Inicio » Colores » Las plantas y las flores que crecieron durante la pandemia
Las plantas y las flores que crecieron durante la pandemia

Las plantas y las flores que crecieron durante la pandemia

Te presentamos la historia de tres negocios que han podido sortear la contingencia gracias a los nuevos hábitos que se han dado durante este tiempo

Lucero Natarén / Marco Aquino /Sandra de los Santos / Ana Liz Leyte

AQUÍNOTICIAS

Las flores y las plantas pareciera que no son de primera necesidad, pero los negocios dedicados a este giro como florerías y viveros han crecido gracias a los nuevos hábitos que surgieron en la pandemia.

Las casas se llenaron de suculentas, cáctus y flores. La gente empezó a dedicarle tiempo a cultivar. Entre tanta adversidad hacía falta color, luz y vida así que de manera natural se recurrió a las plantas y las flores.

En este trabajo te presentamos la historia de tres negocios, dos de ellos surgieron durante la contingencia, que se dedican a la venta y cuidado de plantas y flores.

Reconexión natural

 

Amanda Pérez Mayorga es originaria de Puebla, pero, desde hace más de 10 años se asentó en Tonalá, creando un vivero llamado “Las Flores” donde junto a su familia promueve la riqueza botánica de Chiapas y de otros estados como Jalisco y Puebla.

El origen de esta empresa tiene su historia, pues es producto de una situación de crisis que sufrió el yerno de doña Amanda, -la venta de frutas, a lo que se dedicaba en Tonalá, no estaba resultando un buen negocio-, fue ahí donde surgió la idea de un oficio más redituable y que permitiera la reconexión de las personas con el medio ambiente, así lo describe Amanda.

En su establecimiento se pueden encontrar plantas de todo tipo, desde ornamentales hasta frutales e incluso medicinales.

“Para las personas que sufren de diabetes, una planta de ‘insulina’ le puede salvar la vida en caso de no tener medicamentos a la mano, pues un té bastará para regular la glucosa en la sangre de la persona”, explica.

La recomendación que ella da para las personas que van a iniciar a crear un jardín en casa, lo primero que deben hacer son cercos con pastorcitas, argentinas o alguna otra planta de este estilo. Recomienda que en el centro del jardín haya alguna palmera o algún pino, probablemente para generar sombra o abono.

Si se eligen plantas de ornato no pueden faltar las mañanitas, chabelitas o mala madre, para ir formando la fuente. Ya de ahí pueden meter pasto, -según sus gustos-.

Si se está en busca de árboles frutales que produzcan de manera rápida, indicó que se puede seleccionar de injertos, tales como guanábana, naranja, mandarina, chicozapote, mamey y rambután, -todo lo que es injerto, aproximadamente a los tres años tendrá producción-.

Para aquellas personas que no tienen mucho tiempo para el cuidado de las plantas, aconseja adquirir rosas, patas de elefante o mañanitas, -todo eso no requiere tanto cuidado-. Cuenta que entre las plantas que requieren más cuidado están los anturios, orquídeas y cuna de Moisés.

Dentro de los cuidados más vitales que deben tener las plantas, dijo, está el regarlas durante la noche, para que tengan tiempo de absorber la humedad, ya que, de hacerlo por la mañana, hará que el agua ebulla quemando las plantas, secándolas.

En caso de tener espacios muy reducidos, sugiere comprar plantas que estén sembradas en masetas pequeñas, pues expone que el tamaño de la planta siempre dependerá del espacio que tenga para crecer, es decir, un masetero grande albergará a una planta grande y viceversa.

Doña Amanda explica que derivado de la pandemia, ha sentido que sus ventas han ido al alza, “pues tal parece que la gente se dio cuenta que no tenía plantas en casa, ni árboles frutales, es decir, no tenía un vínculo con su entorno, lo cual les provoca sentimientos de soledad y tristeza”.

Comentó que Chiapas está teniendo flora introducida, ya que algunas plantas que no se daban en la entidad, actualmente se están produciendo, tales como la rosa, la rosa de castilla, las hortensias, el árbol de la abundancia y las patitas de elefante, las cuales provienen de Puebla.

Además, invitó a las personas que deseen adquirir sus plantas acudir a su sucursal ubicada en la avenida Rayón, entre López Negrete y 12 de Octubre, o llamar al 9661172172, donde serán atendidos por su propietaria, quien les brindará orientación y sugerencias, incluso, cuenta con servicio de plantado y envío a domicilio.

Las flores de su jardín son particular

Hicieron un lado los tulipanes, gerberas y lirios, que se utilizan con regularidad en los arreglos florales, para utilizar las flores que crecen en los patios de Berriozábal y Tuxtla así como las de los viveros de Zinacantán. En sus arreglos tampoco utilizan las bases conocidas de cualquier florería, ellos trabajan con las artesanas que hacen piezas de barro en  Ocuilapa y Suchiapa así como las canasteras de Comitán.

Eric Francisco Avalos Chandomi y Gilbert Domínguez Díaz son dos jóvenes, que en medio de la pandemia, decidieron abrir su negocio llamado “El Jardín Floristería Regional” ubicada en las nuevas instalaciones de Café Urbano en la 2 oriente norte número 447 en la colonia Centro en Tuxtla Gutiérrez.

Desde hace cinco años, ambos se han dedicado a hacer las conocidas coronas para cumpleaños. De hacerlas solo para sus conocidos y familiares empezaron a recibir cada vez más pedidos y hace un par de meses decidieron tener un punto de venta y ampliar su oferta a diferentes tipos de arreglos, pero bajo el concepto de que todas las flores que se utilizan son regionales así como los materiales de las bases.

Eric vive en Tuxtla Gutiérrez. Su tatarabuela tenía un jardín que su familia ha conservado por generaciones. En ese lugar hay: jazmines, “huele de noche” y rosas de castilla. En la casa de Gilbert, en Berriozábal, la historia no es muy diferente. En ese municipio las flores crecen como monte en los patios, y pareciera que todos nacen con el gen de jardineros, el clima es generoso. Ambos jóvenes saben del cuidado de la naturaleza, de la belleza de las flores, de lo que ilumina un hogar así que convirtieron su gusto por ellas, durante esta pandemia, en su forma de vida.

También, ambos, son promotores de las tradiciones de la región así que no había mucho qué discutir sobre el concepto de la floristería, de hecho, fue por la convicción de querer conservar la tradición de las coronas de cumpleaños que empezaron el negocio.

“Las coronas para los cumpleaños antes no se compraban, las personas las hacían con las flores que tenían en su traspatio, yo me acuerdo cómo mi bisabuela las iba haciendo con las flores de temporada. Nosotros sabíamos qué flores iba a llevar nuestra corona porque era su temporada y tal vez de otro miembro de la familia no iban a ser la misma”, relata Eric.

La floristería, hasta ahora, ha tenido muy buena aceptación a pesar de no ser un producto que pareciera no es de primera necesidad, pero en estos momentos de zozobra, las flores se convierten también en algo indispensable para iluminar los días.

Para pedidos se puede comunicar al número: 9611363433. El horario de atención en el punto de venta es de 9:00 de la mañana a 8:00 de la noche.

Florecer en la adversidad

Para la familia Cordero Leyte el gusto y el amor por la jardinería se ha convertido en su nuevo proyecto y su fuente de ingresos económicos durante la pandemia del COVID-19. El señor Luis, la señora Alma y la joven Paola han invertido su tiempo en familia, su espacio en su hogar, y juntos han iniciado con su negocio llamado “La casita del Mundo Verde”, el cual ha tenido buena respuesta por parte de los clientes.

Mucho antes de iniciar la pandemia, Luis Cordero Gordillo se dedicaba al negocio de toda su vida en donde ofrece servicios de Luz y Sonido para fiestas, sin embargo, debido a la suspensión de estas actividades, durante cinco meses convirtió su gusto y conocimiento, en una manera de solventar gastos diarios; la venta de plantitas de todo tipo –especialmente cactus y suculentas-, pero también ha invertido su tiempo en el cuidado de las mismas, a su reproducción y a la elaboración de muebles hechos con madera reciclada.

Aunque las actividades han iniciado nuevamente a recobrar su normalidad, esta familia continúa con este proyecto que cada vez es más grande. Desde su casa atienden a los clientes que llegan a adquirir alguna plantita, los aconsejan para su cuidado y recomiendan cuáles plantas son las ideales, dependiendo del lugar a donde las vayan a llevar y el tiempo que cada persona tengan para su cuidado.

“Cada tipo de plantas es diferente y, por lo tanto, necesitan diferentes cuidados, sin embargo, hay quienes ya saben qué tipo de plantas quieren y quienes no saben por cuál decidirse, nosotros les explicamos para qué sirven, qué cuidados necesitan y cuál sería su mejor opción”, explicó Paola Cordero.

Para la familia Cordero Leyte, las plantitas se convirtieron en sus aliadas y juntos han logrado que más personas se interesen en este proyecto, pues adquirirlas de cualquier tipo funciona para decoración en todo tipo de espacios (hogares, oficinas y jardines), pero también representan vida, belleza y para algunos: paz.

“Los precios son muy accesibles, adquirir vida o regalarla puede ser muy económico y la satisfacción de llevarte una plantita, cuidarla y verla crecer, sin duda alguna, vale muchísimo la pena. Invitamos a todos a que nos sigan en nuestras redes sociales o nos visiten en la 10ª norte poniente #848 del barrio Niño de Atocha”.

También pueden buscarlos en Facebook: La Casita del Mundo Verde, Instagram: la_casitadelmundoverde o contactarlos al: 961 668 7871 / 961 320 1046

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

10 + 9 =