Inicio » Lo popular » El voto razonado en San Cristóbal de Las Casas / María Luisa Armendáriz
El voto razonado en San Cristóbal de Las Casas / María Luisa Armendáriz

El voto razonado en San Cristóbal de Las Casas / María Luisa Armendáriz

Ayer en la noche (sábado) se dio el registro final de candidatos para las presidencias municipales y las diputaciones locales de Chiapas. Encuentro el proceso sumamente interesante, por varias razones que empiezan a cobrar forma en mi mente y que sin duda nos deben alentar.
En primer lugar, como habitante que soy de San Cristóbal de Las Casas y como portadora que soy de una tarjeta IFE con la dirección de la que fuera mi casa con mis papás, me siento feliz de participar en la elección de nuestro futuro Ayuntamiento. Así, nuestro futuro Ayuntamiento.
En este veo representado con gran dignidad a mi querido amigo Carlos Herrera, quien por seguro llevará a Morena al Cabildo Municipal. Sin ningún interés de hacer diagnósticos sobre ganadores, contar con Carlos es una alegría para mi corazón, que está como todos saben, bien situado en el centro izquierdo de mi pecho. MORENA ha mostrado lo que trae en la elección federal pasada y sin duda Carlos es el mejor candidato para representar dentro de la ciudadanía, a la izquierda.
Ojalá Enoc, con su gran experiencia negociadora y testifico en tiempos de gran dificultad, también muy conciliadora y propositiva esté en el Cabildo. Y digo esto así, sin tapujos ni temores porque nuestro amigo, también egresado de los medios de comunicación, es un hombre que no recibe medias distinciones a estas alturas de su vida. O gana o gana. Y si no, estoy convencida de que tendrá suficientes votos para el registro del partido morado que encabeza y hacemos (de los otros votos) para que Mover a Chiapas tenga en su planilla buenas representantes (si él se retira pasa una mujer, por lo menos) para el proyecto de San Cristóbal que estos (tres, por lo menos) años siguientes quede, con el apoyo del Gobernador, realmente ordenado. Enoc es muy necesario en este proceso y su filiación la conocemos, el proyecto para San Cristóbal es un gran proyecto y sólo (ahí sí) tenemos tres años más del Gobernador Manuel Velasco para lograr acuerdos y consensos.
Otro que ha quedado seguro y clavado es Carlos Zepeda Trujillo, a quien he declarado en este blog personal como un gran candidato. Los actores más jóvenes de San Cristóbal están apoyando muy duro a Carlos con propuestas de gran sentido común y magnífica trayectoria. Querido desde sus más hondas raíces va en dupla con Lety Lessieur, hija de Jorge Mario, un paquete genial de jóvenes dinámicos que han venido trabajando con mucha inteligencia y enorme responsabilidad el tema de San Cristóbal. Pero más allá de su familia, Carlos y yo, es público, hemos construido en los últimos nueve años una sólida amistad fincada en nuestro cariño por San Cristóbal y mi gran cariño por sus hermanos, en especial Fer quien nos apoyó en SEDESOL para desarrollar los proyectos ecoturisticos de la cuenca alta y Paco, quien con su esposa está clavado en la Reserva del Triunfo. Las chicas Zepeda Trujillo, una chef y otra poeta conforman una de las más gratas compañías para dialogar y recordar. Su proyecto es incluyente, muy distante de las banderas del PRI horroroso que ninguno de los habitantes que hacemos gala del voto razonado queremos, pero ha mostrado que es institucional y puede crear acuerdos. Carlos estará, seguro, en el Ayuntamiento de San Cristóbal.
Marco, “Tony” Cancino ha quedado por el PVEM. Por el del Gobierno del Estado. Yo he visto esos procesos de selección interna del Partido y se hacen por preferencias del electorado. Si en esta primera ronda Marco se impuso ante Hugo fue porque este último acumuló en estos años pasados demasiados puntos negativos y una animadversión de muchas clases con su constante golpeteo y reunión con líderes nada gratos para encontrar acuerdos. Hugo, me han dicho, es un joven de esfuerzo y talento. No lo conozco personalmente, sólo he cruzado palabra con él una vez. Pero tiene ante el Congreso Local la posibilidad de trabajar por San Cristóbal en la búsqueda de acuerdos para uno de los temas más sensibles de la Ciudad: las invasiones. A él habremos de apelar para que se resuelva definitivamente este problema.
Volviendo a Marco, a quien conozco mucho más de cerca, me parece una gran elección como candidato a la Presidencia Municipal por el partido que gobierna el Estado, es magnífico que el PRI y el Verde vayan sin alianza porque son dos enfoques distintos y dos propuestas diferentes del poder, al menos en Chiapas esa separación (que no división, pero sí un matrimonio forzado) se hace cada vez más notorio. El Gobernador, por quien yo siento cariño, simpatía y un gran respeto (lo cual estará siempre sobre cualquier diferencia), ha hecho en la elección del candidato del Verde para San Cristóbal un señalamiento por lo institucional, por la búsqueda de un diálogo auténtico y bien estructurado. Marco es el mejor para eso: es conciliador, amable, muy respetuoso, muy educado y gentil. ¿Lo conocen? Ojalá también admita que esta es y debe ser una contienda limpia con respeto y apego a la democracia, que los ciudadanos estamos aburridos de los colores, que lo de unidos por Chiapas es un gran lema y que desde cualquier posición estamos todos para construir. Marco sabe sentarse en una mesa y lo aplaudo.
Por el PRD ha quedado un comunicador a quien creo, conocí una vez en mi casa. Se llama Edgar Rosales y sé que no soy de sus simpatías. Tal vez alguien me pasó una vez una grabación de un pedazo de su programa, pero si escucho radio en San Cristóbal, de vez en cuando, lo hago como una “clásica”. Crecí con la W de don Paco Narváez, por quien tengo un cariño enorme de toda la vida y me encanta su estación local, así como ha sido siempre. Hugo Robles, sobre todo, sabe cuánto admiro su programa y cuánto lo aprecio a él. Por eso no me meto con otros medios locales, aunque estoy suscrita a la Foja y a Mirada Sur, ambos maravillosos. ¿Qué más puedo decir de Edgar Rosales si no lo que mi propia experiencia me dicta? Con todo respeto, que no lo conozco. Que sé que es muy escuchado, que tiene muchísimos radioescuchas, que ha atraído a un sector de San Cristóbal donde el descontento priva y que su representación en el Ayuntamiento seguramente servirá para generar el gran contrapeso que necesita el poder. Cualquier poder. Dados los resultados que viene restando el PRD a nivel nacional, sólo podemos esperar que las divisiones internas del partido no priven sobre una buena agenda de oposición que se está necesitando y que el Señor Rosales haga un lado sus guantes para expresar su propuesta. Estamos necesitando propuestas y yo voté muchas veces por el PRD allá en el DF, no deja de dolerme lo que le pasa.
Carlos Morales y Liz, su esposa. Son equipo. Eso es muy bueno cuando habla uno con ellos, ver cuánto la respeta, cuánto admira su punto de vista, cuánto privilegia él un viejo proyecto familiar y ciudadano que han venido construyendo desde Amigos por San Cristóbal, una revista y una AC con la que trabajamos juntos muchísimo los temas de la Ciudad, los grandes temas de la Ciudad. Estoy convencida de que el Partido Chiapas Unido va a estar en el Ayuntamiento. Carlos ya fue regidor y arrancó desde esta década su carrera política. No sólo sabe sentarse a discutir los temas de San Cristóbal y a operar lo que se necesita para lograr acciones muy contundentes para nuestra ciudad, sino que lo hace con verdadera pasión y con conocimiento. Liz ha trabajado los temas ambientales y los de patrimonio cultural, ella tiene experiencia de gobierno en el DF y sin duda como pareja valen muchísimo para esta unión de fuerzas locales que necesitamos para que prive sobre todo la razón y el desarrollo.
Hay tres partidos que no conozco si presentaron candidatos. Sé que Francisco Martínez quedaría incluido en el paquete del Congreso, la experiencia de estos tres años y la confianza que le dispensa el Gobernador sin duda serán necesarios para impulsar leyes que favorezcan temas muy complejos de San Cristóbal como el ambiental, el social y el cultural. Pero no quiero en éste basarme en rumores. Personalmente lo digo con gran orgullo, tengo cariños recios en el Gobierno del Estado, en la Ciudadanía, en muchos de los candidatos que van a estar en la urna. Personalmente será difícil que yo elija en el único lugar en que puedo hacerlo: en la soledad de mi trinchera de la urna mágica del día de la elección. Pero el voto es secreto y mi filiación ya está clara, falta que yo lea las propuestas.
Puesta la mesa así, amanecí el día de ayer. Así estaba, muy bonito escenario con buenas posibilidades de que San Cristóbal tenga un buen Ayuntamiento. El PAN estaba muerto a nivel local pues el Señor Palomeque había venido pactando con el Gobierno del Estado, yo había tratado de persuadir a Luis Gamboa a que fuera para garantizar la transparencia que necesita nuestro gobierno en todos lados. Imaginé que tan pronto él llegara se abrirían las arcas y veríamos por nuestra ventana portátil en que se gastan los 500, 700 y hasta mil millones que vale nuestra calidad de pueblo pobre en el Congreso Federal cada año. Luis, mi hermano mayor en tantos sentidos, un hombre cabal a toda prueba, responsable, derecho y sancristobalense de raíz, me dijo con la cabeza bien puesta que no iba. “No, gracias”.
De pronto brincó el factor femenino. ¡No hay mujeres para el ayuntamiento de San Cristóbal! Bueno, salvo Liz Morales, quien ha acompañado a Carlos, no se ve el panorama posible. También es fundamental en esta contienda la voz fresca y bien articulada de Lety Lessieur, pero no hay protagonistas. Habiendo tantas mujeres, sin embargo, siendo San Cristóbal una ciudad donde lo mejor que tenemos viene de nuestro género, no se veía hasta ayer que la cuota estuviera cubierta a pesar de las leyes. Le insistimos mucho a Martha Cecilia para que le entrara, pero ella está haciendo un gran trabajo en el DF.
Voy a mandar este extenso artículo al Diario de Chiapas, pero hoy mismo lo publico en mi Face. Sé que estas declaraciones que ahora hago pues van a circular y espero que interpreten todos mi franqueza, escribo frente a un espejo a distancia saludable para no empañarlo. Y conozco mi responsabilidad en San Cristóbal, conozco cuánto vale nuestro trabajo desde Na Bolom con causas muy saludables como la campaña de reforestación, que será mi única campaña este año y los que me resten de vida, como la Enseñanza que esperamos terminar en este trienio que viene, como mis amigos de la zona nor oriente donde hemos hecho un proyecto de ecoturismo magnífico para proteger nuestros bosques donde nace el agua, como mis otras causas sociales, las personales inclusive que no obligadamente pasan el consenso de la Asociación. Mis queridos amigos de las Canchas Deportivas, en fin. Por eso me encanta lo que está pasando en San Cristóbal porque hay mucho qué hacer y he visto una magnífica voluntad política en todos los integrantes del Gabinete del Güero Velasco, como me gusta decirle desde hace décadas.
Pero hablaba del PAN, el partido que no perdió en las elecciones federales. Que ha pasado uno de sus procesos más difíciles de separar su proyecto interno de el presidencial. Que encabeza un amigo queridísimo, Gustavo Madero, que dio la cara con nosotros en aquella espantosa persecución que vivimos en el 2010, en el que milita mi querida amiga Martha Cecilia Díaz Gordillo, sin duda una de las mejores políticas que tenemos. En el que milita Gloria Luna, también Luis Gamboa, Enoc Araujo, Juan Carlos Cal y Mayor, Juan José Rodríguez Prats y tantos de mis mejores amigos. Donde milita mi queridísima amiga, la diputada electa Janet Ovando quien ya no sólo ha pasado por el Congreso Federal, sino que además ha logrado articular un excelente programa para el tema de género, que sin duda sería el nombre alternativo de este artículo. Desgraciadamente en el que milita también Felipe Calderón, a quien considero el peor presidente que ha tenido México. Pero también Fox, por quien voté en el 2000 y perdió el rumbo en el 2006 al despojarnos de una de los anhelos más grandes por el que votamos por él. Y uno de los seres humanos que más he admirado desde mi infancia cuando lo oía retar al Gobernador DON Juan Sabines desde la Plaza, DON Baldemar Rojas. Increíble que el PAN haya podido tener lo mejor y lo peor en un mismo partido. Mejor ni me acuerdo de su candidato a Gobernador 2012.
Donde milita José Antonio Cabello Gil, uno de los políticos que más quiero y admiro porque sobre todo ha mostrado sencillez y distancia muy grande con la corrupción que han mostrado los políticos del PAN. Un político austero es un político honrado.
Ahí de pronto surge como una luz nuestra querida Lupita Ruiz Narváez. Otra comunicadora, ¡mujer!, incorregiblemente sancristobalense, buena para el diálogo, excelente para las relaciones públicas y humanas, brillante abogada, impresionantemente responsable como reloj suizo. Wow! Pasé el día de ayer aplaudiendo al PAN y al proceso. Parece que al menos en San Cristóbal la marca de la federal no se va a repetir. Aquí el PAN puede ganar, lo digo así con sinceridad y los señores no se pueden enojar conmigo, seguro están igual de sorprendidos. Los negativos de todos los partidos serán capitalizados por el factor ciudadano que representa Pupis, como le decimos quienes la queremos de antaño. No resto méritos a ninguno de los demás candidatos, en especial a aquellos que desde hace un buen he visto como los mejores para encabezar una presidencia que puede ser a seis años. Pero exclamo públicamente mi alegría por lo que ayer ocurrió en le PAN de San Cristóbal: buscaron y endosaron su estructura en favor de una ciudadana comprometida y recta.
Estoy admirada. Muy contenta. Mi cariño y profunda admiración por Pupis Ruiz data de mis hermanas mayores, de mi infancia, de mi padrino Jesús Ruiz a quien quise muchísimo y fue un gran presidente municipal y el mejor de CODECOM (el tesorero de esta institución fue Paco Zepeda, el papá de Carlos y mi padre trabajó con ellos, con tío Rafa Guerra, con Prudencio Moscoso y con don Jorge Paniagua el gran proyecto de obra que se hizo en San Cristóbal). Hago votos sentidos porque las diferencias políticas no afecten de ninguna forma nuestro sentido cariño, nuestra amistad, nuestro amor por San Cristóbal. El de todos los que hemos vivido los cambios abruptos que vivió las últimas tres décadas.
En semejante boleta que espero conocer el (¿19?) de julio, la verdad es que el voto razonado no lo daremos a los candidatos sino las planillas y las propuestas. La elección en San Cristóbal se ha puesto muy buena. No digo interesante, digo buena: habrá muchísimas boletas, poco abstencionismo y seguramente muchas dificultades para decidir.
Terminado el primer tiempo, mañana conoceremos lo más importante de una elección: los equipos. Ahí habrá desencantos, porque muchos partidos traen sus planillas integradas por los denominados “sectores” y no por planillas ganadoras. No creo que esté este grupo debidamente representado en cada planilla, así, balanceado como se verá en la boleta por eso creo que es bueno el ejercicio de imaginarse el Cabildo.
Y la triste noticia es que no forzosamente gana el mejor. La integración del Ayuntamiento dará lugar para 8 integrantes del equipo ganador, más el presidente y el Síndico Municipal. Si estuviéramos jugando el juego de las sillas, sólo quedan seis para que esta pluralidad de la boleta nos represente con este nivel tan alto que ha alcanzado el primer proceso. Seis sillas. Siete candidatos. Si al menos nos aseguraran que cada uno de los mencionados en este artículo tiene una silla (y que la va a usar, lo que yo quisiera nos firmen y aseguren todos). Wow! sería un Ayuntamiento magnífico y con ellos quisiéramos hablar mucho para hacer posible el diálogo que nos arrebató Sabines cuando decidió pagar a la prensa para contaminar el proceso ciudadano.
Dama y Caballeros: nosotros los ciudadanos, los muchos que estoy segura van a coincidir con la esencia de este artículo, nosotros los ciudadanos queremos respeto y queremos trabajar. Queremos orden. Queremos legalidad. Queremos un Ayuntamiento horizontal, queremos a nuestra Agenda, queremos a San Cristóbal. Desde ahí, desde un diálogo respetuoso y plural, queremos construir y lo primero que les vamos a pedir es que en este proceso no gane ningún periodista del chayote, que no los usen por favor porque sólo han servido para distanciarnos y confrontarnos, no queremos campañas sucias ni contribuir al descrédito.
Qué malo que no esté representado el indígena en esta planilla, ojalá lo esté en su agenda, en los programas. Miles de ciudadanos que han servido para el acarreo, para las casillas zapato, para la proclama de líderes corruptos, para las invasiones y el desmán. Queremos su pleno reconocimiento como ciudadanos que son, que han sido de esta ciudad. Con todos sus derechos. Con todas sus responsabilidades, sus diferencias y su maravillosa raíz, con la gran inteligencia que han resistido y han actuado en favor de su permanencia y su presencia en nuestra ciudad. Esta semana serán el centro de mi análisis hacia un voto razonado y un encuentro de pluralidad, interculturalismo y diálogo.
Estaré yo, María Luisa Armendáriz Guerra como persona, muy contenta de leer y escuchar propuestas, inclusive espero servir para difundirlas todas. Propuestas, diálogo, paz. Pero empiecen por mostrarnos sus planillas, creo que mañana será el gran tema para la primera semana de las elecciones: conocer sus planillas. Nosotros, los muchos que hemos promovido una Agenda Ciudadana, quisiéramos que el debate se haga en un contexto de la solución de nuestros espacios físicos, la infraestructura sobre la que nos toca buscar un rincón de calidad de vida, si se apuntan para un debate sobre estos temas lo promovemos con gusto. ¡Mucha suerte a todos!
Nota: Pido disculpas si omití a alguien, no fue intencional y es sobre la información que hay al día y hora de su publicación. Este es un artículo periodístico para uso en redes sociales y no forma parte de ningún proyecto partidista ni mucho menos es chayote de algún candidato.
(c) Este artículo es libre para debatir y publicar íntegro, no para recortar ni mutilar. (DR) María Luisa Armendáriz

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

veinte − tres =