Inicio » México » Mexico, primer lugar mundial en obesidad infantil: casos van en aumento
Mexico, primer lugar mundial en obesidad infantil: casos van en aumento
Foto de niño obeso creado por jcomp - www.freepik.es

Mexico, primer lugar mundial en obesidad infantil: casos van en aumento

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2020, la prevalencia de sobrepeso recae con más fuerza en los menores de 8 años de edad con el 24 por ciento y con obesidad en los que tienen 9 años de edad, con 26 por ciento

Lucero Natarén / Aquínoticias

Basado en la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut 2020), el endocrinólogo pediatra del Centro Médico ABC, Carlos Alberto Antillón Ferreira, refiere que aproximadamente, una de cada tres personas en edad escolar tiene algún problema de sobrepeso.

De hecho, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil. La prevalencia de sobrepeso recae en menores de ocho años de edad con el 24 por ciento, mientras que de obesidad en los que tienen nueve años de edad, con 26 por ciento.

Este escenario se acentuó durante la pandemia por COVID-19, por la falta de movilidad de las y los niños en confinamiento y con mayor consumo de comida poco saludable, indicó el especialista. Destacando que el 44 por ciento de los niños mexicanos de seis a 23 meses de edad no consume frutas ni verduras y el 59 por ciento no consume huevo, leche, pescado ni carne, según la OMS.

Se puede prevenir la obesidad desde el nacimiento

«En los primeros mil días de nacido se determina mucho del futuro del ser humano y se puede generar la tendencia al sobrepeso/obesidad. Durante el primer año, el consumo de fórmulas lácteas puede contribuir al aumento de peso, por eso, se recomienda alimentarlos con leche materna», menciona.

¿Gordito que dé gracia…?

Antillón Ferreira advierte que los niños con sobrepeso son más propensos a tener problemas respiratorios como asma o apnea del sueño. Además, es común que se generen casos de depresión, ansiedad y baja autoestima, sumado, a que probablemente padecerán bullying, lo cual en los peores casos, puede devenir en el suicidio infantil.

Agrega que el sobrepeso y la obesidad incrementan el riesgo de que los niños tengan problemas de salud como hipertensión arterial, alteración en el metabolismo de lípidos, enfermedad cardiovascular, hígado graso, intolerancia a la glucosa, resistencia a la insulina y diabetes mellitus tipo 2.

Atención, madres y padres

El endocrinólogo pide prestar atención en los menores de edad, que no tengan acantosis nigricans, afección cutánea que se caracteriza por áreas oscuras y aterciopeladas en pliegues de cuello y codos.

Por otro lado, solicita que la obesidad infantil sea tratada como una enfermedad y sea atendida de manera multidisciplinaria a través de profesionales, -de tal modo que los niños recuperen su salud y prevengan futuras enfermedades como el síndrome metabólico-

«El tratamiento debe ser integral, pero no es igual para todos, hay niños que requieren terapia farmacológica, otros que solo necesitan un plan de alimentación, actividad física y apoyo emocional, todo depende de la gravedad de la enfermedad y la atención a tiempo».

Además, de forma preventiva, las madres y padres deben observar la línea de crecimiento conforme a la edad, el índice de masa corporal (IMC). -En el siguiente enlace podrá acceder a una calculadora de IMC que brinda información suficiente para saber si el menor de edad tiene sobrepeso u obesidad-

Basta con poner la «Calculadora del percentil del IMC en niños y adolescentes» en Sistema métrico, agregar los datos como años y meses o directamente la fecha de nacimiento y fecha de medición, sexo del niño o niña, la estatura en centímetros y peso en kilogramos para «calcular» el estado de salud del menor.

Dependiendo del estatus de salud del niño o niña, la página hará las recomendaciones correspondientes, además, ante resultados de sobrepeso u obesidad, se debe remitir el caso al especialista correspondiente para mejorar la calidad de vida del menor a corto y largo plazo.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*