar tienen que ver con problemas digestivos de tipo nervioso.

Infusión de cáscara de guineo

El guineo y su cascara contiene vitamina B6 que es precursora de la serotonina, la llamada hormona de felicidad. Además, ayuda a relajar el sistema nervioso y promueve un mejor estado de ánimo.

Manzanilla.

La manzanilla tiene una infinidad de propiedades, pero una de ellas es que sirve para calmar los nervios y es sedativa.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*