Inicio » Chiapas » La resistencia de las desplazadas de Chenalhó de no renunciar a su ropa tradicional
La resistencia de las desplazadas de Chenalhó de no renunciar a su ropa tradicional
Mujeres de Chenalhó. Foto. Sandra de los Santos.

La resistencia de las desplazadas de Chenalhó de no renunciar a su ropa tradicional

Desde hace más de cuatro años las mujeres indígenas no tienen recursos para los insumos de su vestimenta

Sandra de los Santos / Aquínoticias

Imagine que un día tiene que salir de su casa a toda prisa. No alcanza a sacar nada más que lo lleva puesto. Se tiene que refugiar en un lugar donde no hablan su propia lengua, la vestimenta que usan es otra, y pronto también usted tiene que utilizar esa ropa porque no puede recuperar todo lo que dejó en su comunidad, tampoco tiene recursos para comprar las prendas que acostumbraba, y ni siquiera cuenta con los insumos para poderlas hacer.

Eso es lo que sucedió y continúa pasando con las mujeres desplazadas del ejido Puebla municipio de Chenalhó, quienes desde hace cuatro años están solicitando al gobierno del estado de Chiapas cumpla con la recomendación de los organismos de derechos humanos y se les garantice la alimentación, salud, educación, vivienda y vestido.

Debido a la presencia de grupos paramilitares y la agresión que recibían por parte de estos, decenas de familias tuvieron que dejar sus hogares en Chenalhó en mayo del 2016. Sus casas, pertenencias y cultivos fueron destruidas o robadas. Desde ese entonces están en un campamento en San Cristóbal de las Casas, que antes era una granja de pollos. Tanto la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)  como la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) ha urgido al Estado de Chiapas a cubrir las necesidades básicas de las personas desplazadas, pero esto solo se ha cumplido a medias porque han denunciado que reciben alimentos descompuestos y a destiempo, siguen en condiciones de hacinamiento y no han recibido ningún recurso para los insumos para su ropa.

Lo de la vestimenta para estas mujeres no es cosa menor. Su ropa tradicional es parte de su identidad. La mayoría  se siguen resistiendo a renunciar a ella, algunas, no han tenido de otra y han empezado a utilizar prendas comunes porque no tienen fondos para comprar todos los insumos para hacer su traje.

Araceli Cruz López y Eva Hernández Cruz, mujeres desplazadas de Chenalhó.

La vestimenta tradicional de las mujeres de Chenalhó consta de tres piezas: falda, blusa y chal. Todas hechas  con telar de cintura y pedal, y bordadas a mano. El costo promedio de toda la indumentaria de una mujer adulta es entre 5 y 7 mil pesos.

Cada prenda es única ya que se realiza totalmente de manera artesanal. Las textileras dicen que se imaginan y sueñan los bordados que ponen en las blusas, en las que siempre está la representación de los cuatro puntos cardinales.

Para poderse sostener en el desplazamiento, las indígenas se han dedicado a hacer blusas bordadas para vender, pero no son las que  utilizan de manera cotidiana. La ropa que ellas usan es mucho más cara y por eso es difícil su comercialización.

“Algunas compañeras hacen su propia ropa, pero es caro por el tiempo y el material que se usa, unas que han podido hacer alguna blusa para su uso la terminan vendiendo porque necesitan el dinero para mantenerse” cuenta Araceli Cruz López, una de las pocas mujeres desplazadas que habla español.

La falta de recursos para poder adquirir su ropa pasa por un asunto de género ya que solo las mujeres son las que siguen usando su indumentaria tradicional. Los hombres no usan su traje.

Mujeres de Chenalhó en una manifestación en la caseta de cobro Chiapa de Corzo-San Cristóbal de las Casas.

Las mujeres desplazadas de Chenalhó llegan a quedarse, inclusive, sin qué ponerse o llevar la misma ropa por varios días. Algunas de ellas se resisten a salir fuera del campamento sin llevar su ropa tradicional porque les resulta vergonzoso portar otro tipo de prendas.

El material con el que está hecha su vestimenta es grueso porque está pensada para las bajas temperaturas de la región Altos de Chiapas lo que hace difícil que se seque, sobre todo en el clima de San Cristóbal de las Casas, que es donde se encuentra el campamento de desplazados.

Las niñas, adolescentes y mujeres más jóvenes e han tenido que dejar de usar su ropa tradicional, pero las más adultas y ancianas es imposible que renuncien a dejar de llevar su indumentaria, es parte de su identidad, de lo que son y lo que se asumen.

Mientras que para ellas el dejar de usar su ropa tradicional es vergonzoso, en las comunidades indígenas vestir de mujer a los hombres es una forma de humillarlos. Es lo que le hicieron al entonces presidente de la mesa directiva del Congreso del Estado, Eduardo Ramírez Aguilar (ahora presidente del Senado de la República). Lo vistieron con la ropa de las mujeres y lo hicieron bailar en la plaza pública.

Hace unos días una comisión de las personas desplazadas se reunió con la secretaria de gobierno del estado, Cecilia Flores, quien se comprometió a gestionar los recursos para la vestimenta de las mujeres; sin embargo hasta ahora siguen sin recibir los fondos.

Las mujeres desplazadas de Chenalhó no solo tuvieron que dejar en mayo del 2016 sus viviendas y cafetales por los grupos paramilitares, también en el camino están dejando su forma de vestir, su otra piel, la manera en cómo se presentan al mundo, y hasta ahora eso no parece preocuparle a nadie.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*