El músico zacatecano Candelario Huízar, en su primer acercamiento a la música popular, aprendió a tocar la guitarra, y posteriormente el saxcorno, la viola, el violín y el corno, instrumento por el que se caracterizó como ejecutante. Inició como cornista en una banda de su estado natal y luego formó parte de la Orquesta Sinfónica de México, fundada por Carlos Chávez y antecesora de la OSN.

Richard Strauss concluyó la partitura de su Concierto para violín cuando tenía 18 años. La pieza fue concebida y desarrollada bajo los parámetros formales y expresivos del romanticismo tardío, con una estructura en tres movimientos contrastantes. Fue estrenada en la Sala Bösendorfer de Viena el 5 de diciembre de 1882.

Mykyta Klochkov participó como solista en esta obra. Originario de Kiev, Ucrania, y naturalizado mexicano, es principal de la sección de Violines Primeros de la OSN. En México estudió en la Escuela de Música Vida y Movimiento. Se ha presentado en numerosas ocasiones como solista invitado de las principales agrupaciones de nuestro país.

El programa concluye con dos piezas de Maurice Ravel: Shéhérazade y La valse. En 1903, el compositor francés escribió un ciclo de tres canciones: Shéhérazade, basado en textos del poeta Tristán Klingsor. Según el propio compositor, esta obra estrenada el 17 de mayo de 1904 refleja no sólo la influencia de Claude Debussy, sino también su propia fascinación por Oriente.

La mezzosoprano Elba María Flores participó como solista invitada en Shéhérazade. Originaria de Xalapa, Veracruz, comenzó us estudios de violín en el Centro de Iniciación Musical Infantil de la Universidad Veracruzana. A los 16 años se incorporó al diplomado en Perfeccionamiento Operístico, en Guanajuato. Ha compartido escenario con personalidades como Javier Camarena, Fernando de la Mora y Olivia Gorra.

Estrenada el 12 de diciembre de 1921, La valse de Ravel describe la muerte violenta del siglo XIX europeo. El vals, que simbolizó por mucho tiempo el exultante espíritu vienés, se convierte en la poderosa parábola musical de Ravel en una frenética danza macabra. Al respecto, su autor escribió: “Siento que esta obra encierra una especie de apoteosis del vals vienés, que evoca en mi mente la impresión de un fantástico torbellino del destino”.

El director jalisciense José Guadalupe Flores ha estado al frente de algunas de las más sobresalientes orquestas de América, Asia y Europa, entre ellas, de la Orquesta Filarmónica del Estado de Querétaro, desde la cual impulsó y difundió la música de concierto mexicana.